POLÍTICA REGRESO DE MONEDERO El Siglo/title> <!-- CSS for Drop Down Tabs Menu #1 --> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="../../../menu/dropdowntabfiles/ddcolortabs.css" /> <!-- CSS for Drop Down Tabs Menu #2 --> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="../../../menu/dropdowntabfiles/bluetabs.css" /> <!-- CSS for Drop Down Tabs Menu #3 --> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="../../../menu/dropdowntabfiles/slidingdoors.css" /> <!-- CSS for Drop Down Tabs Menu #4 --> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="../../../menu/dropdowntabfiles/glowtabs.css" /> <!-- CSS for Drop Down Tabs Menu #5 --> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="../../../menu/dropdowntabfiles/halfmoontabs.css" /> <script type="text/javascript" src="../../../menu/dropdowntabfiles/dropdowntabs.js"> /*********************************************** * Drop Down Tabs Menu- (c) Dynamic Drive DHTML code library (www.dynamicdrive.com) * Please keep this notice intact * Visit Dynamic Drive at http://www.dynamicdrive.com/ for full source code ***********************************************/ </script> <body> <table width="1031" border="0" align="center" cellpadding="0" cellspacing="0"> <tr> <th height="35" colspan="2" align="left" valign="bottom" bgcolor="#97A0BF" scope="col"><img src="../IMAGENES FIJAS/mancheta-fecha seccion1004.fw.png" width="1026" height="34"></th> </tr> <tr> <th height="99" rowspan="2" align="left" valign="top" scope="col"><title>
 
   

                                     Nº 1192. 17 de marzo de 2017

-- --

Las tesis que ahora defiende el pablismo son las que esgrimió Monedero tras su salida de la dirección en la primavera de 2015 /EUROPA PRESS

El nuevo Podemos rehabilita a Monedero como ideólogo

El regreso del ‘poli malo’ de Iglesias

Juan Carlos Monedero está de vuelta. La derrota de Íñigo Errejón en Vistalegre II le rehabilita personal y políticamente, reforzando las tesis qua ya defendía cuando abandonó la cúpula del partido enfrentado al antiguo número dos. Y es que, aunque Monedero nunca terminó de retirarse a un segundo plano, adoptando un importante protagonismo entre los círculos y en los actos a pie de calle del partido, el resultado de la Asamblea Ciudadana lo consolida como uno de los principales referentes intelectuales de Iglesias, que lo ha recuperado para su consejo de sabios, y como el poli malo del secretario general, que se permite atacar en público a los rivales internos del pablismo.

Manuel Capilla

En la mañana de la última jornada de la Asamblea Ciudadana, cuando ya empezaban a filtrarse los resultados de unas votaciones que reflejaban una sólida victoria para Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero se presentó en Vistalegre levantando una ovación casi unánime entre los militantes del partido morado, que hasta hicieron cola para fotografiarse con él. Una buena muestra del tirón que el profesor de Ciencias Políticas tiene entre las bases más implicadas del partido morado y que le ha permitido mantenerse a flote durante todo el tiempo que ha estado fuera de la dirección.
La otra fortaleza de Monedero es la sólida amistad que le une con el propio Iglesias, con el que mantiene hilo directo. De ahí que en el encuentro con cinco de sus votantes que el secretario general aceptó en el programa de Jordi Évole, Iglesias saliera en su defensa después de que los cinco lo criticaran. Los cinco elegidos por Salvados emplearon términos como “payasín”, “francotirador” e incluso como “poder en la sombra”, para definir a Monedero. Uno de los votantes de Podemos fue más allá y afirmó que Monedero “tendría que haber cerrado la boca en muchas ocasiones y tiene que saber controlar lo que dice y cómo lo dice. No tiene medidas ni en las formas ni en el fondo”. Unas palabras antes las que Iglesias afeó a Évole que ninguno de los seleccionados fuera más cercano a su compañero, una cuestión que el programa "no había planteado" a las personas elegidas, según respondió Évole.
A la vista de lo que sucedió en Vistalegre, las palabras de las personas que estuvieron en el programa podría chocar, pero al mismo tiempo es una muestra de que las posiciones y opiniones de militantes y votantes pueden divergir profundamente. Y de que Monedero puede haberse pasado de frenada en el papel de poli malo de Iglesias que ha adoptado en los últimos tiempos.
Y es que del núcleo de amigos con el que Iglesias se rodeó para fundar Podemos, Juan Carlos Monedero es el único que mantiene su relación más o menos intacta con el secretario general de Podemos. De ahí que, tras caer en desgracia, haya ejercido como portavoz extraoficial de Iglesias, como esa especie de poli malo contra el errejonismo. No hay que olvidar que entre los motivos por los que Monedero abandona la cúpula  está el hecho de las grietas que ya se habían abierto con Errejón por la deriva que estaba tomando el partido. Desde luego, fue un elemento fundamental el hecho de que se descubriera que había cobrado más de 400.000 euros de los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, junto al hecho de que posteriormente hiciera una declaración complementaria por ese dinero para regularizar su situación con Hacienda. Pero no hay que perder de vista que Monedero se marcha esgrimiendo los mismos argumentos que ahora ha defendido el pablismo en Vistalegre II para desacreditar las posiciones de Errejón.
Al poco de salir de la dirección, en la primavera de 2015, Monedero explicaba en una entrevista concedida a Radiocable que Podemos debía seguir pivotando sobre “la calle y la reflexión”, porque cuando un partido tiene como único objetivo “acceder al poder”, entran también “en el juego electoral y empiezan a ser rehenes de lo peor del Estado, de su condición representativa”.  En este contexto, “perdemos insolencia, desobediencia, coraje. Podemos se ha construido así y es importante que no perdamos esa frescura”. Grosso modo esas son las posiciones que mantiene ahora Iglesias y la nueva dirección del partido ante las posiciones de un errejonismo que apuesta por realizar un papel solvente en las instituciones para ganar credibilidad ante la ciudadanía.
Pero, en realidad, Monedero nunca terminó de irse. Apoyado en el tirón que tiene entre las bases y en la confianza que Iglesias siempre ha mantenido en él se permitía cosas como irrumpir en el mitin de cierre de campaña de las municipales y autonómicas de mayo de 2015 justo en el momento en el que Errejón se dirigía a los asistentes. Y en la campaña de las generales de diciembre empezó a retomar cierto protagonismo, con apariciones en varios actos, hasta el punto de que llegó a participar en el mitin de cierre de campaña, celebrado en Valencia. La presencia se multiplicó a lo largo de la campaña de los comicios de junio. Y en la noche electoral del 26-J, cuando la cúpula del partido compareció junto a Iglesias para valorar los resultados, allí estaba Monedero, a pesar de que hacía más de un año de que no ocupaba ningún cargo en el organigrama.
Y pocas horas después, cuando ya se había iniciado la guerra en el partido que culminaría en Vistalegre II, Monedero era el primera en lanzar en público las primeras andanadas contra Errejón que ya circulaban entre el núcleo duro de Iglesias. Sin poner paños calientes, como suele, Monedero afirmaba que la campaña de Unidos Podemos, dirigida por Errejón, había sido “errónea”, por “primar el marketing antes que el contenido”. La campaña había tenido como eslogan ‘La sonrisa de un país’ y Monedero explicaba que “de nada sirve una campaña de sonrisas si no estás con las víctimas” y si no se les enseñan “los dientes a los culpables”, aplicando una terminología que luego han utilizado portavoces como Irene Montero. Además, según explicaba en su blog, el partido había pecado de “infantilismo”, no sólo por la campaña sino también por creerse unas encuestas que auguraban el tan ansiado sorpasso, en lo que suponía otra bofetada a Carolina Bescansa, responsable del análisis de las encuestas en el partido y que ha terminado fuera de la dirección.
Estas palabras de Monedero –repetidas en alguna televisión como Antena 3, en las que dijo, entre otras cosas, que “de nada sirve la idea brillante de hacer un catálogo de IKEA si eso no sirve para dejar claro cuál es tu modelo de país”-, fueron el pistoletazo de salida de la guerra abierta entre pablistas y errejonistas a la hora de repartir responsabilidades por la decepción del 26-J, en la que el papel de Monedero como ariete fue in crescendo. Primero en las primarias de la Comunidad de Madrid y luego ya en las semanas anteriores a Vistalegre II.
Iglesias sabe que Monedero es difícil de controlar, que va por libre, así que le ha dejado hacer consciente de que era el mejor instrumento de agitación de las bases contra Errejón, con palabras muy duras dirigidas al ya exsecretario político, como que “no va de frente” o que “está anteponiendo su ambición por encima de todas las cosas”. Unas palabras que terminaron por hacer sangrar la herida y a las que Errejón contraatacó señalando que “algunos llevábamos en la calle mucho tiempo, cuando otros la acaban de descubrir ahora con la fe del converso”.
Habrá que ver que hasta donde llega esta ‘resurreción’ de Juan Carlos Monedero, que vuelve a tener una vida oficial en el organigrama como integrante del ‘consejo de sabios’, Rumbo 2020. Monedero ya sonó para ocupar la candidatura a la alcaldía de Madrid, entre otras cosas porque él mismo nunca se descartó. Y ahora lo vuelve a hacer. En una entrevista concedida Radiocable ha evitado manifestarse al respecto, pero ha señalado que “mentiría si no dijera que a Madrid no lo tengo en mi corazón”, comparándose además con Enrique Tierno Galván, explicando que un amigo le llama “el joven profesor”.


Manolo Monereo y Julio Rodríguez tienen hilo directo con Iglesias. / EUROPA PRESS

Los otros sabios de Pablo

Monedero no es la única voz de Podemos a la que Iglesias escucha con atención. Al margen del diálogo que mantiene con su núcleo más estrechos de colaboradores -como Irene Montero, Rafa Mayoral, responsable de relaciones con la Sociedad Civil, Juanma del Olmo secretario de Comunicación, o Pedro Honrubia, al frente del equipo de Discurso- con los que mantiene un diálogo sobre el funcionamiento en el día a día del partido, hay otra persona a la que Iglesias escucha para poner las luces largas y trazar la estrategia del partido: Manolo Monereo.
La relación con el que Iglesias ha llegado a calificar como su “padre intelectual” sigue siendo muy fluida y no han dejado de verse a solas habitualmente fuera del Congreso, donde tienen sus despachos cerca. En esos encuentros con el que fuera en los 90 estrecho colaborador de Julio Anguita se han forjado algunas de las claves discursivas de Podemos, que ha tenido su último capítulo en el concepto de “trama”, con el que los portavoces de la formación morada han venido insistiendo en las últimas semanas. La idea surge ahora sacada del libro ‘Ibex 35. Una historia herética del poder en España’,  publicado recientemente por el sociólogo Rubén Juste. Pero el inventor del término, por lo menos el primero en usarlo, fue Monereo. Ya en 2015 lo utilizaba en su obra ‘Por un nuevo proyecto de país’ en el que enmendaba el concepto de “casta” que ya había popularizado Podemos, que señalaba básicamente a los políticos, y proponía superarlo con el de “trama”. “Sería bueno, no será fácil, popularizar el término trama, la trama” -explicaba en un extracto del libro publicado en Cuarto Poder, señalando precisamente el camino que ahora está siguiendo Podemos- con el que “se quiere señalar que existe un mecanismo único que organiza una matriz de poder (para hablar con rigor) entre el capitalismo monopolista-financiero, los poderes mediáticos y una clase bipartidista corrupta y dependiente del capital”.
Precisamente sobre “la trama” va a girar la primera reunión, este fin de semana, del ‘gobierno en la sombra’ que ha puesto en marcha Iglesias. Un órgano del que forman parte 23 personas y que le ha servido a Iglesias para diseñar una ejecutiva ampliada en la que acoger a nombres que se han quedado fuera de la dirección, como en el caso de Carolina Bescansa, la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre, o el exJemad Julio Rodríguez. Este último se ha convertido, a lo largo del último año, en otro de los principales asesores de Iglesias, con el que mantiene hilo directo y consulta decisiones importantes, según algunas voces.

No han sido pocas las personas que han cuestionado la utilidad de Julio Rodríguez para el proyecto de Podemos, especialmente después de las elecciones de junio, en las que el general encabezaba la lista por Almería. En los comicios de diciembre, Podemos consiguió un diputado por esa circunscripción, pero en junio, con Rodríguez como número uno, lo perdió. Eso sumado a que muchas voces en el seno del partido son alérgicas al militarismo y a las Fuerzas Armadas, le colocó en una situación muy delicada. Pero Iglesias se ha convertido en su principal valedor, manteniéndole vinculado al proyecto e incluyéndole en este consejo de sabios en su lista para Vistalegre, donde fue elegido miembro del Consejo Ciudadano.

NOTICIAS RELACIONADAS:

El pablismo no tiene quien le escriba

Monereo: “Podemos ha perdido la inocencia”

Cómo hemos cambiado