TRIBUNA Miguel A. Aguilar Tiempos de hoy
 
   

                                  Nº 1196. 13 de abril de 2017

- - --




Tribuna / Miguel Ángel Aguilar


Sobre el Sábado Santo Rojo

En el editorial conjunto de la prensa madrileña (salvo El Alcázar y ABC) se abordaba la crisis política creada tras la legalización del Partido Comunista de España y se declaraba correcta la actuación del Gobierno y realizada dentro de sus facultades, con estricto respeto a la legalidad y al mandato popular del referéndum

Cuarenta años cumplidos desde la legalización del Partido Comunista de España aquel Sábado Santo Rojo, día 9 de abril de 1977, una fecha elegida de modo deliberado buscando reducir al mínimo el ruido de una noticia que se barruntaba estruendoso para oídos muy relevantes en las condiciones de presión y temperatura de entonces. El Sábado Santo era garantía de que todo estaría cerrado por vacaciones. Unos estarían de costaleros bajo los pasos procesionales; otros, de precoces bañistas probando la temperatura del agua en el Mediterráneo. Así llegó aquella noticia bomba por decirlo con el título de la novela de Evelyn Waugh.

La legalización del Partido Comunista que se hizo pública esa noche fue seguida el lunes 11 por la dimisión en señal de desacuerdo del ministro de Marina, almirante Gabriel Pita da Veiga. El dimisionario en su carta consideraba que no se había cumplido la supuesta promesa de no legalizar al Partido Comunista que habría formulado el presidente Adolfo Suárez en la reunión que celebró el 8 de septiembre de 1976 con los tenientes generales y almirantes en activo. La existencia de esa promesa fue desmentida por el presidente y confirmada por la grabación del encuentro. Además, la legalización había sido tratada en Consejo de Ministros donde había sido aceptada por todos los miembros del gabinete incluido el almirante Pita da Veiga. El caso es que ningún almirante en activo aceptaba la cartera de Marina y hubo que encomendársela a Pascual Pery Junquera que se encontraba en la reserva.

El jueves, día 14, se hacía pública una nota del Gabinete de Prensa del Ministerio del Ejército con la versión oficial de los acuerdos tomados por unanimidad en la reunión del Consejo Superior del Ejército celebrada el martes día 12 según la cual la legalización del PC había producido una repulsa general en todas las unidades del Ejército, no obstante lo cual en consideración a intereses nacionales de orden superior, admitía disciplinadamente el hecho consumado.

El partido de Joaquín Ruiz-Giménez, Izquierda Democrática, fue el primero en manifestar su apoyo incondicional a la medida del Gobierno mientras Fuerza Nueva de Blas Piñar improvisaba una caravana de coches que recorría las calles de Madrid para acabar concentrándose en El Pardo e intentar acceder hasta la residencia del rey Don Juan Carlos. En esta situación de extrema gravedad, en el umbral de la insubordinación de los uniformados, fue decisivo el editorial conjunto redactado el viernes, día 15, que publicaron el sábado 16 los diarios de Madrid –Diario 16, El País, Informaciones, Pueblo, Ya y Arriba–, es decir, todossalvo El Alcázar y ABC, titulado “No frustrar una esperanza”. En el que se abordaba la crisis política creada tras la legalización del Partido Comunista de España y se declaraba correcta la actuación del Gobierno y realizada dentro de sus facultades, con estricto respeto a la legalidad y al mandato popular del referéndum (el de la Ley de la para la Reforma Política celebrado el 15 de diciembre de 1976).

Luego, el editorial reflexionaba sobre la declaración del Consejo  Superior del Ejército y señalaba que el Ejército español lo forman los españoles y tiene encomendadas misiones establecidas en las leyes, entre las que no está incluida la emisión de opiniones contingentes sobre las decisiones políticas de los Gobiernos de la Nación que sólo deben estar sujetos al juicio político de las Cortes. Y así recobró el aliento perdido el Gobierno de Adolfo Suárez.

 

 

 

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

   

 
-

-

Sin Maldad
José García Abad


. Tribuna
Miguel Ángel Aguilar

-
Tribuna
María Jesús Serrano

-
Tribuna
Pablo Bustinduy


-

Tribuna
Belén Hoyo


-
Tribuna
Joan Tardà



- Tribuna
Cristina Antoñanzas

-

Tribuna
Carles Campuzano



-El Acento
Inmaculada Sánchez

-
Tribuna
Sergio del Campo



.

El Spinnaker
Graciano Palomo



.

Tribuna
Bruno Estrada


.Tribuna
José Antonio Pérez Tapias



- La Quincena Judicial
José M. Benítez de Lugo



-

Tribuna
José Luis Centella


,La Economía Desde Mi Observatorio
Carlos Berzosa



,

Tribuna
Julio Rodríguez


- De la Cultura
y la Ciencia
Mauro Armiño


.

Tribuna
Pere Navarro



.

Crónicas Marxianas
Julius G. Castle