Primarias PSOE Susana Díaz Tiempos de hoy
 
   

                           Nº 1200. 12 de mayo de 2017

- - --

Tribuna / Susana Díaz, candidata a las primarias del PSOE

La España de las personas

“Tenemos un proyecto reformista y de cambio que pertenece a 47 millones de españoles y españolas. Me presento para recuperar su confianza en este gran partido”

 

“La España que me emociona no es la de las grandes banderas ni la de los símbolos. La España que me emociona es la de las personas, la que los socialistas definimos en Granada: moderna, inclusiva y solidaria”

El próximo 21 de mayo los y las militantes del PSOE tienen la palabra en las Primarias, un proceso que no sólo nos permitirá renovar el liderazgo en nuestra organización, sino que nos permitirá seguir avanzando en la construcción de ese modelo de país de derechos, oportunidades y libertades que todos y todas queremos.
 
Como candidata a la Secretaría General he pedido la confianza de las mujeres y los hombres socialistas para encabezar un proyecto 100% PSOE, un reflejo de todo lo que somos capaces de conseguir en el futuro, de lo que hemos sido y de lo que somos. Para ser la primera secretaria general en nuestros casi 140 años de historia. Para ser la secretaria general de todos y cada uno de los y las socialistas españoles.  

Asumo este reto porque creo en la generosa fuerza de mi partido y su gente, porque creo en su inagotable capacidad transformadora. Me presento porque estoy convencida de que los mejores años de la historia de nuestro país están por escribir y porque sé que el único partido capaz de guiarlos es el Partido Socialista Obrero Español.   

He dado este paso orgullosa de lo que somos. Y para lograrlo no voy a renunciar al pasado del PSOE, como tampoco voy a permitir que nadie lo deslegitime, tratando de desdibujar nuestras siglas y de desvirtuar nuestro legado de progreso y libertades. El PSOE -sus valores y principios- forma parte del patrimonio colectivo de la democracia española y así seguirá siendo.

Tenemos un proyecto que no me pertenece a mí, que ni siquiera pertenece a esos miles de hombres y mujeres que me han dado la mano en este camino. Tenemos un proyecto reformista y de cambio que pertenece a 47 millones de españoles y españolas. Me presento para recuperar su confianza en este gran partido. Contamos con el talento. La mejor manera de que el PSOE vuelva a ser el partido en el que la ciudadanía se mire –de que sea ese partido útil y cercano a su sensibilidad– es ser leales a nuestros principios. Reivindicar nuestra experiencia. Actualizar nuestro proyecto.
A lo largo de estas semanas, he tenido ocasión de exponer nuestras propuestas en tres planos fundamentales: Estado del Bienestar, Modelo de Partido y Calidad Democrática.

No nos vamos a conformar con recuperar y consolidar los derechos arrebatados. Vamos a trabajar para ampliar el Estado de Bienestar y, en materia educativa, por ejemplo, ampliar la educación gratuita de los 0 a los 3 años y extenderla hasta nuestras universidades. Vamos a blindar y reforzar la calidad de la sanidad pública, evitando los abusos, los copagos y las privatizaciones. Vamos a garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Dependencia. La dignidad no es negociable. Como no lo es la construcción de una España en igualdad, como no lo es la lucha contra las múltiples y perversas manifestaciones de la violencia de género. Este país necesita extirpar de cuajo el terrorismo machista y sólo con un gran Pacto de Estado será posible.

Defenderemos un crecimiento económico inclusivo, y por eso impulsaremos un nuevo modelo productivo sostenible y sostenido en el tiempo en el que se hagan compatibles los derechos laborales, la conciliación personal y familiar y la calidad de vida con los avances tecnológicos y la robotización.

Avanzaremos en justicia social, en la reparación de la verdad. Haremos efectiva nuestra Ley de Memoria Histórica, desde el convencimiento de que es necesario conocer el pasado para no repetir sus errores y avanzar.

La España que me emociona no es la de las grandes banderas ni la de los símbolos. La España que me emociona es la de las personas, la que los socialistas definimos en Granada: moderna, inclusiva y solidaria, la de la  igualdad de oportunidades. Esa que necesitamos seguir transformando para ensanchar los horizontes de presente y futuro de varias generaciones de españoles. Sin barreras. En permanente diálogo. En convivencia. La pluralidad nos enriquece. La igualdad nos hace dignos.

La política ha vivido una profunda transformación y nos debemos exigir más trabajo, más claridad, más transparencia y más cercanía con una ciudadanía sabia, crítica y exigente. Tenemos la obligación de estrechar lazos, de reforzar nuestra conexión con la sociedad y trabajar mano a mano con ella para afrontar los retos sociales, económicos y medioambientales del siglo XXI. Mejor democracia. Debemos exigirnos un mayor esfuerzo a la hora de responder a las demandas ciudadanas, intensificar la participación de la militancia y, al mismo tiempo, hacerla compatible con la actuación responsable de los órganos de dirección del partido.

Confío en que esta campaña sirva para debatir sobre ideas y proyectos, desde la fraternidad y el compañerismo. Los hombres y mujeres socialistas tienen mi compromiso de que voy a trabajar para que éste sea el preámbulo de una nueva victoria socialista en España.

 

 

 
-
 
-