Los Dossieres Tiempos de hoy
 
   

                             Nº 1203. 2 de junio de 2017

- - --

Los Debates de El Siglo / Mercedes Cobo

Educación en igualdad, prevención y más recursos

La violencia de género, problema de Estado

En apenas unos días la Subcomisión para un Pacto de Estado en materia de Violencia de Género concluirá sus trabajos. Las portavoces de los principales partidos políticos en ella: Carmen Dueñas (PP), Ángeles Álvarez (PSOE), Ángela Rodríguez (Unidos Podemos) y Teresa Jordà (ERC), junto a la concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Sofía Miranda, han expuesto sus posturas en un Debate convocado por El Siglo que tuvo lugar en el Centro Cultural Blanquerna, en Madrid. Todas se mostraron de acuerdo en que es necesario avanzar en políticas contra la violencia de género, en que las cuestiones de igualdad se deben de abordar también desde un enfoque económico, e insistieron en que la prevención, la información y la educación de toda la sociedad son fundamentales para acabar con esta grave violación de los derechos humanos que tiene a la mujer como principal víctima.


De izquierda a derecha: Sofía Miranda, concejal en el Ayuntamiento de Madrid y miembro del grupo de Igualdad de Ciudadanos, y las portavoces en la Subcomisión para un Pacto de Estado en materia de Violencia de Género Ángeles Álvarez (PSOE), Teresa Jordà (ERC), Ángela Rodríguez (Unidos Podemos) y Carmen Dueñas (PP), y la directora de El Siglo, Inmaculada Sánchez, en el debate organizado por la revista en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid. / FERNANDO MORENO

Ángeles Álvarez,  portavoz de Igualdad del PSOE, comenzó su exposición explicando que “estamos en un momento en el que la sociedad nos está reclamando un paso más. Hemos hecho grandes cosas en la última década  pero no hemos encontrado con dos problemas, ha habido un parón sobre las políticas públicas contra la violencia hacia las mujeres y se ha sostenido malamente aquello que se inició en 2004 y que abrió la puerta a la ley integral, y es evidente que en estos últimos 10 años hemos identificado las dificultad de aplicación de la ley, las resistencias, que también existen, y ciertas disfunciones, y por tanto necesitamos ampliar el foco porque hay que dar respuesta a todas las violencias y sobre todo  lo que necesitamos, y es uno de los principales papeles que va a jugar la Subcomisión, es identificar los obstáculos, las disfunciones y como conseguimos avanzar en una lucha que ha conseguido grandes éxitos en esta década: a pesar de que los datos siempre nos estremecen, hemos disminuido sustancialmente el número de asesinatos. Antes de la aprobación de la ley, la media de asesinatos estaba en 74 al año y ahora está en 55. Sigue siendo brutal pero es evidente que tenemos datos que nos encaminan a que algunas cosas se han hecho bien. Esa senda tenemos que seguirla, reforzarla y abrir aquellas otras que la sociedad nos está demandando.

Ángeles Álvarez (PSOE):

“Tenemos toda una batería de medidas y de propuestas que los grupos parlamentarios vamos a poner encima de la mesa a través del Pacto

“En materia de lucha contra la violencia de género no hay nadie en Europa que nos dé lecciones”




Ángela Rodríguez, portavoz adjunta de Igualdad de Unidos Podemos, coincidió con Ángeles Álvarez pero añadió que el problema “con las violencias machistas” es que se intentan reducir las soluciones a un problema social cuando se trata de un problema estructural de la sociedad española. “En España el problema de la desigualdad afecta a toda la sociedad, es cultural, pero también tiene que ver con cuestiones económicas”. Hablo de la diferencia con otros países como por ejemplo Finlandia en el que las cuestiones de igualdad se abordan desde enfoque económico, “una perspectiva que se ha abandonado en España, por mucho que se intente mejorar la ley de 2004 mientras no se aborde la parte económica se va a quedar coja”.

Ángela Rodríguez (UP):

“En España el problema de la desigualdad afecta a toda la sociedad, es cultural, pero también tiene que ver con cuestiones económicas”

“Cuanto más presentes estemos las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad más fácil será corregir el machismo con el que convivimos”


Carmen Dueñas, portavoz de Igualdad del PP,  coincidió en que es un problema estructural, y que la raíz de la violencia contra las mujeres está en una desigualdad histórica entre hombres y mujeres, “y además hay determinadas conductas que ayudan a perpetuarlo, incluso determinadas actitudes por parte de personas que a fecha de hoy, y a pesar de esas cifras tan terribles de mujeres asesinadas, siguen cuestionando la violencia de género. Hemos avanzado mucho en esta última década pero lo cierto es que en 2017, a pesar de los enormes avances que hemos experimentando en el ámbito policial y judicial las mujeres siguen siendo asesinadas”. Indicó que hay un principio fundamental que tiene muy presente esta Subcomisión y es todo lo relativo a una educación en igualdad, “en perspectiva de género, de lucha contra la violencia de género y es una de las bases fundamentales que va a avalar este Pacto de Estado”.

Carmen Dueñas (PP):

“Hemos tratado de hacer en estos ejercicios unos Presupuestos realistas, comprometidos y eficaces”

“No se trata de decir que somos los mejores, sino de ser eficaces en la atención a las mujeres víctimas y a sus hijos”

 


Sofía Miranda, concejal en el Ayuntamiento de Madrid y miembro del grupo de Igualdad de Ciudadanos,  reconoció el avance que supuso la ley de 2004 pero también señaló que es momento de reconocer que hay otras demandas en la sociedad. “Estamos ante un problema estructural, hay que preguntarse por qué siguen muriendo mujeres a manos de sus parejas o exparejas”, coincidió con Ángela Rodríguez en que la violencia de género es la punta del iceberg de toda la estructura de desigualdad que sufren las mujeres, resaltó que hay que hacer especial hincapié en la educación por la igualdad, “parece que hemos retrocedido porque la crisis que hemos sufrido la han pagado las políticas de igualdad y al final las consecuencias las pagamos las mujeres”.

Sofía Miranda (Cs):

“La crisis que hemos sufrido la han pagado las políticas de igualdad, y al final las consecuencias las pagamos las mujeres”

“Si no se fomenta la corresponsabilidad, al final vamos a tener una continuidad de micromachismos y de violencia contra la mujer”

 


Teresa Jordà,  portavoz de Igualdad de ERC, se mostró de acuerdo con sus compañeras de debate y  aportó algunos datos como que 1 de cada 4 mujeres ha sufrido o sufrirá una agresión machista grave a lo largo de su vida, o que el 71% de las jóvenes entre 14 y 16 años consideran que quién te quiere te hará sufrir. “La violencia machista aparte de representar intolerantes actitudes salvajes de hombres hacia mujeres, también indica que vivimos en una sociedad donde implícitamente y culturalmente se legitima este tipo de violencia, vivimos en una sociedad en donde predominan los roles heteropatriarcales en todos los aspectos de la vida cotidiana. Mientras exista la brecha salarial entre hombres y mujeres, mientras tengamos una reforma laboral que lo que hace es acentuar estas diferencias no se avanza. Se ha avanzado de una manera abismal no sólo en cifras sino también en la inclusión de la violencia de género en la agenda pública y en la agenda política pero sin recursos no se hace nada”.  Insistió en que son necesarios recursos que reflejen todo el trabajo que se está haciendo en diferentes aspectos para paliar esta lacra, “sin partidas presupuestarias no se va a conseguir avanzar”.

Teresa Jordà (ERC):

“Vivimos en una sociedad donde implícitamente y culturalmente se legitima este tipo de violencia”

“No es tanto los dos millones de la partida de igualdad, sino las políticas que ha hecho el PP. El problema es transversal, es necesario aplicar políticas de igualdad de verdad”


En cuanto a cuáles son las causas de que no haya más políticas públicas contra la violencia de género y que habría que hacer, Carmen Dueñas indicó que aunque el número de mujeres que están siendo asesinadas haya disminuido “siguen siendo demasiadas, con que sólo fuera una sería un drama pero esas cifras han descendido. Es verdad que la cuestión económica es tremendamente importante pero hemos tratado de hacer en estos ejercicios unos presupuestos realistas, comprometidos y eficaces con el gasto, en materia de violencia de género. En estos tres últimos ejercicios el presupuesto  ha crecido alrededor de un 22%. Este año el presupuesto de la delegación crece en 2,5 millones de euros,  lo que supone 27,73 millones de euros para la delegación contra la violencia de género. Hemos tratado, por un lado de consolidar aquellas partidas que entendemos han sido eficaces y hemos aumentado otras partidas como la referida a  asistencia social integral que va a comunidades autónomas”. Reiteró que es un presupuesto realista, riguroso, que se cumple, que podría ser mejorable pero que está “absolutamente comprometido con la lucha contra la violencia de género”.

Para Ángela Rodríguez, los presupuestos de este año no son buenos y ni siquiera alcanzan los niveles de 2012: “Son insuficientes para recoger todo lo que está en la ley actual. Si hay que ampliar la ley al Convenio de Estambul como mínimo, con 2 millones de euros más no se consigue”. Señaló que hay un debate ideológico de fondo entre quién considera que invertir en igualdad es interesante para que un país progrese y quién considera que es más interesante hacer otro tipo de inversiones. Alertó de que “la magnitud del problema es mucho más grave de lo que estamos percibiendo y no se soluciona con la subida de 2 millones en la partida de violencia de género”.

Teresa Jordà consideró que no sólo hay que mirar la partida presupuestaria de igualdad, en su opinión, el problema son las políticas en general y en concreto la reforma laboral. “La crisis económica que todavía seguimos sufriendo donde ha impactado más ha sido en las mujeres, recortes en las prestaciones de los menores, en las pensiones a los mayores, recortes en dependencia, reducciones salariales, durísimos horarios laborales, que hacen que en ocasiones la mujer tenga que quedarse en casa a cuidar a los hijos y a sus mayores porque no llega la prestación de dependencia, unos salarios que son un 25% más bajos que los de los hombres. No es tanto los 2 millones de la partida de igualdad sino las políticas que ha hecho el PP, el problema es transversal, es necesario aplicar políticas de igualdad de verdad”.

Sofía Miranda coincidió también en que la igualdad es algo trasversal y  en que no sólo hay que fijarse en la partida que va a violencia de género. “Ese incremento es insuficiente, se deberían aportar muchos más recursos pero es una mejora sustancial a los anteriores presupuestos, suponen un incremento del 15% sólo en esta partida”, y añadió  que el pacto por la educación es fundamental. “No sólo nos tenemos que focalizar en temas de conciliación, reformas laborales, en mejorar las condiciones de los juzgados, en los acompañamientos psicosociales, en devolver competencias a los ayuntamientos, que es la administración más cercana, si no se corrigen los roles y no se fomenta la conciliación, la corresponsabilidad, al final vamos a tener una continuidad de micromachismos y de violencia contra la mujer”.

Ángeles Álvarez explicó que hay que atender todo lo que tiene que ver con prevención, “hay que ponerse a trabajar para ver lo que no funciona, corregirlo, y por supuesto dar más apoyo a las víctimas “y ahí tenemos toda una batería de medidas y de propuestas que los grupos parlamentarios vamos a poner encima de la mesa a través del pacto.

Carmen Dueñas discrepó con Teresa Jordà y dijo que la reforma laboral ha conseguido que las mujeres en situación laboral activa hayan alcanzado cifras históricas, y recordó que en la anterior etapa con políticas de izquierdas más de 2 millones de mujeres fueron al desempleo: “Cuando más creció la desigualdad en este país fue en 2007 y 2011”. Indicó que hay que poner el foco en el maltratador y en ayudar a las víctimas, a la mujer y a sus hijos, “antes, durante y después del proceso de la violencia de género y hay que hacer un esfuerzo en todo lo relacionado con esa atención multidisciplinar que necesitan las víctimas de violencia de género y que necesitan sus hijos”. 
 
La portavoz del PSOE insistió en la importancia de las órdenes de protección ya que la mayoría de las mujeres que no reciben esas órdenes terminan retirando las denuncias. “Los indicadores de seguimiento que estamos utilizando son insuficientes, la cuestión de fondo es qué hacemos para que las mujeres no vivan bajo el yugo de la violencia, las políticas públicas en esta materia no puede ser sólo paliativas, que es donde el Partido Popular se ha encajado en los últimos años, tenemos que seguir observando que es lo que está pasando más allá del desgraciado dato de los asesinatos de mujeres porque tenemos que ver también como viven millones de mujeres en este país sometidas a vejaciones permanentes”. En este sentido, Sofía Miranda apuntó que “el 70% de las mujeres que sufren violencia de género no denuncian y las que denuncian se encuentran con alguien que no sabe cómo tratar el tema, en el juzgado se encuentra en la misma sala que su maltratador, es necesario aplicar protocolos para que esta situación no se dé”.
Teresa Jordà volvió a insistir en que la reforma laboral lo que ha hecho es traer precariedad a las mujeres y esto lo que hace es agravar el problema, en este sentido, Álvarez añadió que la reforma laboral ha expulsado a las mujeres del mercado de trabajo “y la curva estadística de la presencia de las mujeres en el mercado laboral ha descendido por primera vez en los últimos 30 años.

La portavoz de Unidos Podemos indicó que “lo mejor habría sido analizar la ley de 2004 antes de hacer un pacto, porque los pactos son caros, no se van a poder financiar y vamos a tener otro papel mojado dentro de tres meses”. En cuanto a la detección resaltó como el Sistema Nacional de Salud puede aportar muchos datos sobre la violencia de género y sobre las consecuencias que tiene y como en la cuestión médica no se ha avanzado de la misma manera, y dijo que “lo mismo que existe una administración de justicia tiene que volver a existir una administración de igualdad propia, autónoma, con su propio presupuesto, con sus propios objetivos y prioridades.

La portavoz del PP reiteró que la reforma laboral puede ser criticable pero que gracias a esa  se ha recuperado todo el empleo femenino que se destruyó durante la crisis y que la brecha salarial, que sigue siendo muy elevada, ha descendido 4 puntos desde 2012. “Hay que poner el foco en la prevención, en las mujeres que no denuncian, que siguen conviviendo con su maltratador, es fundamental que los servicios de detección inicial, como el sistema sanitario,  en los colegios, tengan una formación lo suficientemente especializada para poder detectar los primeros indicadores de que una mujer puede estar sufriendo violencia de género, hay que mejorar el trabajo judicial, y es necesario que los colegios de abogados se involucren más en la atención a las mujeres y de sus hijos.

En relación a si la judicatura está funcionando como debería en relación a los menores, la representante de Ciudadanos mencionó que muchos maltratadores utilizan a los hijos como arma en contra de la mujer “y es necesario establecer protocolos para impedir que los maltratadores tengan acceso a sus hijos y puedan hacerles  daño, y ahí hay que introducir modificaciones”.

Ángeles Álvarez indicó que en el tema de los menores “hay una modificación que incluyó a los hijos como víctimas y eso debería tener consecuencias, no vale introducir en la ley este tipo de reformas si no van aparejadas de recursos para implementar esos derechos que adquieren los menores a partir de esa reforma. No podemos tener leyes contradictorias, no se puede decir que se apoya a los menores y después proponer leyes de custodia compartida impuestas que abren el conflicto en los espacios y en los juzgados de familia”.

Para Ángela Rodríguez  se aborda el tema desde dos perspectivas y no en todos los partidos estas dos perspectivas están relacionadas, “por un lado estaría la parte judicial, la custodia tiene que estar compartida porque es un derecho del padre que no se le puede quitar en ningún momento y por otra parte, desde el punto de vista de la violencia machista es un disparate y no siempre las mujeres feministas trabajan con las personas que trabajan en Justicia”. En cuanto al maltratador,  indicó que “el machismo no es una decisión sin más, estamos educados para ello, hay que trabajar en cuáles son las causas anteriores a que se cometa ese delito y hay que empezar a trabajar también con los maltratadores. Un maltratador nunca es un buen padre y poner esto en duda es no entender nada sobre violencia de género”.

En cuanto al título habilitante para poder acreditar la condición de víctima, Carmen Dueñas comentó que “es fundamental y básico homologar criterios entre comunidades, porque en algunos territorios con un informe del equipo de los centros de la mujer la victima puede acceder a determinadas ayudas, a una posible inserción laboral y en otros territorios no, por tanto es fundamental y es una de las prioridades de la Subcomisión”. Añadió que se produjo “una reforma legislativa en el tema de que los jueces tengan que decidir siempre incluso de oficio sobre las medidas civiles, sobre el régimen de suspensión del régimen de visitas, custodia, patria potestad, eso se hizo pero estamos comprobando que hay órdenes de protección que sólo dictaminan medidas penales, en otro porcentaje medidas penales y civiles, y en un pequeño porcentaje medidas sólo civiles. Es fundamental, que al menos de manera cautelar, el juez suspenda en el mismo momento que se dicta una orden de alejamiento de una víctima el régimen de visitas en tanto se sustancie el procedimiento”, y reiteró la importancia de acompañar, de tener informada siempre a la víctima de todo el proceso.

Dueñas señaló que ante la custodia compartida impuesta o preferente, “tiene que haber un consenso entre ambos progenitores y no que predomine el criterio de uno sobre otro porque al final ese interés sobre el menor que todos defendemos y debemos defender lo dejamos al margen, por eso es tan importante escuchar siempre al menor, la ley dice a partir de 12 años, pero hay niños mucho más pequeños que pueden describir con claridad, en su lenguaje, una situación”.

Ángeles Álvarez puntualizó que no están en contra de la custodia compartida, están en contra de que los jueces decidan incluso aunque haya acuerdo entre las partes de que no haya custodia compartida, “hay que dejar que la gente decida, el 90% de los divorcios son de mutuo acuerdo”.

En cuanto a la diferencia entre España y el resto de los países europeos, Álvarez indicó que en materia de igualdad “estamos perdiendo posiciones en los últimos años, pero España estaba en una senda de muy buena posición respecto a las cuestiones relacionadas con la igualdad y en materia de lucha contra la violencia no hay nadie en Europa que nos dé lecciones".

En relación a si la llegada de inmigrantes a nuestro país de diferentes culturas, desde Latinoamérica hasta los países árabes, está haciendo retroceder a nuestra sociedad,  Teresa Jordà comentó que en Cataluña hace 10 años se produjo una llegada de inmigrantes muy importante y que para integrar a esos inmigrantes son necesarios recursos. “Sería muy irresponsable por nuestra parte señalar a la inmigración como la causa de que aumenten los casos de violencia machista, pero la llegada de un millón y medio de personas a una comunidad donde viven 6 millones, un 20% de personas nuevas que se tienen que integrar, que vienen de una cultura diferente, supone un gran reto que se puede lograr con recursos y atención, en cualquier aspecto”.

Para Ángeles Álvarez, el ejemplo de Cataluña es muy interesante porque “fue la primera que empezó a dar respuesta y armar protocolos de atención de identificación de víctimas, porque Cataluña tuvo además un perfil migratorio que estaba muy vinculado a personas que venían de países donde existían prácticas culturales que tenían que ver con la mutilación genital, con el matrimonio temprano forzado. Cataluña fue pionera en esto porque se enfrentaron con esa realidad, una cuestión que hay que tener en cuenta a la hora de planificar servicios es que hay unas formas de violencia que sí son específicas de algunas culturas y luego está la cuestión de la tolerancia, no todas las culturas tienen el mismo grado de tolerancia a la violencia que tenemos aquí. Una de las cosas que hemos hecho en este proceso es rebajar el nivel de tolerancia, mientras hay más democracia en el ámbito de las familias menos toleras la desigualdad, menos toleras la violencia, sí ha habido la incorporación de muchas familias en las que las mujeres no conocen los derechos que les asisten en este país y por tanto hay que adecuar respuestas a estas poblaciones, tienen una percepción del sexismo distinta a la nuestra y eso hace que sean más tolerantes ante distintas formas de violencia y tenemos que hacerles llegar el mensaje claro de que en este país no se permite la violencia, no se tolera la discriminación y tenemos que hacer que les llegue la información y que conozcan los recursos para no tener que tolerar lo que en otras partes del mundo toleran porque el Estado no las protege”.

Para Ángela Rodríguez es necesario “no mantener una mirada androcéntrica en todo esto, hay muchas cuestiones que tienen un debate cultural muy grande. En cuanto a Europa, en cuestión de violencia machista podemos  presumir de nuestra legislación pero no nos podemos despistar y tenemos que ir avanzando en ciertas cuestiones, cuanto más presentes estemos las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad más fácil será corregir el machismo con el que convivimos”.

Carmen Dueñas indicó que debemos quedarnos con un dato positivo, “las políticas en materia de igualdad y violencia de género en esta última década son referentes en el ámbito europeo, no se trata de decir que somos los mejores sino de ser eficaces en la atención a las mujeres víctimas y a sus hijos, y luchar de manera decidida contra esta brutal desigualdad que es la violencia de genero. En España contamos con una buena legislación que hay que seguir trabajando para desarrollarla”. En cuanto al tema de la inmigración, señaló que para nada implica retroceso: “Sí es verdad que en determinados colectivos hay determinadas perspectivas culturales, religiosas que pueden ser difíciles de afrontar, pero se puede hacer, se puede informar, se puede canalizar esa información y se las puede ayudar”. Quiso mandar un mensaje positivo a la mujer inmigrante que puede sufrir violencia de género “de que se le puede ayudar y se puede salir”, y a las jóvenes que no soporten situaciones de control, de sumisión, de acoso en redes sociales.  Concluyó su intervención con el mensaje en positivo de que hay salida a la violencia de género “porque vamos a trabajar todos en esta Subcomisión para alcanzar ese Pacto de Estado y ese mensaje de unanimidad hay que dejarlo encima de la mesa para las mujeres que puedan estar sufriendo violencia”.

Ángeles Álvarez apuntó para terminar que “este pacto sin la complicidad y la participación de los medios de comunicación será un fracaso. Los medios de comunicación tienen que tomar conciencia del papel principal que juegan en todo esto”.