José García Abad Tiempos de hoy
 
   

                             Nº 1203. 2 de junio de 2017

- - --






Sin Maldad /
José García Abad


“Éramos pocos y llegó Sánchez”


Podemos hará lo posible y lo imposible para que el PSOE no gane las elecciones. Si un Sánchez que se escora hacia la izquierda se instala en Moncloa, Podemos se arriesga a seguir el destino de Izquierda Unida. Han decidido, pues, no darle ni un momento de tranquilidad

El argumentario de Podemos que nos ha servido El Independiente, el digital creado por Casimiro García Abadillo con el sugestivo título: “Éramos pocos y llegó Sánchez”, confirma lo que ya sabe éste y lo que suponíamos  algunos: que en Podemos se percibe al PSOE salido de la victoria de Pedro Sánchez como el gran enemigo a abatir.
 
A Mariano Rajoy ni lo consideran, pues, Podemos, a diferencia de lo que suponen que hará Sánchez, no piensa ganarle la partida en las próximas urnas ni desbancarlo con su moción de censura que denominan de la Dignidad, conscientes de su corto alcance.
Recomiendan –en respuesta a Compromís–  “no ceder” en este momento “en lo más mínimo a las trampas, vinculadas a la posibilidad de pactar una moción con el PSOE previa retirada sin condiciones de la nuestra”.

“El PSOE –razonan– podría abstenerse en nuestra moción y empezar a preparar el terreno para una moción futura en la cual poder preparar un escenario muy favorable de cara a un adelanto electoral”. Y auguran: “Sánchez podría intentar pactar con el PNV, e incluso con Ciudadanos, una moción de censura de transición para el próximo período de sesiones”.
“Sería –razonan– pasar de nuestra ‘moción de la dignidad’ a su ‘moción de la esperanza’ o ‘moción posible’. Profundizando con ello en la idea de ser la oposición útil. Es decir, subirse en el relato de que mientras nosotros nos dedicamos a plantear mociones que no tienen recorrido, ellos negocian con seriedad, en tiempos y formas, para sacar del Gobierno al PP”.

Recuerdan que “el proyecto de Pedro Sánchez ha sido siempre el de jugar con los tiempos políticos para intentar aniquilarnos como alternativa de Gobierno”.

Pablo Iglesias no pretende gobernar en un plazo razonable reservándose para el momento histórico de proclamar la revolución pendiente. Así que harán lo posible y lo imposible para que el PSOE no gane las elecciones. Si un Sánchez que se escora hacia la izquierda se instala en La Moncloa, Podemos se arriesga a seguir el destino de Izquierda Unida. Han decidido, pues, no darle ni un momento de tranquilidad.

Una vez más, gracias a una filtración nos enteramos los ciudadanos de a pie de lo que realmente se cuece en el sanctasanctórum de los partidos. El argumentario ejercerá una enorme incidencia tanto en la parroquia socialista como en el patio podemita donde, aparte de la disidencia de Compromís, se percibe hervir a los errejonistas, que representan una tercera parte de la organización.

Los silencios de Íñigo Errejón se escuchan con fuerza pero no son fáciles de interpretar. No sabemos si trama un acercamiento a Sánchez o si responde a la prudencia de quien se conforma con ser el candidato a la Comunidad de Madrid.

El mas favorecido, a corto plazo, es Pedro Sánchez, que elimina de un plumazo el rechazo que genera fuera y dentro de su partido su supuesta alianza secreta con Podemos. Sin embargo, planteada la cuestión a plazo más dilatado, se entiende entre los socialistas que, si bien se consolida el PSOE como el primero por la izquierda, sin un acuerdo con Podemos difícilmente alcanzará el poder.

De momento, tras la aprobación de los Presupuestos para 2017 y la muy probable aprobación de los de 2018 con la misma mayoría parlamentaria, tenemos Rajoy hasta el final de la legislatura. Prisa no hay. Se abre un tiempo valioso para que Sánchez consolide su liderazgo en el PSOE que salga del congreso del 16 de junio.

“Un PSOE que –entienden en Podemos– vuelve a tener, supuestamente, un líder capaz de ejercer como contrapeso a la derecha y que se expresa en un retorno posible del reparto simbólico de posiciones que PSOE y PP se repartían antes del abstencionazo del PSOE”.
En este tiempo de espera Iglesias golpeará y golpeará sin piedad, inasequible al desaliento. “Atacar, atacar y atacar, como estrategia de polarización”, según amenaza el argumentario. Se dedicará a “tensionar” al PSOE para evitar su avance, sin dejarle “ni un segundo de descanso”

Iglesias coloca a Sánchez en un terrible dilema: “Si Sánchez cumple con su nuevo relato y trata de acercarse realmente a una alternativa de cambio junto a Unidos Podemos, los medios del régimen y su propia oposición interna no lo van a tolerar. Si no lo hace, seremos nosotros quienes lo castiguemos por ello y sus propias bases y votantes ‘reilusionados’ las que se sientan traicionadas. El PSOE, por su propia situación ‘central’, no va a tener un segundo de descanso y estará en tensión permanente desde dos polos diferentes”.

El problema, señores de Podemos, es que el enemigo también piensa, aprende  y actúa. 

 

Firma

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-



-

José García
Abad


.
Miguel Ángel Aguilar


-
María Jesús Serrano


-
Pablo
Bustinduy

-


Belén Hoyo



-
Joan Tardà



-
Cristina Antoñanzas


-

Carles
Campuzano


-
Inmaculada
Sánchez

-
Sergio del Campo



.

Graciano Palomo


.

Bruno Estrada


.
José Antonio Pérez Tapias


-
Joan Navarro


-
José M. Benítez de Lugo



-

José Luis Centella


,
Carlos Berzosa



,

Julio Rodríguez

-
Mauro Armiño


.


Pere Navarro



.

Julius G. Castle