Maria Jesús Serrano Tiempos de hoy
 
   

                             Nº 1203. 2 de junio de 2017

- - --






Tribuna /
María Jesús Serrano

Una moción de censura desde el plató
de televisión


La delirante tozudez de Pablo Iglesias para negar el legado histórico del PSOE lo aleja del ciudadano y lo arrincona en los postulados teóricos del Partido Comunista y, más tarde, Izquierda Unida, como una fuerza política que se perdía en un discurso etéreo


Ya estamos acostumbrados a la dosis de banalización de la política de la que Podemos se ha autoalimentado desde su llegada al Congreso de los Diputados. Su permanente estrategia de cara a la galería, su interminable show de poner morritos mirando a la cámara, marida con una forma de entender la representación institucional desde la sobreactuación que, a estas alturas de la cultura democrática española, ni es efectista ni eficaz. La estrella podemita se apaga, dicen los analistas, mientras los encargos de estudios para mejorar la imagen del líder se suceden. ¿Qué tal si dejamos los fuegos de artificio y pasamos a la política de verdad? ¿Qué tal si miramos a los ciudadanos y no a las cámaras?
El ‘gatopardismo’ simboliza una de las afirmaciones que encumbra la corta trayectoria política de Podemos: “Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie”. A esta frase recurro, si me piden un titular,  para definir el trabajo de Podemos en la primera plana de la política española, donde el partido morado se consolida más como un plató de televisión que entretiene y, a veces, emociona –cual lvame– que como una herramienta útil para solucionar los problemas de los españoles.
Su inquina a todo lo que representa el socialismo español lo sitúa –¿sin querer?– del lado de la derecha política. Su delirante tozudez para negar el legado histórico del PSOE lo aleja del ciudadano y lo arrincona en esos postulados teóricos que desde siempre marcaron, primero, al Partido Comunista y, más tarde, a Izquierda Unida, como una fuerza política que se perdía en un discurso etéreo. Todos recordamos a Julio Anguita levitando sobre las nubes de la teoría. Sus entrevistas en televisión o en prensa solían despertar expectación entre los políticos de izquierdas, he de reconocerlo, pero ahí acababa su encanto. En cuanto bajaba de las nubes para pisar la realidad terrenal, su compadreo con la derecha reforzaba liderazgos como el de Aznar, tremendamente dañinos, mientras que eran los socialistas los que se batían el cobre para conseguir, vía BOE, derechos para los trabajadores.
Sobra decir que el referente de Pablo Iglesias es Julio Anguita y aquella escuela representada por nombres como Monereo que, hasta donde alcanza mi memoria, siempre mandaron en IU y ahora en Podemos. La presentación de una moción de censura es el último invento del Pablo Iglesias aficionado a los titulares de prensa; de ese Pablo Iglesias que se recrea frente a la cámara –“espejito, espejito, ¿quién es la más bella del reino?”– pero que cuando se apagan los focos es incapaz de articular algo de utilidad para la ciudadanía.
Suelen repetirme algunos amigos jóvenes que a Podemos hay que darle tiempo, para que aprenda de sus errores. Les contesto que sus errores no responden a una bisoñez política que desaparecerá con el paso de las elecciones. Ellos profesan una estrategia más vieja que el viento, engrasada cada día con un único objetivo: imponer su doctrina y aniquilar todo lo que huela a socialdemocracia. Todo lo sacrifican con tal de alcanzar su obsesión. Y si para ello tengo que dilapidar cualquier posibilidad de cambio imponiendo un medio gobierno mientras que ridiculizo a quien se lo impongo, pues lo hago; y si tengo que presentar una moción de censura sin negociarla con nadie, sólo para injerir en casa ajena mientras consolido en Moncloa a quien supuestamente censuro, pues lo hago. Y lo hago sin rubor, incluso si mis socios me piden que retire la iniciativa, por estéril.
El comunismo, como opción política, ha sido improductivo para la democracia española desde que acabó la Transición. No descubro nada nuevo. Y con Podemos, su versión renovada pero no nueva, la veleta sigue señalando hacia el mismo rumbo. Que todo cambie, para que nada cambie; paradojas que ni son mociones ni son censura.    

 

 

Firma

Diputada del PSOE por Córdoba desde la XI Legislatura y miembro de la Comisión Gestora Federal. Licenciada en Derecho, fue alcaldesa de Baena entre 2011 y 2013. También ha sido consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, y de Fomento y Vivienda. Serrano pertenece al Comité Federal del PSOE, al Comité Director del PSOE de Andalucía, así como a su Consejo Territorial, además de ser vicesecretaria general de su agrupación local de Baena.

-



-

José García
Abad


.
Miguel Ángel Aguilar


-
María Jesús Serrano


-
Pablo
Bustinduy

-


Belén Hoyo



-
Joan Tardà



-
Cristina Antoñanzas


-

Carles
Campuzano


-
Inmaculada
Sánchez

-
Sergio del Campo



.

Graciano Palomo


.

Bruno Estrada


.
José Antonio Pérez Tapias


-
Joan Navarro


-
José M. Benítez de Lugo



-

José Luis Centella


,
Carlos Berzosa



,

Julio Rodríguez

-
Mauro Armiño


.


Pere Navarro



.

Julius G. Castle