Miguel A. Aguilar Tiempos de hoy
 
   

                             Nº 1203. 2 de junio de 2017

- - --






Tribuna /
Miguel Ángel Aguilar

Uniformemente acelerado


Lo que realidad quiere Puigdemont es que Rajoy le confirme que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado retirarán las urnas para abonar el victimismo

Cuando entonces cantábamos aquello de “Dicen los americanos/ que Fidel es comunista/ y no dicen que Batista/ mató a veinte mil cubanos”. Ahora estamos con que Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, en el Pleno del Parlament reclama a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, que aclare si usará la fuerza para evitar el referéndum.

Pero en realidad, si se descodificara  la frase, lo que está pidiendo Carles a Mariano no es que disipe las dudas subyacentes a la expresión de estar dispuesto a todo para impedir las urnas sino que le confirme cuanto antes que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado retirarán las urnas para abonar el victimismo y ganar la partida con las fotografías de los tricornios en la primera página de la prensa internacional. Es el recurso a la ambigüedad calculada ejemplificada por Tucídides cuando en la Guerra del Peloponesoda cuenta de las negociaciones entre los embajadores atenienses y los dirigentes de la isla de Melos. 

Desde Sociedad Civil catalana Joaquim Coll, en una luminosa columna publicada el miércoles día 31 en Crónica Global con el título “Pánico a una muerte ridícula”, explica cómo por parte de Carles Puigdemont “la resistencia a fijar fecha y pregunta a un referéndum unilateral que saben imposible responde al pánico, a esa ley eterna que dice que de la misma forma que una piedra cae cada vez más rápido cuanto más se acerca al abismo, el ser humano actúa de forma cada vez más apresurada e insensata cuando ya no conoce escapatoria. El soliloquio del procés ha llegado a su fin. Y ahora mismo, tan fuerte como la tentación de la épica, de ir hacia el choque final, es el pánico a una muerte ridícula”. Esta metáfora requiere ser analizada.

Primero, para confirmar que un cuerpo situado en el campo gravitatorio terrestre cae con un movimiento uniformemente acelerado de modo que la velocidad en cualquier momento del recorrido puede establecerse de acuerdo con la ecuación V= ½ a.t

Donde V es la velocidad, a es la aceleración de la gravedad y t es el tiempo. Una fórmula que confirma que la velocidad crece conforme se aproxima la inminencia del choque del cuerpo en caída con la superficie terrestre.
Segundo, para distinguir entre una ley física inexorable y el comportamiento del ser humano que está modulado por la voluntariedad, sin que pueda remitirse al fatalismo o al vértigo la última responsabilidad de las acciones llevadas a cabo.

Añade nuestro autor que tanta dilación a estas alturas en fijar fecha y pregunta para el cacareado referéndum unilateral sólo respondería al pánico que recorre las filas del separatismo a una muerte ridícula del procés. Porque como en tantas ocasiones la épica linda con el ridículo. Y la negativa de CSQP y de la nueva formación de izquierdas que lidera Xavier Domènech a sumarse a la unilateralidad dejaría impracticable la estrategia de Carles Puigdemont y de  Oriol Junqueras de ir al choque con el Estado poniendo las urnas para que su retirada caliente la siguiente cita electoral que se desencadenaría. El llamado accidente insurreccional tan caro a la retórica soberanista pierde probabilidades. Atentos.

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-