Entrevista Juanma del Olmo Tiempos de hoy
 
   

                             Nº 1203. 2 de junio de 2017

- - --

Entrevista / Manuel Capilla

Juanma del Olmo, diputado y secretario de Comunicación de Podemos

“Quienes no apoyen la moción de censura se quedarán solos”

Tras Vistalegre, Podemos ha puesto en marcha una Secretaría de Comunicación que ha quedado en manos de Juanma del Olmo, una de las personas más cercanas a Pablo Iglesias. La nueva cartera en la Ejecutiva del partido ha sido la encargada de construir un discurso con conceptos como el de la trama –“nos ha dado la razón, nos anticipamos a lo que estaba viniendo”– e iniciativas como la del Tramabús, destinada a “poner rostro” a “las relaciones de poder en España”.  Del Olmo subraya que la “moción de censura de Unidos Podemos responde a un clamor social”, porque “hay un mandato claro de los votos del 26-J, y es que una mayoría de ciudadanos votó para que el PP no gobernase”.


“Que Rajoy no vaya al Congreso en la moción es un escándalo”   “Compromís está dejándose llevar a una posición muy táctica”

¿En qué ha cambiado la comunicación de Podemos desde Vistalegre? El partido ha renovado su libro de estilo con términos como el de la trama.
Es verdad que, después de Vistalegre, ponemos como discurso principal cuáles son las relaciones de poder en España. Y para eso utilizamos el concepto de la trama, porque creemos que en un momento como el actual tenemos que explicar cuáles son esas relaciones de poder que engloban a los poderes económicos, políticos, mediáticos y judiciales. Como se está viendo en la televisión, el concepto de la trama nos ha dado la razón, nos anticipamos a lo que estaba viniendo. Era necesario explicar qué era esa trama, que existía esa trama y luego, como hicimos con el Tramabús, pusimos rostro sus responsables.

¿La feminización de las portavocías busca hacer más amable la imagen del partido?
Va en la línea de parecernos más a España y a lo que pide. Para nosotros, hay una cuestión que es clave: hay que reforzar mucho el papel de las mujeres, pero no porque eso signifique que la voz vaya a ser necesariamente más suave. Creo que no, creo que intentamos parecernos a una demanda que dice que las mujeres tienen que ocupar los mismos espacios que los hombres en la primera línea, en los sitios donde se toman las decisiones, de donde han estado excluidas. Nosotros hemos dicho que eso no es justo, que es una cosa que tenemos que cambiar y que culturalmente ya está cambiando. Nos ponemos, como partido político, a la vanguardia de ese movimiento. Es una apuesta política, más que una apuesta de comunicación.

¿En qué medida afecta la victoria de Pedro Sánchez a la estrategia comunicativa de Podemos? ¿Desmonta el concepto de triple alianza entre PP, PSOE y Ciudadanos que habéis venido manejando?
Es una cosa que todavía está por ver. El Partido Socialista acaba de elegir al secretario general, pero todavía no ha terminado su proceso congresual. Todavía le queda elegir al Comité Federal, que es quien se va a poner al mando del partido junto a Pedro Sánchez. Para nosotros, los procesos internos son espacios propios de los partidos y nosotros no vamos a entrar en ellos. La oferta que le hicimos a Pedro Sánchez y al Partido Socialista los últimos días, ofreciéndole, dentro de la generosidad que pide este momento, porque lo más importante es echar al Partido Popular, que si ellos presentaban la moción de censura nosotros retirábamos la nuestra, sirve para ir viendo si el Partido Socialista empieza a hacer gestos claros de que tiene intención de dejar la triple alianza y ponerse a construir un bloque del cambio.

¿Y si hace esos gestos, Podemos continuará con su estrategia de impugnatoria, de agitación de la calle?
De Vistalegre salimos con una hoja de ruta muy clara. El momento actual lo que pide es que haya una movilización popular acompañando el trabajo de las instituciones. Intentamos combinar ambas cosas. Celebraríamos que el Partido Socialista pudiese abrir una diálogo a cómo abandonar esa triple alianza y situarse en la creación junto a Podemos de un espacio del cambio que puede alterar los equilibrios aritméticos que hay ahora en el Parlamento. Ahora estamos sacando adelante iniciativas parlamentarias que no solamente vienen bloqueadas por el Partido Popular, sino también por el Partido Socialista y Ciudadanos. Por eso decimos que opera una triple alianza, porque cuando pedimos comparecencias e intentamos presentar algunas leyes, el Partido Socialista y el Partido Popular se ponen de acuerdo para bloquear el trabajo de Podemos en las instituciones.

¿La moción de censura busca visibilizar a Iglesias como líder de la oposición?
Hay un mandato claro de los votos del 26-J, y es que una mayoría de ciudadanos votó para que el PP no gobernase. Decimos que la moción de censura es un imperativo ético, porque cuando la calle está diciendo que no quieren que siga gobernando el PP, que el partido más corrupto de Europa esté gobernando nuestro país, eso crea una serie de alarmas y de excepcionalidades democráticas. La exigencia que tenemos como diputados es sacar de las paredes del Parlamento un debate que sólo quieren tener aquí.

¿Cómo valora la petición de Compromís de posponer la moción censura?
Compromís está dejándose llevar a una posición muy táctica, sin comprender que la situación es de verdadera emergencia nacional. Hay cosas que no pueden esperar. Ante una situación de emergencia social como la actual, no se puede continuar esperando: hay que actuar. Hay que estar a la altura de la situación.

¿Teme que la moción de censura termine reflejando una cierta soledad de Unidos Podemos en la Cámara y erosione la imagen del partido?
Quienes se van a quedar solos frente a la gente son quienes no apoyen esta moción. Será muy difícil explica, fuera del Parlamento, por qué se mantiene al PP en el Gobierno, una vez más, con el voto en contra o la abstención a esta iniciativa de Unidos Podemos. Abstenerse o votar en contra de la moción de censura es respaldar, ser cómplices de la corrupción y el saqueo del PP. La moción de censura de Unidos Podemos responde a un clamor social; una vez más la gente va más deprisa que sus gobernantes, una vez más la gente va por delante del Parlamento. No votar a favor de la moción es ayudar a que Rajoy pueda esconderse en el Congreso, que es el último sitio que le queda. 

¿A qué medios siente más cerca Podemos? ¿A quién definiría como sus apoyos mediáticos?
Eso es difícil de reconocer. No creo que haya una fidelidad de determinados medios de comunicación con determinados partidos. Eso no se expresa de esa manera. Creo que los medios tienen su independencia, pero también creo que no son neutrales. Hay determinados elementos que condicionan cierta política mediática. Y en esto hay un elemento muy importante: la publicidad institucional. Es sabido que muchos medios obtienen gran parte de su financiación a través de la publicidad institucional. Y en muchas ocasiones estamos viendo que los ciudadanos no tenemos ningún tipo de control sobre esta financiación. Un ejemplo aparecía estos días: el de la Comunidad de Madrid, que había regado con publicidad institucional a determinados medios como La Razón. El otro día que el gobierno de Susana Díaz es de los que más gasta en publicidad institucional. Y sobre todo se la gasta, aunque no son los que más audiencia tienen en Andalucía, en los medios de Prisa. Quien paga, manda, y un partido que le deba dinero a los bancos no tiene libertad da actuación frente a determinadas presiones. Y con la publicidad institucional pasa lo mismo.

¿Quién elige a las personas que participan en las tertulias de los medios, los partidos políticos o los propios medios?
La relación de los medios con la política es algo muy particular e importante, es algo que traspasa las fronteras en la relación de un partido con otros actores. ¿Por qué digo esto? Porque muchas veces se dice que los medios son el cuarto poder, pero yo creo que son algo más que eso. Son el espacio donde se crea el poder, porque la forma en la que los partidos crean ideas a través de los discursos se hace a través de estos medios. Por lo tanto, en ese diálogo entre partidos y ciudadanos que facilitan los medios, los partidos políticos tienen mucho que decir sobre cómo quieren trasladar sus mensajes. Luego, claro, hay que respetar que los medios diseñan sus espacios. Y no tienen que mandar ni unos ni otros, tienen que buscar un punto intermedio en el que a todos les compense la formulación de esos espacios.

¿Qué espera de la comisión de investigación sobre el PP que está a punto de arrancar?
Depende de la voluntad del PP. Creo que están muy preocupados con todo lo que está sucediendo. Hemos podido escuchar que el presidente Rajoy no va a participar en el debate de la moción de censura. Tenemos que esperar a ver qué ocurre, pero si finalmente no participa y que las apariciones en las comparecencias son cómo estamos acostumbrados, vamos a ver de nuevo comportamientos que son un escándalo.  Y estamos ya demasiado expuestos a la política del escándalo. Cada vez que los ciudadanos pueden confiar en que las instituciones sirven para resolver sus problemas, nos encontramos con que el PP se ríe de ellas.