Sin Maldad / José G. Abad Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1204. 9 de junio de 2017

- - --






Sin Maldad / José García Abad

Paz en el PSOE tras haber ganado
el equipo colorado


FERNANDO MORENO

Contra las profecías jeremiacas lanzadas mayoritariamente desde las tertulias, según me han reconocido figuras señeras del partido, incluso las contrarias a Sánchez, en buena parte también insatisfechos con la candidatura de la presidenta andaluza, Pedro Sánchez es hoy una figura fuerte del PSOE y, probablemente un candidato indiscutible  al gobierno de la nación

Lejos de cumplirse las profecías tertulianas de escisiones en el PSOE si ganaba Pedro Sánchez, el partido aparece en paz, una vez que éste y su equipo colorado haya arrasado en las primarias, dejando la opción de Susana Díaz, la de la prolongación del statu quo, en el lugar que habíamos pronosticado en esta sección sin maldad.

El Siglo ha mantenido en todo este proceso una rigurosa neutralidad y hemos recogido versiones de signo contrario por parte de nuestras ilustres plumas, incluida, con la mayor modestia, la mía. Siempre tuve claro que la militancia estaba mayoritariamente por Sánchez, a pesar de los esfuerzos desplegados contra él por la Gestora, los barones territoriales y los mandarines históricos. Quizás sea la única ocasión en los últimos años en que han estado juntos Felipe González y Alfonso Guerra.

Contra las profecías jeremiacas lanzadas mayoritariamente desde las aludidas tertulias, hoy, según me han reconocido figuras señeras del partido, incluso las contrarias a Sánchez, en buena parte también insatisfechos con la candidatura de la presidenta andaluza, Pedro Sánchez es una figura fuerte del PSOE y, probablemente un candidato indiscutible al gobierno de la nación.

El secretario general en segundo mandato ha actuado tras su aplastante victoria de forma constructiva, sin aplastar a nadie, con mucha mano izquierda, nunca mejor dicho, aunque sin caer en el error de forzar en la Ejecutiva que proponga al 39 Congreso a celebrar el fin de de la próxima semana la incorporación de compañeros contrarios a su proyecto. No procederá a las temidas purgas pero, nos dicen en su entorno, seleccionará un equipo coherente, adicto pero no sectario, en el que desempeñará un papel primordial José Luis Ábalos.

Parece que Pedro Sánchez ha aprendido de su traumática experiencia a partir del bochornoso Comité Federal del 1 de octubre. Y ha tomado buena nota de por dónde se le atacó y por dónde podían haber venido las oposiciones irreductibles tras su victoria. Me refiero a su posición respecto a los partidos independentistas.  

El reaparecido líder defiende en estos momentos, sin mayores problemas, sin los disgustos que le ocasionaron en su campaña de primarias, la compatibilidad de considerar a España como una nación de naciones con la firme defensa del principio fundamental de que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español. Esta afirmación solemne. junto a la negativa de apoyar el referéndum en Cataluña, apoyando en este asunto a Mariano Rajoy, han calmado definitivamente a la facción más jacobina de su partido, un sector con el que Sánchez cuenta con figuras tan relevantes como Pepe Borrell.

Queda la prueba de las relaciones con Podemos, a la que dediqué la pasada semana mi columna titulada: “Éramos pocos y llegó Sánchez”, el mismo título que utilizó dicha formación, que teme que Sanchez les arrebate la tortilla y consolide la hegemonía socialista que Pablo Iglesias intenta obtener prioritariamente. El antetítulo y el título de nuestra portada eran igualmente significativos: “Las propuestas de Sánchez para virar al PSOE a la izquierda sacuden a Podemos”. “Pedro…¿’El Rojo’?”.

Sostenía yo en la citada columna y reitero hoy que el argumentario de Podemos favorece a corto plazo a Pedro Sánchez, que elimina de un plumazo el rechazo que genera fuera y dentro de su partido su supuesta alianza secreta con Podemos.

“Sin embargo –escribía entonces–, planteada la cuestión a plazo más dilatado, se entiende entre los socialistas que, si bien se consolida el PSOE como el primero por la izquierda, sin un acuerdo con Podemos difícilmente alcanzará el poder”.

Firma

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-