Crónicas Marxianas / Julius G. Castle Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1205. 16 de junio de 2017

- - --






Crónicas Marxianas / Julius G. Castle

La ópera de un euro


Ludwig von Kirschen.—  "Nos indica el Banco de España que es un grupo solvente y sin problemas de liquidez. El Gobierno no tiene nada que decir. El futuro del banco lo tendrán que decidir sus accionistas. El Ejecutivo sólo vigilará que se cumplan las normas de competencia"

Anoche soñé que estrenaba una ópera. No tengo oído musical. Pero los sueños, sueños son, como bien señaló Calderón Freud.  

Se titula Die Eineuroper en alemán, idioma del cual tampoco poseo la menor noción (en español,La ópera de un euro.) Está inspirada lejanamente en La ópera de tres centavos, escrita por Bertolt Brecht (en alemán Die Dreigroschenoper).

Mi obra tiene sólo dos actos. Sugiero emitirla después de los telediarios, y financiarla mediante publicidad de un banco en quiebra con este eslogan: “Hacemos realidad tus sueños… y también tus pesadillas”.

Personajes:
Ludwig von Kirschen, ministro de Economía.
Thomas Jefferson, presidente de los Estados Unidos.
Modesto Lafuente, periodista e historiador.
Mackie Navaja, bandolero no financiero.
Groucho Marx, actor y escritor humorístico.

Acto Primero
(Foro financiero)

Ludwig von Kirschen.—  Nos indica el Banco de España que es un grupo solvente y sin problemas de liquidez. El Gobierno no tiene nada que decir. El futuro del banco lo tendrán que decidir sus accionistas. El Ejecutivo sólo vigilará que se cumplan las normas de competencia.

Thomas Jefferson.—  Las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate. Si el pueblo permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos privados, y todas las entidades que florecerán en torno a ellos, privarán a los ciudadanos de lo que les pertenece, primero con la inflación y más tarde con la recesión, hasta que sus hijos se despierten, sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.

Acto Segundo
(Congreso de los Diputados)

Ludwig von Kirschen.—  Era un banco zombi, y ahora tiene posibilidades de competir. No se ha comprometido ni un euro de dinero público, ni presente ni futuro. No ha habido impacto en la prima de riesgo ni contagio al riesgo soberano.

Modesto Lafuente.—  Todas las noches hay en la Bolsa Consejos de Ministros que duran hasta el amanecer. Aquí no hay noticia que no se invente, patraña que no se forja, novedad que no se urda, embuste que no se trame, embrollo que no se teja; todo con el santo fin de que esto suba o baje, se anime o se desaliente, y hacer cada cual su juego a costa de la gente incauta y crédula, cándida y sencilla.

Ludwig von Kirschen.—  No es lo mismo un depositante que los accionistas, que asumen mayores riesgos por tener más rentabilidad. La prioridad ha sido proteger a los clientes con 35.000 millones de depósitos afectados. Había que evitar una situación inadmisible para la economía española, como que no pudieran retirar sus ahorros.

Mackie Navaja.— ¿Qué es una llave maestra comparada con un título accionarial? ¿Qué es el asalto a un banco comparado con la fundación de un banco? ¿Qué es el asesinato comparado con el trabajo de oficina?

Ludwig von Kirschen.—  …Una decisión consistente con los principios que debe tener todo proceso de resolución: que los accionistas y los acreedores sean los primeros en soportar las pérdidas y que ninguno de ellos soporte mayores pérdidas de lo que habría supuesto una resolución mediante concurso de acreedores.

Groucho Marx.—  Algunos de mis conocidos perdieron millones. Yo tuve más suerte. Lo único que perdí fueron doscientos cuarenta mil dólares (o ciento veinte semanas de trabajo, a dos mil por semana). Hubiese perdido más, pero era todo el dinero que tenía. Creo que el único motivo por el que seguí viviendo, fue el convencimiento consolador de que todos mis amigos estaban en la misma situación. Incluso la desdicha financiera, al igual que la de cualquier otra especie, prefiere la compañía.

Firma

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

 

-