Tribuna / Miguel A. Aguilar Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1205. 16 de junio de 2017

- - --






Tribuna / Miguel Ángel Aguilar


La pérdida de la vergüenza y otras pérdidas



Asistimos a la pérdida de la vergüenza y otras pérdidas. Pero, "manzanas traigo", Rajoy quiso presentarse como el adalid de la lucha contra la corrupción

El debate de la moción de censura en el Pleno del Congreso de los Diputados, iniciado a las 9 de la mañana del martes 13 de junio, concluyó a mediodía del miércoles 14 en una votación de resultados aritméticos inapelables: 82 votos a favor, que representan menos del 25% de los 350 escaños de la Cámara, es decir, menos de la mitad de los 176 que habrían sido necesarios para que triunfara, y con 97 abstenciones, 29 más de las registradas el 29 de octubre de 2016 cuando la Cámara otorgó la confianza a Mariano Rajoy y lo invistió como presidente del Gobierno.

Proclamada la insuficiencia de los resultados, cada uno de los grupos ha procedido a interpretarlos en términos de victoria propia o al menos de derrota de sus adversarios.

El Gobierno al que se censuraba le dijeron de todo y por su orden, conforme a sus muchos merecimientos acumulados. Sus componentes sentados en el banco azul se mantuvieron impasible el ademán, haciendo oídos de mercader hasta que en el último turno el portavoz Rafael Hernando, como si estuviera embutido en un traje de neopreno, procedió a embarrar el terreno de juego y una vez más sacó a los de la bancada popular lo peor de sí mismos. Pudo así confirmarse la exactitud del adagio referente al comportamiento multitudinario según el cual "por sus aplausos los conoceréis". Porque sus señorías se esforzaron hasta desollarse las manos aplaudiendo enfervorizados cada uno de los excesos verbales de Hernando de modo directamente proporcional a su graduación de su vileza.

Asistimos a la pérdida de la vergüenza y otras pérdidas. Pero, "manzanas traigo", Rajoy quiso presentarse como el adalid de la lucha contra la corrupción aunque por todos los medios imaginables hubiera intentado en cada uno de los casos aflorados primero, atenerse a la negación de la evidencia; segundo, multiplicar los recursos procesales en aras de dilatar o paralizar los procesos; y tercero, si al final se produce el ingreso en prisión del compañero de partido "en quien tenía puestas todas sus complacencias", ordenar su exclusión de las filas peperas, declarando al encausado una lamentable excepción del pasado y proclamando que "quien la hace la paga".

La pretensión de excepcionalidad es inasumible porque de la suma incesante de casos se infiere que la corrupción orquestada desde Génova 13 es sistémica, como sucedía con la pederastia en la diócesis de Boston que narra la película Spotlight de Thomas McCarthy. Como señalaba un periodista amigo en el programa Más Vale Tarde de La Sexta, deberíamos prepararnos para una comparecencia del presidente Mariano Rajoy exhibiendo como la prueba máxima de su irrefutable compromiso contra la corrupción que todo su gobierno ha ingresado por fin en el establecimiento penitenciario de Soto del Real.

Los motivos que Pablo Manuel Iglesias intenta aducir para arrogarse el triunfo en el espectáculo merecen un análisis detallado al que nos dedicaremos en una próxima ocasión. Ahora baste señalar que el Reglamento del Congreso, al concederle tiempo ilimitado en su condición de candidato a la Presidencia del Gobierno tanto para presentar su programa como para replicar a los portavoces parlamentarios le ha perjudicado gravemente. Discursos de tres horas sólo son aptos para oyentes caribeños. Baltasar Gracián y Maurice Joly ya sabían las ventajas de la brevedad.

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

 

-