Entrevista Germà Bel Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1205. 16 de junio de 2017

- - --

Entrevista / Teresa Carreras  

Germà Bel, diputado de Junts pel Sí

“España es un Estado de Ley, no de Derecho”

El diputado independiente de Junts pel Sí (JxS) Germà Bel habla de la situación catalana poco después de que se conozca la fecha del referéndum que pretende el Govern catalán para el próximo 1 de octubre. Su análisis político es mesurado con un tono, a veces, irónico. Después de lidiar hace años en el Congreso como diputado por el PSC, este profesor, economista y experto en infraestructuras, ve al Parlamento catalán “con demasiado poco poder político para tantas ganas de autogobierno como hay en Cataluña”.  También ve posible un entendimiento entre el PSOE de Pedro Sánchez y Podemos que beneficiará, dice, a la izquierda española.

“Las collejas a Guardiola esconden mucha mediocridad y mucha envidia insana”   “Soy un diputado que no puede usar la palabra libremente porque me podrían imputar”

¿Cómo valora el resultado de la moción de censura?
No la seguí completamente. He leído lo que dice la prensa y lo que vi me pareció una pelea de gallos y no un debate político.   Si hubiera sido como los de Macron y Le Pen, en Francia, me hubiera interesado. Parece mentira que no se vaya a un análisis de los programas de gobierno, que esto es lo que interesa a la gente.

¿Cree que ha existido un intento por parte de Pablo Iglesias de acercarse al nuevo PSOE?
No tengo suficientes elementos para hacer esta valoración. La génesis era intentar pillar al PSOE con el pie cambiado, desde el punto de vista de Podemos. La elección de Pedro Sánchez no fue una sorpresa mayúscula pero sí fue a contracorriente y cambió totalmente la partitura exterior de la moción de censura.

¿Cómo ve al nuevo PSOE de Pedro Sánchez y su influencia con el congreso en marcha estos días?
Creo que entre el acercamiento entre Pedro Sánchez y su programa político y Podemos es más fácil en la situación actual. En la anterior, la animadversión entre Susana y Podemos era declarada. El nuevo PSOE se tendrá que definir en este Congreso sobre la posibilidad de que Podemos quiera escorar alianzas hacia la izquierda. Creo que la izquierda española sí se puede volver a reencontrar pero es un tema que a mí me interesa poco ahora mismo porque ya sabemos cuál será su recorrido. Yo no soy ideológicamente independentista. He trabajado durante 25 años para introducir cambios en la Constitución en el sentido federal. Me he dado cuenta de que es imposible. La sentencia del TC de 2010 extingue a la práctica  el concepto de competencia exclusiva y sin competencias exclusivas no hay Estado federal. Desde Cataluña no se habla de soberanía cultural, sino política.

¿Qué opina de que la Fiscalía pretenda ampliar la querella de las urnas en Cataluña con el anuncio de la convocatoria?
España es un Estado de Ley. No es un Estado de Derecho.

Se lo explico. En un Estado de Derecho hay unas leyes y unos ciudadanos que tienen unos derechos. En este caso las leyes se adecuan a los derechos de los ciudadanos.

En un Estado de Ley, como era el Estado franquista, no existe la separación de poderes. Las instituciones políticas y jurídicas se manipulan a voluntad. La forma de elección en  instituciones como el Constitucional o el Supremo, a través del Consejo General del Poder Judicial, es partidista.

Franco lo decía: “La ley es la ley”.  En el ordenamiento jurídico español no hay ninguna ley  que prohiba debatir cualquier tema en los Parlamentos, A la consellera Borràs la imputan por lo que piensan que tiene intención de hacer.  Por esto se están produciendo prevaricaciones masivas en Cataluña. Se ha imputado a cuatro personas de la Mesa del Parlamento catalán sabiendo que no han infringido ninguna ley. Esto es prevaricación. Yo mismo no me puedo expresar porque me podrían imputar por lo que he querido decir. Hay gente que está prevaricando, pero no me haga decir nombres. Para los europeos que viven en democracia la situación que vivimos en Cataluña es un escándalo.

¿Qué le parecen las collejas que recibió Guardiola de la prensa española en relación a los comentarios en la internacional?
No me sorprenden en absoluto. Las collejas que recibió en la prensa de Madrid son un indicador del impacto que tuvo su intervención allí. Como toda persona que busca la excelencia obtuvo el resultado que esperaba. Busca un efecto y lo consigue. Tenga en cuenta que estas collejas a Guardiola esconden mucha mediocridad y mucha envidia insana.  Compárelo usted con la buena acogida que tuvo en los países con Estado de Derecho que funcionan.

¿Usted cree, como dijo Guardiola, que España es un Estado autoritario?
Sí, sí, sí. Es un Estado que imputa de forma prevaricadora a las Mesas del Parlamento catalán por hacer debates. Un Estado que imputa a nuestra consejera por  su intención de comprar urnas cuando otras Comunidades Autónomas también las han comprado. La definición de un Estado autoritario es aquel en el que no existe el Derecho,  simplemente la Ley. “La Ley es la Ley”, esto viene del régimen nazi y no estoy haciendo comparaciones por lo que me gustaría que constara que no estoy haciendo ningún paralelismo. En cambio, los romanos decían que la Ley es dura pero es la Ley. En el procés catalán se está revelando que hay un Estado dispuesto a hacer todo lo que sea porque, según ellos, hay cosas que son previas a la democracia, como la unidad. Cuando el director de un diario como ABC es capaz de decir: “Antes la unidad de la Patria que la verdad”, yo ya no espero nada de este Estado.

¿Qué le parece la condena del Tribunal Europeo de Derechos humanos a España por el caso Atutxa?
Pues más de lo mismo. Esta condena demuestra una vez más que España es un Estado de Ley. En España las instancias superiores de la Justicia y los poderes institucionales no funcionan.  Suerte que tenemos unas instituciones básicas de la Justicia que sí funcionan adecuadamente y me gustaría que esto constara.

En Europa, todo el mundo sabe que en España la independencia judicial está dañada y que el Consejo General del Poder Judicial no es imparcial. Esto es lo que hace que España sea un país récord en condenas que afectan a los derechos civiles y a los derechos humanos de los ciudadanos del país.  Esta es una muestra más de que España está en  quiebra institucional.

¿Está usted echando en falta que España haga una propuesta a Cataluña?
No, porque no la he esperado nunca y entiendo que no se puede producir. Hace algún tiempo que lo sé. Lo reflexioné en mis libros anteriores. En el libro España capital París, de forma implícita, y en Anatomía de un desencuentro, de forma muy clara.

¿Porqué no se puede producir?
España es un estado muy nacionalista. El nacionalismo es la identificación entre Estado y Nación. Francia, igual que España, se ha preocupado siempre de que haya una única nación. Esto es nacionalismo químicamente puro. Yo no soy nacionalista porque nunca he necesitado un Estado para mi Nación.

Si España hiciera una oferta a Cataluña rompería el mito de la construcción nacional que dice que el Estado y la Nación son lo mismo. En cambio, Canadá o Gran Bretaña, por ejemplo, son países donde la nación está basada en la idea de individuo y territorio. España sigue el modelo francés donde la nación es el pueblo y el Estado hace la Nación.
En España la mayoría de la gente cree que Cataluña fue la región mejor tratada desde Franco. ¿Cómo podrían hacer las instituciones españolas una oferta para mejorar sus condiciones? Si el Estado español hiciera una propuesta las élites clásicas catalanas como son Convergència o el PSC  y la gran banca ya no les garantiza el aprobado.

El Estado no puede reconocer que hay un problema con Cataluña porque sería reconocer la entidad de nación.

¿Cree usted que el presidente Puigdemont tiene que irse a explicar al Congreso?
En mi opinión, como máximo representante, tiene que ir a informar: el ejercicio del derecho a la autodeterminación no puede ser sometido a un Estado, ni el español ni ninguno. El Estado puede usar eventualmente la fuerza para impedirlo. Pero ni las naciones ni la gente tiene que someter sus derechos.

¿Cree que el Rey debería formar parte de la solución?
Creo que a la mayoría de la población española le cuesta tolerar el tema catalán porque está a favor de un Estado como el francés. El Rey no puede ir en contra de lo que quiere la mayoría de la población. No creo que tenga tanto margen. En otras situaciones, un fregao así ha provocado la caída de la Monarquía.

Lo que pasa aquí es que el Rey no es árbitro.  Está actuando de parte y de forma hipócrita. Nadie le obligaba a venir a Girona hace unos años a decir “los catalanes serán lo que decidan ser”. Ahora, a justa ley, debería añadir que en Cataluña han de poder votar porque yo dije en Girona que los catalanes serían lo que quisieran ser”. Las monarquías del norte de Europa han funcionado siempre muy bien. En cambio, en el sur de Europa sólo queda la de España, que se ha revelado como un atasco para la democratización y las reformas institucionales.

El PP dice que repartirá 160.000 dípticos explicando su opinión sobre las pensiones. ¿Que le parece?Esto demostrará que en Cataluña se podrá hacer campaña por el y por el no en igualdad de condiciones. Pero lo que dice el PP es la base de la campaña del miedo. Lo que argumentan es mentira y todo el mundo lo sabe. Todo el mundo sabe que los contribuyentes catalanes pagamos las pensiones de los catalanes y de una parte de los españoles. Todo el mundo sabe que nosotros solos las cubriríamos mejor.  Pero también quero decir que es miserable que nos hagan argumentar en estos términos. Mis suegros son de Málaga.