Tribuna / Carles Campuzano Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1206. 23 de junio de 2017

- - --






Tribuna / Carles Campuzano

Con el Estado o sin él, la Junta de Seguridad se reunirá


Los ciudadanos seguro que no pueden entender que en una materia tan sensible como
es la lucha contra el terrorismo, el Gobierno de Rajoy prime su confrontación con el Gobierno de Catalunya en lugar de promover esa máxima colaboración y cooperación

Es un gravísimo error del Gobierno del Estado no acordar con la Generalitat de Catalunya la celebración de la Junta de Seguridad. Es un escándalo mayúsculo que la Junta de Seguridad lleve ocho años sin reunirse. Según la legislación catalana vigente: “El sistema de seguridad pública de Cataluña se fundamenta en los principios de cooperación, colaboración, lealtad institucional y auxilio mutuo entre las autoridades, administraciones y servicios públicos con responsabilidades en el ámbito de la seguridad, a la vez que prevé también los órganos de coordinación y de participación ciudadana correspondientes, cuya manifestación más elevada la constituye el Consejo de Seguridad de Cataluña.” Un modelo, pues, que necesita de un buen funcionamiento de todos los espacios de cooperación y colaboración. Los retos en materia de seguridad pública hoy son mayúsculos y exigen la máxima diligencia y el mayor compromiso de todos. Los ciudadanos seguro que no pueden entender que en una materia tan sensible como es la lucha contra el terrorismo, el Gobierno del Estado prime su confrontación con el Gobierno de Catalunya en lugar de promover esa máxima colaboración y cooperación. La amenaza del terrorismo fundamentalista es de primera magnitud. Estamos en un nivel 4 sobre 5. Y sólo una buena actuación de los servicios de información puede minimizar el riesgo de atentados. La cooperación entre los servicios de información es imprescindible. A escala europea, claro. Pero con más razón a escala estatal.

Y alguien, de manera legítima, puede preguntarse que se requiera por parte de la Generalitat la convocatoria de esta Junta. Las razones son muy simples y para el Govern catalán son muy evidentes. Se trata de permitir una mayor capacidad de actuación de los Mossos d’Esquadra, la Policía integral de Catalunya, con su  presencia permanente en la tabla de evaluación de la amenaza terrorista y su integración en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco). Además, el Estatut prevé que los Mossos tengan presencia en los foros internacionales en los que participan la Policía Nacional, el tener acceso a la base de datos de la Europol –muy relevante– y el poder realizar las denominadas persecuciones en caliente, habilitando a los Mossos  para llevar a cabo persecuciones en caliente si se sale del territorio de su competencia. Se trata, sobre todo, de facilitar y compartir información e inteligencia para combatir las amenazas terroristas. Todo ello exige la convocatoria de la Junta para abordar estas cuestiones que permitirían una mayor eficacia policial y, por tanto, una mayor seguridad para todos los ciudadanos.

La potestad de la convocatoria de la Junta corresponde al president de la Generalitat; con el Estado hay que consensuar el orden del día y la correspondiente fecha. Desde noviembre del año pasado hasta seis fechas ha propuesto el Govern de la Generalitat al Ministerio del Interior. La actitud del Gobierno no ha sido ni parece ser de recibo.

Pero es que, además, la convocatoria  de la Junta de Seguridad es imprescindible para  certificar  el número de Mossos  existentes, a efectos de la correspondiente  financiación por parte de la Administración General. En un contexto de funcionamiento ordinario y de lealtad institucional, la certificación de la incorporación de nuevos Mossos debe efectuarse periódicamente. Sin embargo, se celebró por última vez en 2009, por lo que el Estado no paga los Mossos incorporados desde entonces. Esta circunstancia  hace que el Estado le deba a la Generalitat  más de 500 millones de euros correspondientes a la certificación de los Mossos nuevos, incorporados desde 2009 hasta el día de hoy.

La Junta de Seguridad de Catalunya se reunirá. Con el Estado o sin el Estado. Si el Estado deja sus sillas vacías va a cometer un tremendo error que los ciudadanos de Catalunya no entenderemos.

Firma

Actual portavoz del PDeCAT en el Congreso de los Diputados. Licenciado en Derecho, trabajó entre 1986 y 1992 en el Departament de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya. Ha sido secretario general (1989-1994) y presidente (1994-1996) de la Joventut Nacionalista de Catalunya, concejal del Ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú (1987-1991), diputado en el Parlament de Catalunya (1992-1995) y diputado en el Congreso desde 1996, además de miembro del Consell Nacional de Convergència Democrática de Catalunya hasta que se refundó en el Partit Demòcrata Europeu Català (PdeCat).

-