Sin Maldad / José García Abad Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1206. 23 de junio de 2017

- - --






Sin Maldad / José García Abad

Comienza la guerra de desgaste contra Sánchez


Los derrotados por Pedro Sánchez han iniciado una campaña solapada, afeando, habitualmente por medio de periodistas adictos, cada decisión que toma el secretario general. La punta de lanza es el diario El País que, editorial en ristre,  no abandona la tentación de tutelar al PSOE, bajo las indicaciones de Rubalcaba

No es ocioso recordar lo que manda en dicho periódico Felipe González. Ni cómo El País trató de domesticar a Zapatero y vetar a Borrell, a quien amenazó con dedicarle un editorial diario si persistía en su candidatura a la presidencia del Gobierno

Los derrotados por Pedro Sánchez no se rinden. Han iniciado una campaña solapada, descarada, o sea, sin dar la cara, afeando, habitualmente por medio de periodistas adictos, cada decisión que toma el secretario general. La punta de lanza, nada solapada, es el diario El País, cabeza de Prisa, que, editorial en ristre, no abandona su condición, o tentación, de tutelar al PSOE.

Es el Prisoe con el que se le ha bautizado justamente, pues no ha cesado a lo largo del tiempo en su propósito de condicionar a este partido, apoyando o vetando a sus dirigentes o aspirantes a dirigirlo, según las circunstancias,  siempre bajo la batuta de Alfredo Pérez Rubalcaba, virtuoso en intrigas.

No es ocioso recordar lo que manda en dicho periódico Felipe González. Ni de cómo El País trató de domesticar a José Luis Rodríguez Zapatero y vetar a José Borrell  a quien amenazó con dedicarle un editorial diario si persistía en su candidatura a la Presidencia del Gobierno.

Me refiero a El País y no al otro medio importante de Prisa, que es la cadena SER, donde Pepa Bueno, la directora de Hoy por hoy, el programa líder de la radio española, mantiene a tertulianos independientes a contrapelo de Juan Luis Cebrián y donde Sánchez recibe un trato justo.

Los ataques editoriales del periódico han movido a socialistas tan distinguidos como Jordi Sevilla a publicar un tuit en el que informaba, supongo que con todo el dolor de su alma, que dejaba de comprar El País. Jordi Sevilla, que fue ministro con Zapatero y colaborador de Sánchez, que tras las negociaciones con Podemos en las que participó reticente, pero lealmente, se mostró crítico con el Sánchez de la primera reencarnación dedicándose a la actividad privada como buen economista que es.

Es El País en lo que se refiere a la prensa, el caso más descarado, pero no el único. Hay periodistas de buena fe pero predomina entre la clase tertuliana un odio africano ante Pedro Sánchez, quizás por venganza porque este contrarió sus profecías de que no se comería una rosca en las primarias.

En algunos casos, se explica la actitud de los que le niegan el pan y la sal por instinto de conservación profesional, por un cauteloso respeto a los códigos de los medios para los que trabajan. Es evidente que los medios de papel son más sensibles a las preferencias del Ibex, inclinadas a favor de Susana Díaz, que a la nueva línea del PSOE.

En realidad, salvo nobles excepciones como la SER, denominada en otros tiempos La Pirenaica en referencia a la  Radio España Independiente de la clandestinidad antifranquista, o la de  los digitales de izquierda, y algún blog meritorio, puede decirse que Pedro Sánchez no tiene quien le escriba, como le pasaba al sufrido coronel creado por Gabriel García Márquez, en una de sus obras más entrañables.

Cualquier decisión tomada por el secretario general en consecuencia con su proclamación de un nuevo PSOE, y por tanto diferente de la línea mantenida hasta entonces, produce rasgados de respetables vestiduras por parte del sector crítico. La mayor parte de tapadillo, con la esperada excepción de la diputada europea Elena Valenciano, la persona de máxima confianza de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Tanto si Sánchez excluye de su Ejecutiva a los barones y a los que conspiraron contra él con malas artes, como que exprese simpatía a los votantes de Podemos, manteniendo por cierto, todas las reservas a sus dirigentes; como que cambie de postura respecto a lo que había decidido el partido en relación con el Tratado de Comercio entre la Unión Europea y Canadá , según anunció Cristina Narbona, la nueva presidenta del partido que no está dispuesta a constituirse en mero florero, haga lo que haga, Sánchez es crucificado por sus críticos y sus apoyos mediáticos.

El mero hecho de que éste ganara el 39 Congreso del PSOE por un poderoso 70 por ciento inusual en las pugnas partidarias que no siguen el modelo búlgaro de otrora, es utilizado de forma torticera por la Contra. El comando Rubalcaba se recrea en resaltar el 30 por ciento que votaron en contra como una desautorización del secretario general.

Firma

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-