La Economía Desde Mi Observatorio / Carlos Berzosa Tiempos de hoy

 
   

                                 Nº 1208. 7 de julio de 2017

- - --





La Economía Desde Mi Observatorio
Carlos Berzosa

Los neoliberales corruptos


Como rector de la Universidad Complutense sufrí los recortes que hizo el Gobierno de Esperanza Aguirre sin previo aviso en el último trimestre de 2008. Tratamos de renegociar y se negaron, lo que me indujo –fui el único que lo hizo– a poner demandas judiciales. La justicia nos ha dado la razón y la Complutense ha ganado más de cien millones de euros


La ideología neoliberal en economía tuvo dos teóricos principales: Hayek y Friedman. Tuvieron que combatir a contracorriente durante treinta años en los que dominó el keynesianismo. Su momento llegó con las dictaduras de Pinochet y Videla. En la década de los setenta aún se pensaba mayoritariamente que estos principios sólo se podían aplicar en dictaduras y no en gobiernos democráticos, pues llevaban consigo  elevados costes sociales que ningún partido se atrevería a asumir debido a que eso le supondría perder las elecciones.

No fue así, sin embargo, y con la victoria de Thatcher en el Reino Unido y de Reagan en Estados Unidos se comenzaron a llevar a la práctica en países desarrollados y con instituciones democráticas. Ninguno de los dos perdió elecciones y fue reelegido. En España, los neoliberales empezaron a tener influencia en la academia y en la política.  El Partido Popular se declaró defensor de este ideario y el PSOE, aunque influido parcialmente, combinó determinadas políticas de corte neoliberal con la expansión del Estado del Bienestar, aunque con limitaciones.

 Una de sus líderes principales, Esperanza Aguirre, se declaró ferviente partidaria de Margaret Thatcher, aunque, debido a sus limitaciones intelectuales, se limitaba a lanzar consignas facilonas sin una clara argumentación. Cuando le llegó la oportunidad de presidir la Comunidad de Madrid trató de llevarlas a cabo, lo que ha traído consecuencias muy negativas para la educación y la sanidad pública, entre otras.

La  gestión no ha podido ser más desastrosa  con la elevada corrupción que ha tenido lugar en esta Comunidad, las tramas que se crearon y sus dos hombres de confianza en la cárcel.  Además de ello, se hicieron infraestructuras innecesarias y sin ninguna rentabilidad económica ni social, se quedaron muchos proyectos sin terminar que han supuesto elevados costes con lo que supone de despilfarro de los recursos públicos. El clientelismo, sus estrechas relaciones con empresarios de reputación dudosa y el amiguismo es lo que ha predominado generando un grave deterioro de la democracia y de la gestión pública.  

De este modo, un gobierno que se declaraba a favor del Estado mínimo y reducir impuestos han utilizado la Administración Pública en favor de intereses particulares enriqueciéndose y favoreciendo la financiación ilegal del partido. Los enemigos de las empresas públicas y favorables a la privatización han usado el Canal de Isabel II para provecho propio  perjudicando los intereses de los madrileños. A su vez, las privatizaciones también les han supuesto enriquecimientos.  Han sacado dinero hasta debajo de las piedras. El escándalo es mayúsculo.

Como rector de la Universidad Complutense sufrí los recortes que hicieron sin previo aviso en el último trimestre de 2008. Fui crítico con estos recortes tanto por la forma como por el fondo. Traté con los otros rectores de las universidades públicas madrileñas de renegociar, conscientes de la envergadura de la crisis, los contratos programa de financiación que teníamos firmados con la presidenta de la Comunidad y encontrar soluciones. Se negaron a ello. Esto me indujo a poner demandas judiciales por incumplimiento de los presupuestos y de los contratos firmados. Fui el único rector que lo hizo; los otros se echaron para atrás. La justicia nos ha dado la razón y la Complutense ha ganado más de cien millones de euros. Una vez que la Complutense empezó a ganar sentencias, las otras universidades siguieron el mismo camino. Todas las han ido ganando. De no haberlo hecho la Universidad hubiera perdido millones de euros y la Comunidad los hubiera utilizado para seguir con la política de despilfarro, capitalismo de amiguetes y corrupción.

Firma

Catedrático Emérito de la Universidad Complutense  y presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado(CEAR). Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense(1984-1998) y Rector de esta Universidad(2003-2011). A lo largo de su carrera docente ha impartido enseñanzas de Estructura Económica Mundial y Desarrollo Económico. Tiene numerosas publicaciones entre las que destacan los libros Los desafíos de la economía mundial en el siglo XXI (Nivola,2002) y los escritos conjuntamente con José Luis Sampedro Conciencia del subdesarrollo veinticinco años después (Taurus, 1996) y La Inflación (Al alcance de los ministros) (Debate, 2012).

-