Televisión Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1209. 14 de julio de 2017

- - --

Confidencial TV / Jorge Vegas


Évole, ¿contra todos? / EUROPA PRESS

ÉVOLE Y EL REFERÉNDUM

Jordi Évole publica en El Periódico un artículo de opinión donde toma posición. "Estoy a favor de un referéndum vinculante acordado entre “los del ” y “los del no”, de una campaña pedagógica, donde haya debates televisivos, para llegar a un resultado que, sea cual sea, todos aceptemos. Creo que esas condiciones no se cumplirán el 1 de octubre. Dudo que haya campaña en favor del no. Dudo que haya debates electorales donde participen los líderes del y los del no (...) La alternativa al quietismo del PP es aceptar un referéndum que, desde mi punto de vista, tendrá un resultado engañoso, porque una parte representativa de la población catalana no se siente llamada a las urnas en esas condiciones. Seguro que será una gran movilización de los del (...) Los que nos hemos posicionado a favor del referéndum acordado y en contra de la independencia (...) lo teníamos asumido. Pero la reacción de algunos sectores del independentismo ante planteamientos que no eran los suyos ha sido muy poco inteligente (...) Ahora nos encontramos ante una partida cuyas normas han escrito ellos, se las han aplaudido ellos y ahora nos piden que el 1 de octubre vayamos a jugar su juego que mola mucho, y que si no vas pues debe ser porque no eres demócrata”. El punto de vista del responsable de Salvados ha sentado mal entre los soberanistas, pero también en el PPC y en Cs. Évole se distancia a la vez de los comunes de Ada Colau y Domènech, que están a favor de un referéndum sólo consultivo y sin fuerza vinculante alguna. 

ÉXITO Y DESASTRE
 La 1 mantiene el share de las primeras semanas de julio gracias a los encierros de San Fermín, con una media cercana al 50%, y el Tour de Francia, que también amplia su éxito a TDT donde ha logrado superar el 5% de audiencia, una cifra notable para ese canal. Por el contrario, La pelu se convierte en un gran fracaso. En su primera semana ha ido bajando desde el 8 al 6%. La tira diaria ha tenido malas críticas en los medios. Estos días son la verdadera "prueba de fuego" para el serial, que podría ser levantado de la programación si no resucita con rapidez, lo que parece difícil por el continuado descenso diario de sus espectadores.

HIBERNADOS
Sorprendente bloqueo en Canal Sur (RTVA) donde desde 2013, con la dimisión de Pablo Carrasco como director general (ahora al frente de Proamagna, la productora del programa de Bertín Osborne primero en La 1 y luego en Telecinco), se funciona con gran provisionalidad. Su Consejo de Administración responde a los resultados de las elecciones de 2008, con el PSOE y PP como líderes. El PP critica el impasse y pide una reducción de miembros del Consejo, y que sus representantes sean profesionales de los medios, para elegir un nuevo director. El PSOE lo acusa de "querer otra RTVE". También Ciudadanos y Podemos, que no están en el Consejo, acusan a los otros partidos de "intentar perpetuar un modelo bipartidista". Llamativo es que Cs sea el partido que ha apoyado al Ejecutivo de Susana Díaz, frente a PP, Podemos e IU, y que este tema siga en el frigorífico desde hace tanto. Mientras los cuatro partidos apoyan un rápido cambio en RTVE con la elección de su presidente por mayoría cualificada parlamentaria (siguiendo el modelo Telemadrid), no aplican ese formato a las autonómicas, con procedimientos de elección de sus responsables muy discordantes y sin visos de cambio.

REY ANTINAZI
Distintos canales de televisión de Escandinavia y una productora alemana han financiado La decisión del rey, un biopic sobre Hakan VII (1872-1957), el primer rey electo de Noruega tras separarse de Suecia, hermano del rey de Dinamarca. Hakan fue elegido en referéndum, y se comprometió a no intervenir jamás en asuntos políticos ejerciendo únicamente la representación simbólica del Estado. Todos sus primeros ministros lo fueron por mandato de las urnas. Tan sólo incumplió una vez ese principio en 1940, cuando Hitler intervino durante la II Guerra Mundial colocando un gobierno títere al mando de Quisling, un filonazi, bajo la amenaza de invadir el país y masacrar a sus ciudadanos. El rey huyó de Oslo, negándose a refrendar ese Ejecutivo amenazando con su renuncia al trono, para luego escapar perdiéndose entre los bosques huyendo de los ataques aéreos alemanes, e instalarse en Londres desde donde encabezó la resistencia contra el invasor. Con este argumento se ha producido un filme de más de dos horas de duración dirigido por Erik Poppe, récord de taquilla en Noruega, nominado a la última edición de los Oscar, y que en agosto aparecerá en las salas españolas. Sus dos personajes principales son el rey y el embajador alemán.