El Acento / Inmaculada Sánchez Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1209. 14 de julio de 2017

- - --



 

El Acento / Inmaculada Sánchez

Homenajes y trampas


En el unitario homenaje a Blanco en Ermua participaron todos los partidos, incluido EH Bildu, quien, además de sus concejales en el consistorio, contó con la presencia de varios parlamentarios autonómicos, incluido Julen Arzuaga, de Sortu (segundo por la izquierda).

Ni el PP del ayuntamiento de Madrid había solicitado previamente a la alcaldesa colocar una pancarta sobre Miguel Ángel Blanco en su aniversario, ni el PP del Congreso había contactado con el PNV para consensuar un comunicado unitario en su recuerdo

El lamentable espectáculo de acusaciones y división política que se ha vivido en Madrid con ocasión del 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco no tiene nombre, pero sí algunos culpables.

En la vizcaína localidad de Ermua, donde Blanco vivía y ejercía de concejal del PP y donde germinó la deslegitimación social de ETA y la unidad de la inmensa mayoría de partidos contra la violencia, todos sus actuales representantes, incluido EH Bildu, homenajeaban el martes pasado, sin tensiones, su recuerdo. Además de dos de sus concejales en el consistorio, los abertzales estuvieron presentes con tres de sus parlamentarios autonómicos más destacados: Julen Arzuaga (Sortu), su actual portavoz en Vitoria y última candidata a lehendakari, Maddalen Iriarte, y el secretario general de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar. Lejos de la ejemplarizante foto unitaria, sin embargo, en la Villa y Corte madrileña parecía que no habíamos aprendido nada en estos 20 años transcurridos. O, tal vez, sí.

En la capital, donde la derecha política y mediática no reprime, ni por respeto a los muertos, las ganas que le tiene a su alcaldesa, Manuela Carmena, a quien deben considerar una ‘usurpadora’ del Madrid que han gobernado durante décadas, el aniversario se ha convertido en uno de los más furibundos y crueles ataques contra el actual equipo de gobierno municipal.

El motivo, la decisión de no colocar una pancarta en la fachada del consistorio con la imagen del concejal asesinado (por cierto, una reclamación de los populares que no han ejercido, que se sepa, en ningún otro ayuntamiento del país, incluido el de Ermua), ha provocado el abucheo de la alcaldesa durante los dos homenajes paralelos que tuvieron lugar en Madrid con dos horas de diferencia. El primero, convocado por el PP municipal madrileño, que mantuvo incluso después de que se conociera el del consistorio como institución. El segundo, el anunciado por el ayuntamiento ante la fachada de su sede central.

El ‘delito’ de no colocar la pancarta que querían, donde querían y cuando querían los populares ha reeditado la infame acusación de complicidad con el terrorismo que tantas otras veces habíamos presenciado en tiempos, sobre todo, de José María Aznar, cuando el PP hizo de la política antiterrorista una eficaz arma de ataque contra el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Las explicaciones de Carmena aludiendo a no destacar a una víctima sobre otras en el nivel institucional no han servido para apaciguar el incendio.

A poca distancia de allí, en el Congreso de los Diputados, también el PP convertía en arma política el aniversario. Proponía un comunicado conjunto de la institución que debía ser firmado por unanimidad de todos los grupos y, tras el fracaso, señalaba a los cuatro vientos al PNV y Bildu como los culpables. Un día después, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, comentaba en TVE que sólo a las ocho menos cuarto de la tarde del martes se habían puesto en contacto con él desde el PP para someterle a la firma un texto unilateral sin tiempo para añadir matiz alguno. Joan Tardà, portavoz de ERC, comentaba minutos después que habían hecho lo mismo con ellos.

Habrá que entender que a los populares se les habrá echado encima la fecha sin tiempo para preparar el aniversario como ellos querían que se conmemorase ni negociar con los demás los términos de las posibles convocatorias. Quizá no lo marcaron en un rojo lo suficientemente llamativo en el calendario… Quizá…


      
  

Firma

Periodista y directora de El Siglo desde 2011, revista que contribuye a fundar, en 1991, formando parte de su primer equipo como jefa de la sección de Nacional. Anteriormente trabajó en las revistas Cambio 16 y El Nuevo Lunes y en la Cadena Ser. Actualmente también participa asiduamente en diferentes tertulias políticas de TVE y de Telemadrid.

-