Tribuna / Julio Rodriguez Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1209. 14 de julio de 2017

- - --

 

 

Tribuna / Julio Rodríguez López

España: la población vuelve a crecer con la inmigración


De la inmigración procedente del resto del mundo destaca la mayor participación de Venezuela, consecuencia clara de la situación por la que atraviesa dicho país

Después de un periodo de cuatro años consecutivos de retroceso, en 2016 volvió a aumentar la población de España. La evolución positiva registrada por la población en el pasado año se debió, no al crecimiento vegetativo, que fue levemente negativo, sino al incremento experimentado por la inmigración. El mayor dinamismo de la economía española, visible en las tasas de aumento significativas del PIB, es un factor estimulante de la inmigración.

A  1º de enero de 2017, según el INE  (“Cifras de población a 1 de enero de 2017”, 29.6.2017), la población española ascendió a  46,5 millones de habitantes. Dicha cifra supuso una variación relativa del 0,19% sobre el año precedente, lo que implicó un aumento neto absoluto de 88.867 habitantes. El crecimiento resultante es consecuencia de un descenso del saldo vegetativo de 259 habitantes y de un aumento de 89,1 miles de habitantes, derivado de una variación migratoria positiva.

La migración exterior positiva fue la consecuencia de un aumento de la inmigración del 21,9% y de un descenso del 4,6% en la emigración. La migración exterior de los españoles fue negativa, por quinto año consecutivo, alcanzando en 2016  un descenso de 23.540 habitantes, mientras que la migración de extranjeros tuvo signo positivo, alcanzando los 112.666 habitantes.

En el saldo migratorio exterior positivo las participaciones más relevantes fueron las de Colombia (16.808), Venezuela (16.269) e Italia (11.238). Rumanía es el país con más presencia demográfica en España (678.098), seguido de Marruecos (667.189) y Reino Unido (294.295). La emigración española se destinó sobre todo en 2016 a Reino Unido (12.705), Francia (9.294) y Alemania (9.503).

 En la variación de la población en 2016 destacó el descenso sufrido por los intervalos de población comprendidos entre los 20 y los 39 años, justamente las edades en las que es mayor el ritmo de creación de hogares. Dicha variación no favorece precisamente la demanda de vivienda.

La variación positiva de la población de España en 2016 estuvo por debajo de la media de la Eurozona (0,4%), donde Grecia (-0,3%) e Italia (-0,2%) registraron las variaciones más negativas. Por comunidades autónomas, los aumentos más destacados fueron los de Baleares (1,35%), Canarias (0,92%) y Madrid (0,80%). Por el contrario, en 2016 experimentaron retrocesos las poblaciones de Castilla y León  (-0,76%), Extremadura (-0,87%) y Asturias (-0,62%).

Persiste el proceso de despoblación del interior de la Península Ibérica, junto al de la costa cantábrica, excluido el País Vasco, mientras se acentúa la concentración de la población en las dos provincias de Madrid y Barcelona, así como en los dos archipiélagos.

Cataluña (24.431), Madrid (17.292) y Canarias (16.893) fueron las autonomías en las que se registró el mayor saldo migratorio exterior. Madrid fue la autonomía que recibió más población procedente de las restantes autonomías (16.519), seguida de Baleares (5287) y Cataluña (3.306).  

De los datos anteriores se deriva que el mayor ritmo de crecimiento económico no ha modificado el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) negativo de la población española en los últimos años. Sin embargo, dicho mayor crecimiento sí que ha acelerado la inmigración procedente  del resto del mundo, donde destaca la mayor participación de Venezuela, consecuencia clara de la situación por la que atraviesa dicho país.

El mayor crecimiento no ha impedido que siga siendo negativo el saldo migratorio de los españoles hacia el resto del mundo, en especial al resto de la Unión Europea, aunque dicho saldo negativo se ha moderado de forma significativa en 2016.   


      
  

Firma

Vocal del Consejo Superior de Estadística del INE. Doctor en CC. Económicas por la UCM (1977). Es Estadístico Superior del Estado, en situación de excedencia, y Economista Titulado del Banco de España, en situación de jubilación. Ha sido consejero de Economía de la Junta de Andalucía, presidente del Banco Hipotecario de España, presidente de Caja de Ahorros de  Granada, presidente del Consejo Social de la Universidad de Granada y gerente de la Universidad de Alcalá de Henares. Actualmente es miembro de Economistas frente a la Crisis

-