Crónicas Marxianas / Julius G. Castle Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1209. 14 de julio de 2017

- - --

 

 

 

Crónicas Marxianas / Julius G. Castle

Lo que nunca te contarán del CNI


El globo sonda típico hipnotiza al personal con fantasías redentoras: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón habrían nacido de una joint venture entre el CNI, la CIA y el gobierno bolivariano de Venezuela

Me entero, tarde como siempre, de que la número 2 del CNI, hermana del ministro Méndez de Vigo, se ha hartado de que el director de La Casa la ningunee. En consecuencia, ha dimitido y se ha refugiado en la Embajada en Beijing, donde se consagrará a las relaciones con los espías chinos.

No cuela.

Alguna vez he comentado que una de mis sobrinas trabaja como becaria en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Sus tareas se reducen a limpiar los discos duros de los ordenadores, tanto de accesos a páginas porno como de citas con fotos falsas, o de apuestas on line. Acumula material sensible, con el objetivo de utilizarlo para subir en el escalafón.
No todos los espías ligan como en las películas. Su trabajo es burocrático, sus peleas se reducen a las típicas de pareja y tienen prohibido imprimir en las tarjetas de visita la profesión de agente secreto. Son tipos como tú y como yo, obligados a no irse de la lengua.

¿Imagináis a un miembro del CNI cruzando los brazos y empuñando esa pistola que se encasquilla continuamente?
—Mi nombre es Bon, Jaime Bon. Y soy de Pedrosillo el Ralo, provincia de Salamanca.

Repito, mi sobrina tiene acceso a información clasificada. Nunca la difundirá entre sus amigas. Como expresa un proverbio oriental: “Si no quieres que un secreto de Estado se sepa, no lo cuentes a nadie”. ¡Y se le ocurre contármelo a mí, cuando estoy bloqueado sin ideas para esta crónica! Qué chiquilla.
Me revela lo siguiente. El organigrama del Centro se bifurca en tres departamentos:

  1. Dirección de Recursos. Genera cortinas de humo.
  2. Dirección de Inteligencia. Lanza globos sonda.
  3. Dirección de Apoyo a la Inteligencia. Graba conversaciones íntimas de altas magistraturas

Las cortinas de humo consisten en inventar un conflicto potente, que distraiga a la opinión pública de sus tribulaciones cotidianas y, por lo tanto, impida revueltas contra el poder establecido.

Las dudas sobre si Cristiano Ronaldo se va o se queda en el Real Madrid constituyen un ejemplo perfecto de la estrategia. Durante semanas las gentes de Cataluña y del resto de España de momento, han estado absortas en la fuga (o no) del goleador luso. En ese tiempo han olvidado que quizás el día de mañana no tendrán jubilación y, encima, deberán pagar la deuda pública acumulada tanto por el gobierno central como por las comunidades autónomas.
Un globo sonda típico hipnotiza al personal con fantasías redentoras. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón habrían nacido de una joint venture entre el CNI, la CIA y el gobierno bolivariano de Venezuela. Cuando se desinflen, otros surgirán. Siempre con el apoyo financiero del Ibex-35. La conspiranoia no sale gratis.

En cuanto al espionaje telefónico, del cual no se libró en su momento ni el Rey Emérito, se ha extendido a las redes sociales.

Nuestras compras innecesarias en Amazon, nuestras charlas insulsas en Facebook, nuestros “estoy llegando” en Whatsapp, se capturan por teleoperadoras robotizadas y se envían por Intranet secreta a un ordenador central en Moncloa.

Un equipo de expertos condensa los millones de datos en tres hojas, con las cuales se desayuna Soraya Sáez de Santamaría. No se las come, las lee mientras toma huevos fritos con bacon, tortitas con nata y café con leche bien cargado.

Con tanta energía y formidable información privilegiada, la todopoderosa vicepresidenta garantiza su futuro. Sabe que Mariano Rajoy cederá a la presión, se trabucará definitivamente en un discurso y dimitirá sin quererlo.

En cuanto a la deserción de Méndez de Vigo hermana hacia Beijing, más que de una cortina de humo o de un globo sonda, se trata de un cuento chino.


      
  

Firma

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

-