Tribuna / Miguel A. Aguilar Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1209. 14 de julio de 2017

- - --

 

 


Tribuna / Miguel Ángel Aguilar


Jugarse el patrimonio


El conseller destituído Jordi Baiget dijo haber sentido respeto al firmar los requerimientos del Tribunal Consttucional sopesando las consecuencias que podría acarrear a su familia. Argumentó que aguantaría ir a prisión, pero en absoluto que su familia se viera perjudicada patrimonialmente

Del dinero dijo el emperador Vespasiano cuando su hijo Tito le criticaba por  lucrarse con los pestilentes urinarios públicos de Roma que pecunia non olet. Frase a partir de la cual Rafael Sánchez Ferlosio inició sus reflexiones hasta componer un libro sobre la economía, la cultura del ocio y el capitalismo. En el frontispicio de los acuartelamientos militares figuraba el lema Todo por la Patria del que presumían hacer norma de conducta quienes servían en los ejércitos.

Pero las aristocracias y las burguesías, tan solícitas para enviar sus hijos al frente cuando estalló la guerra del 36, fueron más precavidas a la hora de poner en riesgo su patrimonio. Muchos se aferraron a eso de que con las cosas de comer no se juega.  

De esa opinión resultó ser el consejero Jordi Baiget, a quien cesó de modo fulminante el president de la Generalitat por atreverse a verbalizar de modo audible las dudas que embargan a tantos recluidos en ominoso silencio. Lo reconoció en un tuit donde declaraba una aversión instintiva a poner en riesgo su patrimonio. A mayor abundamiento el miércoles día 12 podía leerse en Economía Digital cómo Carles Puigdemont vive el desconcierto de no saber dónde mirar porque empiezan a clarearse las filas de los miembros del Govern afligidos como están por el barrunto de daños patrimoniales irreversibles.

Las inhabilitaciones o multas que pudieran sobrevenir a los implicados en un referéndum que se considera ilegal carecerían de importancia en comparación con las investigaciones del Tribunal de Cuentas a través de las cuales se pudiera  detectar quiénes han utilizado dinero público en su organización, de manera que conforme a la doctrina Rajoy-Santamaría quedaran obligados a reponerlo de sus propios bolsillos evitando así penalizar a los catalanes a causa de esos dispendios. El conseller destituído dijo haber sentido respeto al firmar los requerimientos del Tribunal Consttucional sopesando las consecuencias que podría acarrear a su familia. Baiget argumentó que aguantaría ir a prisión, pero en absoluto que su familia se viera perjudicada patrimonialmente.   
  
De un lado queda la tan ansiada fotografía del Guardia Civil con tricornio retirando las urnas, que quiere lograr a toda costa la banda de Puigdemont para estigmatizar internacionalmente al Gobierno Rajoy y significarse de víctima con las calculadas rentabilidades electorales añadidas en una inmediata convocatoria que se considera inevitable. Del otro, la deliberada huída de responder a provocaciones cualquier que sea el plano en que le sean planteadas, de la que viene haciendo gala, impasible, el don Tancredo de la Moncloa. La cuenta atrás para el 1 de Octubre debería inducirnos a pensar en el paisaje para después de esa batalla que se ofrecerá a nuestra vista el día 2 con tantas personas non gratas y tantas otras non gratis mientras quedan sin perdón aquellos que no han tenido la culpa de nada, como escribe Stalislaw Jerzy Lec en sus Pensamientos despeinados.

Mientras, recordemos que quien no para de pisar la ley pocas veces se mantiene firme sobre el suelo y la advertencia a los Quijotes de atacar los molinos sólo cuando soplen vientos favorables. Ahora, el vicepresidente Oriol Junqueras y el consejero Raúl Romeva acaban de recibir el encargo de adquirir las urnas. Veremos quién se las vende. Continuará.

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-