Entrevista Omar Alguita Tiempos de hoy

 
   

                             Nº 1210. 21 de julio de 2017

- - --

Entrevista / M.C.

Omar Anguita, secretario general de las Juventudes Socialistas

“El PSOE debería ser más valiente
en la defensa de la República”

Omar Anguita acaba de dar el relevo a Nino Torre al frente de las Juventudes Socialistas en el congreso que la organización ha celebrado el fin de semana pasada. Este madrileño de 26 años, que apoyó a Susana Díaz en las recientes primarias del partido, explica a El Siglo que ha renunciado a su sueldo como secretario general y que no tiene intención de hacer carrera política, que cuando acabe su mandato de cuatro años seguirá con su vocación de piloto comercial. Su apuesta para que el PSOE vuelva a atraer el voto joven progresista es “sentarnos con ellos y escuchar, en vez de hablar tanto”.


F. MORENO

 “Para llegar a la Moncloa es imprescindible que nos entendamos con Podemos, pero también con Ciudadanos”
  “Los jóvenes están esperando a que alguien les dé la herramienta de cambio. Y tiene que ser el Partido Socialista”

¿Cómo van a ser las Juventudes bajo su mando?
A nivel orgánico, quiero hacer algo parecido a lo que ha hecho Nino, mantenerlas unidas. Y a nivel político, hay que hacer cambios porque tenemos que acercarnos a la juventud, para que nos vean como un referente para cambiar el futuro, no como una organización política más.

Parece que Podemos se ha quedado con el voto joven progresista. ¿Qué le falta al PSOE para atraer el voto joven?
Tuvimos un problema de comunicación a partir de 2010. Somos un partido que tiene más de 130 años y tenemos gente muy válida con más de 50 años, que llevan toda la vida aquí y son referentes para nosotros. Lo que tenemos que hacer es compaginar la savia nueva con nuestros referentes. El problema que tienen los jóvenes es que no ven al partido como una herramienta de cambio. Lo que tenemos que hacer es, en vez de hablar tanto, es sentarnos con ellos y escuchar. Que nos mojen la oreja, que nos digan “os habéis equivocado en esto”. Y nosotros, en vez de buscar la solución fácil, tenemos que escuchar más. Y cuando tengamos localizado el problema, buscar la solución con ellos. Los jóvenes no queremos que nos lo den hecho, queremos participar. Y cuando tienes un partido que sólo te da soluciones pero no te deja expresarte, ese es el error.

¿Hay una ruptura generacional en la sociedad española? Parece que Podemos y Ciudadanos se llevan el voto de las personas jóvenes y PSOE y PP los de los más mayores.
Creo que no, para decir que hay una ruptura tendría que pasar muchos más años y que se consolidase. Ahora es una inercia que llevamos, en la que los jóvenes no están confiando en el partido ni en las juventudes ni en el sindicato, y es importante que la cambiemos. Tenemos un voto joven muy crítico, de aquellos que se sintieron, como yo, identificados con José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y en 2008 volvieron a confiar en él y vieron que fallamos en el Gobierno. No supimos dar una respuesta a la crisis y nos está costando recuperarlo. Pero se debe hacer y tenemos que escucharles. Los jóvenes están ahí, están esperando a que alguien les de la herramienta de cambio. Y tiene que ser el Partido Socialista.

¿Participó en el 15-M?
Participé una vez avanzado, no el día 15, ni mucho menos. Cuando sucedieron las cargas policiales en Barcelona, que fueron bastante duras, me impliqué mucho más. Yo no lo veo como una crítica al PSOE o al PP, era una inercia de unas instituciones que no estaban dando una respuesta a los jóvenes. Participé porque quería cambiar esas instituciones y que fueran más transparentes con nosotros. Los jóvenes no veíamos un futuro prometedor y eso te condena a hacer lo que no quieres hacer. Esa fue mi crítica, quiero poder elegir mi futuro.

¿Por qué cree que Podemos ha conseguido consolidar ese espacio que parece haberle restado al PSOE?
Básicamente, porque ellos copiaron el mensaje del 15-M y se lo llevaron a las instituciones. Pero ellos tuvieron la oportunidad de aplicarlo y no quisieron. No vinieron a cambiar lo que prometieron en el 15-M, vinieron a ocupar un espacio, que legítimamente los electores nos habían dado al PSOE. Tuvieron la oportunidad de poner a Pedro Sánchez en la Moncloa y decidieron votar no, junto con Rajoy. Fueron a unas segundas elecciones creyendo que así superarían al Partido Socialista y lo que consiguieron es que la izquierda perdiera diputados.

Usted va a ser la única persona que apoyó a Susana Díaz con puesto en la Ejecutiva Federal.
El día 21 se acabaron las primarias. No soy de poner etiquetas, no me gusta. Y el día 22, lo que empieza es el Partido Socialista que ha elegido la militancia. Y ahí cabemos todos y todas. Las Juventudes han decidido que yo esté también en la ejecutiva. Yo me voy a sentir cómodo en cualquiera de los sitios porque entiendo que el partido tiene que contar con las Juventudes para coger ese voto joven del que hablábamos antes.

Sin embargo, usted si va a tener una ejecutiva más plural en las Juventudes. ¿Considera que la integración puesta en marcha por Sánchez tenía que haber ido más allá?    
Cuando nos eligen secretarios generales tenemos que tomar decisiones. Y en mi caso, en Juventudes, lo dije, no voy a mirar quién ha votado a quien. Sencillamente, voy a ver tu capacidad para trabajar. Yo tomé la decisión de integrar a todo el mundo que tuviera cosas que aportar a la organización.

¿Cómo valora que Sánchez no estuviera en el Congreso de Juventudes? Porque rompe la tradición de los anteriores secretarios generales.
Es algo natural. Estamos en proceso orgánicos y, como digo siempre, los políticos tenemos la vida política y, luego, la personal. Y hay que compaginarlas. Yo voy a tener unos días de vacaciones porque ya los cogí hace cuatro meses. Hay que compaginar y por eso no tengo ninguna apreciación porque no viniese.

¿Ha podido hablar con él? ¿Le ha pedido algo o usted a él?
Hablé con él el sábado, en el congreso. Fue una conversación muy rápida, porque él estaba de viaje desde Barcelona y, buscamos un momento para celebrar una reunión, que será este lunes.

En el reciente Congreso Federal del partido, Juventudes presentó una enmienda a favor de la convocatoria de un referéndum para decidir el modelo de Estado. ¿El PSOE debería ser más valiente en la cuestión de la República?
Sí, ahí no tengo ningún tipo de duda. Lo que hemos hecho en el congreso del Partido Socialista es abrir la puerta. Hace 20 o 30 años hablábamos de laicidad y el partido no lo veía muy claro. Y ahora, uno de los pilares del partido es la laicidad. Con la República pasa algo parecido. No contemplo ser socialista sin apoyar la República.

¿Ve a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno?
Creo que sí. Estamos mucho mejor preparados que en 2011, mucho mejor preparados que en 2015 y 2016 y, sobre todo, tenemos una fuerza que ha renacido en el partido. Y no es Pedro Sánchez, Susana o Patxi, es que hubo un 80% de la militancia que votó. Eso es lo importante, que el partido está vivo. Es vital que ese 80% siga al pie del cañón para que dentro de unos meses, un año o dos tengamos unas elecciones y podamos ganarlas.

¿Para que Pedro Sánchez llegue a la Moncloa es imprescindible que PSOE y Podemos se entiendan?
Por supuesto, pero no sólo con Podemos, también con Ciudadanos y otros partidos. El tablero ha cambiado. Ya no hay dos partidos que representan a la nación, ahora hay cuatro. Para poder llegar a la Moncloa tienes que pactar con uno o con dos. Para llegar a la Moncloa, entiendo que pactaremos con Podemos, además la posición de Juventudes siempre está en el lado más vanguardista del partido y consideramos que con los que mejor nos podemos entender es con ellos. Pero, evidentemente, tenemos pilares compartidos con Ciudadanos. No se debe vetar a los partidos. Tenemos que sentarnos y buscar no lo que nos separa, sino lo que nos une.

¿Fue un error abstenerse para darle el gobierno a Rajoy?
Fue una decisión que tomó el partido. Yo no estaba a favor de la abstención, pero entendía perfectamente a quienes la pedían, porque unas terceras elecciones quizá eran una locura para el Partido Socialista y, además, le dábamos una fuerza brutal al PP. Con unas terceras elecciones, el PP tendría mayoría absoluta. Todo lo que se hizo entre diciembre y enero: subida del salario mínimo un 8%, quitar las reválidas, no se hubiese podido conseguir. Evidentemente, fue una decisión dura que tomó el Comité Federa y yo, como militante, respeto.

¿Quién es su referente en el partido?
Para mí, quizás sea José Luis Rodríguez Zapatero quizás sea la persona que políticamente más me llenó. Yo viví los encuentros de Vistalegre, que es una de las cosas que me llevaré cuando deje de militar, porque fue algo espectacular. Y Pedro Zerolo ha sido un referente que me enseñó que la política es amar tus siglas por encima de todo y respetar a tus compañeros y compañeras aunque no estés de acuerdo en todo.  Me enseñó que la política no es hablar, es hacer.

¿Y fuera del PSOE?
 No tengo referentes. En todo caso, tengo referentes negativos. Recuerdo con once o doce años las manifestaciones contra la guerra, cuando presidía el gobierno Aznar, como un pueblo se manifestaba contra algo que era vergonzante. Y el PP decidió no hacer caso al pueblo. Ese es uno de los referentes que tengo, el negativo de Aznar y la contestación que dio el pueblo.