Entrevista Ferran Pedret Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1212. 8  de septiembre de 2017

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Ferran Pedret,  portavoz adjunto del Grupo Socialista en el Parlament catalán

“La actuación de JxS no es propia de una democracia”

Aprobada la ley del referéndum en un pleno del Parlamento de Cataluña muy crispado y cargado de acusaciones, el diputado, jurista y portavoz adjunto de los socialistas catalanes, Ferran Pedret, que participó muy activamente en él, explica a El Siglo los argumentos de su grupo. “En el pleno se ha producido una situación abusiva por parte del gobierno de Puigdemont, que ha dado muestras de lo que es una  actitud sectaria”.

“Los independentistas no tienen una mayoría suficiente para dejar sin efecto el Estatuto y la Constitución en Cataluña”

 

“La Diada será un termómetro de la capacidad de movilización de la ANC. Hacemos una llamada a la calma para que no haya problemas de convivencia”

¿Cómo ha vivido un Pleno que ha sido tan crispado?
Han sido más de doce horas  con constantes agresiones a los derechos de los diputados y las diputadas  y así como a la de  la ciudadanía a la que representamos.  Lo viví con mucha calma y, a la vez, con mucha tristeza. El resultado de este pleno deja muy tocada a la institución.

¿La sociedad  catalana sale dividida con estos acuerdos?
Espero que la ciudadanía tenga más seny del que mostramos sus representes en un Pleno dividido. Vimos a una mayoría parlamentaria, que no electoral, que actuó por encima de sus atribuciones. No tienen mayoría suficiente para dejar sin efecto al Estatuto y a la Constitución, en Cataluña. Estamos en una situación muy peligrosa porque la ciudadanía debe saber qué instituciones y leyes son legítimas. Si no, nos encontraremos ante un conflicto social y político de difícil resolución.

¿Cree que el Pleno se centró en cuestiones de forma para no ir a las de fondo?
De las cuestiones de fondo, de la división territorial,  hace mucho tiempo que hablamos. En democracia las formas son muy importantes porque representan las garantías para los ciudadanos. La actuación de la mayoría  parlamentaria que hemos visto no es propia de una democracia, ha sido una situación abusiva. Nuestro grupo ya ha presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) porque se han vulnerado nuestros derechos como representantes electos de la ciudadanía.  Queríamos pedir un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias y la presidenta del Parlamento nos lo impidió. Nos opusimos a la aprobación del texto con toda la fuerza que nos da el Reglamento.

¿Se sumarán a la moción de censura contra el presidente Puigdemont que propone Ciudadanos?
La diputada Arrimadas la anunció para acreditar que era la jefa de la oposición y que podía ser la alternativa. Entendemos que es una iniciativa que nace condenada al fracaso porque la diputada no cuenta con las firmas necesarias para promoverla.  Le hemos dicho lo mismo que le dijimos a Pablo Iglesias. No se puede promover una moción sin hablar antes con los partidos, ni tampoco sin saber qué programa y objetivos hay detrás.

¿Esta convocatoria dinamita la tercera vía que propugna el primer secretario de su partido, Miquel Iceta?
Durante toda la sesión no vimos ninguna voluntad de dialogar por parte de la mayoría parlamentaria. Vimos una actitud sectaria sin contemplaciones. En cada una de las propuestas de la oposición el gobierno catalán pasaba su rodillo parlamentario.  Su concepción de la democracia les llevó a actuar bajo el principio de mayoría parlamentaria. Cuando este concepto no se acompaña de procedimientos y garantías sirve de poco. Nosotros estamos convencidos de que la solución  federal es la mejor para resolver la cuestión territorial pendiente en España desde hace más de 150 años. Pero está claro que en el momento actual necesitamos una solución más estructurada y definitiva.

¿Cree que la propuesta del secretario general del PSOE llega tarde para compensar el aumento del radicalismo?
Como he dicho nosotros llevamos mucho tiempo defendiendo un modelo federal. Si para ir hacia este modelo, con consenso del conjunto de fuerzas del arco parlamentario, es necesario crear esta comisión, pues tenemos que ir hacia esta dirección.  En este momento nosotros no disponemos de una mayoría parlamentaria suficiente para poder impulsar, con nuestra propia fuerza, estos cambios constitucionales. Todos sabemos que esta situación parte de la desgraciada sentencia del Tribunal Constitucional que recortó el estatuto y que significó un fracaso en la estrategia del Partido Popular porque no consiguió anular todos los artículos del texto que pretendían anular. Esto sublevó a la ciudadanía catalana.

En el Pleno vimos a las fuerzas agrupadas en Catalunya Sí que es Pot (CSQP) divididas. ¿Cree usted que los comuns que suman con Podemos  en este grupo están en una posición de  centralidad?
Tienen una actitud muy ambivalente. Como fuerza política aún no están maduros porque son fruto de muchas confluencias entre formaciones y tradiciones políticas muy recientes. Colau dice una cosa y Pisarello defiende que se tiene que participar como acto de protesta por el centralismo del PP, y entre éstas, todo tipo de posiciones. No se posicionan sobre si Cataluña debe ser o no un Estado independiente. Si no tienen una opinión sobre este tema, ¿cómo pueden gobernar Cataluña, cuando éste es un tema central de la política catalana que no desaparecerá en dos días? Iglesias ha dicho cosas muy diferentes sobre el referéndum.

¿El 1-O puede impulsar a Sánchez e Iglesias a organizar a la izquierda española para descabalgar a Rajoy?
Creo que tanto el PSOE como Podemos son conscientes de que han de colaborar de alguna manera. Aunque ya han sumado sus votos en cuestiones programáticas son dos formaciones que proceden de la misma extracción sociodemográfica. Naturalmente, para el líder de la izquierda española un acuerdo en el tema de Cataluña  y de la división territorial es absolutamente trascendente.  La izquierda catalana tiene una tradición de colaboración entre las diversas fuerzas que viene desde los primeros ayuntamientos democráticos.

La propuesta de Pedro Sánchez de una comisión de estudio del asunto territorial en el Congreso parece que es bien vista por Rajoy. ¿Qué le sugiere?
No me consta ninguna declaración del presidente Rajoy en este sentido. Pero creo que si hay buena predisposición por parte del resto de las fuerzas políticas esto sería muy importante. Naturalmente que la opinión del PP como fuerza mayoritaria se ha de tener en cuenta. Nosotros estamos dispuestos a hablar con todo el mundo y estamos tejiendo consensos básicos sobre cuáles son los puntos más relevantes de una transformación constitucional del calibre que pretendemos.

¿Cree que si el 1-O fuese un éxito de participación se podría llevar por delante a Rajoy?
No he reflexionado sobre esto. Parece que Rajoy y su entorno son la quintaesencia del inmovilismo. A veces en política es aconsejable esperar un tiempo para ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Pero esta no puede ser  en ningún caso una actitud por defecto ante cualquier problema y esperar a que el tiempo lo arregle. A veces, el tiempo no soluciona las cosas, y las puede enquistar y envenenar. Creemos que Rajoy y el PP han tenido muy poca capacidad de entender lo que pasa políticamente en Cataluña y en otros puntos de España.  Al PP y al nacionalismo español del que hace gala le puede convenir una situación conflictiva con las instituciones catalanas para sacar un mayor rédito electoral en otros puntos de España. Esta actitud no debe ser la de un estadista responsable.

¿Cree usted  que  en Cataluña habrá  urnas el primero de octubre?
Es posible. Al fin y al cabo una urna es un objeto. Lo más importante son las garantías del procedimiento. Después de la jornada del día 6 vimos que si se realiza el referéndum no será una votación con garantías. La sindicatura electoral que proponen debería ser neutra y velar por las garantías del procedimiento. Y los nombres elegidos, con nocturnidad, y sin dejar opinar a la oposición, son todos de parte. Proclamaron a esta administración electoral sin una mayoría de dos tercios. Yo no iría a votar en unas elecciones controladas por una administración electoral y un escrutinio realizado por partidarios declarados del PP.

¿Cómo ve usted las semanas que quedan hasta el 1-O?
El 11-S, la Diada, será, de nuevo, un termómetro de la capacidad de movilización de la Assemblea Nacional Catalana (ANC).  Claro que habrá tensiones, porque todos los movimientos tectónicos tienen réplicas y contrarréplicas. Tenemos que confiar en la templanza  de todos, especialmente de la ciudadanía a la que hacemos una llamada a la calma y a la tranquilidad. A pesar de que las discrepancias políticas son legítimas, tenemos que intentar que no se traslade a problemas de convivencia.