¡Vaya Gente! Tiempos de hoy

-

 
   

                Nº 1213. 15  de septiembre de 2017

- - --

¡Vaya Gente! / Mara del Prado


La baronesa dice tener ofertas para comprar el Mata Mua de Gauguin / EUROPA PRESS

Carmen Cervera, a por el cuarto museo
de la marca Thyssen

Enterrada el hacha de guerra, la familia Thyssen ha perdido su ascendiente sobre la prensa del corazón. Sus públicas desavenencias y la posterior reconciliación, inmortalizada en unas vacaciones a toda vela en el barco de  la baronesa Carmen Cervera, ha dado paso a un largo y aburrido silencio informativo que ahora rompe la interesada con una portada en la revista Hola.

Con sus hijas Carmen y Sabina y en ausencia de Borja –no hay foto de los hermanos juntos ya sea porque no encuentran el momento para verse o porque no hay exclusiva capaz de costear el precio de esa imagen, vaya usted a saber–, posa en su casa de la Costa Brava para presumir de mellizas; asegura que hablan cuatro idiomas, estudian arte y pintura, tocan el violonchelo y el piano y reciben clases de solfeo, canto y ballet. Pero, además de desmentir un nuevo distanciamiento con su primogénito, lo más jugoso de la entrevista son los términos en que se manifiesta sobre el préstamo de su colección al Estado, un asunto sobre el que tendrá que tomar una decisión antes del 31 de diciembre.

Según declara en las páginas de la revista, su deseo es que los cuadros permanezcan en España a condición de que disfruten de un marco legal que le permita su cesión a otros museos a cambio, dice, de un fee. En castellano, una cuota. Vamos, para disponer de líquido, que ni el barco ni sus propiedades inmobiliarias le dan de comer y, aunque asegura que no quiere vender el Mata Mua de Gauguin, advierte de que las ofertas son tentadoras.

Mientras, sigue difundiendo su ‘obra’ –parte de su colección está presente en la Fundación Thyssen junto a la que el Estado español adquirió al barón Thyssen Bornemisza en 1992– con la apertura de un nuevo museo. Tras el de Málaga y Andorra, en dos años abrirá sus puertas el de Sant Feliu de Guíxols, que contará con 400 obras de su colección privada. Dice que se trata de la colección de pintura catalana de los siglos XIX y XX más completa del mundo. Y la cederá gratuitamente durante otros 20 años.

Al frente estará su sobrino Guillermo Cervera, que se estrenó en los menesteres artísticos en el Museo de Andorra después de haber alcanzado la fama como pastelero. También Borja Thyssen estará implicado en el proyecto. Y la propia matriarca del clan, que parece no tener miedo a mezclar familia con negocios.