Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

-

 
   

                          Nº 1217. 13  de octubre de 2017

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

La OMS los considera una de las diez principales causas de discapacidad

Dolores de cabeza: autodiagnóstico y descontrol

Cada vez más, automedicados, sin un buen diagnóstico y sin tratamiento… Así pasan los días millones de personas que sufren leves, fuertes, constantes u ocasionales dolores de cabeza. Lo asumen, lo padecen y toman, cuando lo estiman y lo que estiman, algo para el dolor. La OMS calcula que más de un 50 por ciento de los adultos los han sufrido en el último año.


Cinco millones de personas en España padecen migrañas, el 12,6 por ciento de la población. 

Los dolores de cabeza o cefaleas están subestimados, se conocen mal y no reciben el tratamiento adecuado, así lo dice la Organización Mundial de la Salud. Jaquecas, migrañas, cefaleas en brotes, tensionales... El dolor de cabeza es un mal que padece casi la mitad de la población adulta cada año y, sin embargo, ni los propios pacientes lo toman en consideración. Es importante consultarlo a un especialista, por lo general un neurólogo, descartar otras enfermedades asociadas al dolor de cabeza, diagnosticar y establecer un tratamiento.

Según el estudio de la Carga Mundial de Morbilidad de 2013 las cefaleas son la tercera causa mundial de años perdidos por discapacidad. Suponen una intensa carga personal, y un constante sufrimiento al que muchos de los afectados se someten muchos días al año, acompañado del miedo al siguiente episodio. Se menoscaba la vida familiar, las relaciones sociales y laborales… Estos dolores son un grave problema de salud pública que afecta sobre todo a la población en edad laboral.

Las causas de este descontrol en los dolores de cabeza son múltiples. En primer lugar los afectados no acuden al médico, pero además en muchos casos el personal sanitario no dispone de las herramientas suficientes para un buen diagnóstico (ni aún suponiendo el 2 por ciento de las causas de atención en el servicio de urgencias).  

Las cefaleas se dividen en dos grandes grupos: las cefaleas secundarias son aquellas en las que el dolor de cabeza es un síntoma de otra enfermedad (una infección, una sinusitis, un tumor o una hemorragia cerebral), siendo por tanto verdaderamente importante acudir a un médico ante dolores de cabeza inusuales: y las cefaleas primarias, el 90 por ciento, aquellas en las que el dolor de cabeza es el único o principal síntoma de la enfermedad. A este grupo pertenecen los dolores más comunes y conocidos, como:

— Cefalea de tensión. Es el tipo de dolor de cabeza más frecuente. El 78 por ciento de la población la padece, incluso los niños pueden acusarla, con una prevalencia menor, de entre el 10 y el 25 por ciento. 

El dolor suele ser moderado o leve, se extiende por la cabeza a modo de banda o casco, y es frecuente que aparezca tras elevados periodos de tensión y muy asociada al cansancio del final del día. Las personas con depresión, ansiedad o con una disfunción de la articulación temporomandibular están más predispuestas a padecerla.

— La cefalea en racimos es poco frecuente. La padecen 1 de cada 1.000 personas y es tres veces más común entre los hombres, especialmente en torno a los 30 años. Se la ha llegado a apodar “suicida”, dada su gran intensidad. El dolor se focaliza alrededor del ojo o la sien y empieza rápidamente. Su duración suele estar en torno a los 30 minutos, pero puede durar hasta algunas horas y puede ir unida a algunas alteraciones físicas de la zona ocular (lagrimeo, caída del párpado, enrojecimiento...).

— La migraña, también conocida como jaqueca, es la estrella de los dolores de cabeza, un dolor episódico y recurrente muy incapacitante, de carácter hereditario.

Se calcula que en España el 12 por ciento de la población padece migraña, cinco millones de personas, de los cuales 1,5 millones además la padece de manera crónica, es decir, más de 15 días al mes.  Las mujeres son tres veces más propensas que los hombres, un 15-20 por ciento, frente a un 5 por ciento entre varones. Se presenta a cualquier edad, aunque con mayor prevalencia entre los 25 y los 55 años.

Aun siendo las cefaleas una de las causas más comunes por las que acudimos a las  consultas de atención primaria, la SEN (Sociedad Española de Neurología) calcula que sólo entre los pacientes de migraña, un 25 por ciento no lo consulta con el médico, y un 40 por ciento estaría sin diagnosticar. La mayor parte de los afectados con migraña se automedica.

“Hay que tener en cuenta que cualquier migraña puede reaparecer de manera crónica o aumentar la frecuencia de las crisis si el paciente no toma las medidas adecuadas para contrarrestar sus efectos, y el primer paso para ello es diagnosticar la enfermedad. Además, al ser una enfermedad de difícil manejo, que precisa realizar de forma frecuente ajustes en el tratamiento, es necesario realizar el seguimiento de esta enfermedad de forma adecuada. Sin embargo, un 53 por ciento de los pacientes que consultan con un médico, abandonan el seguimiento”, explica la Dra. Patricia Pozo Rosich, coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología: “La adhesión al tratamiento por parte de los pacientes es baja. Se estima que un 24% de los pacientes con migraña episódica y un 40,8% de los pacientes con migraña crónica discontinúan su tratamiento. Y esto es fundamental para evitar que la enfermedad empeore y, precisamente, que no se abuse de la medicación”.

La mayoría lo hace por desconocimiento. Los pacientes se conforman con la enfermedad, no acuden al especialista adecuado o desconocen algunos tratamientos efectivos. Para muchos de ellos se trata de un mal conocido ya que sus propios familiares se han visto toda la vida afectados.

La prevalencia de migraña crónica ha crecido en la última década y se espera que siga aumentando. “La presencia de sobrepeso, la vida sedentaria, el aumento del estrés y como consecuencia, la depresión y la ansiedad, van a favorecer que los pacientes que tienen una predisposición genética a padecer migrañas lo hagan de forma crónica”, asegura la Dra. Pozo Rosich.

 

Al Día


Es muy importante que los pacientes con dolores de cabeza recurrentes consulten a su médico de cabecera o especialista.

Déjate ayudar

Es muy importante que los pacientes con dolores de cabeza recurrentes consulten a su médico de cabecera o especialista para diagnosticar y tratar las cefaleas. Un buen tratamiento farmacológico y unas cuidadas conductas y rutinas nos ayudarán a reducir la intensidad y frecuencia de los achaques.

Conocer los síntomas previos, controlar la respiración, la oscuridad, la relajación, todos ellos son buenos consejos para quien padecen migrañas.

Debemos alarmarnos. Debemos acudir a un servicio de urgencias cuando estemos padeciendo una cefalea “como jamás recordamos”, o con síntomas asociados como la visión doble, una somnolencia excesiva, alteraciones del lenguaje, problemas para mover los brazos o las piernas, rigidez en el cuello, náuseas...  Si es así, si presentas alguno de estos síntomas, o lo hace una persona de tu entorno, acude al médico rápidamente o llama al 112.