Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

-

 
   

      Nº 1221. 10  de noviembre de 2017

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gaya

Los enfermos tardan de media siete años en pedir ayuda

TOC: la obsesión llama a la puerta

Los lapiceros están milimétricamente ordenados, por colores; chequea varias veces que no se ha dejado el gas encendido; cada rato se lava tres veces las manos, siempre de la misma manera; sube y baja las escaleras repitiendo la misma palabra y jamás cambia de itinerario por miedo a una catástrofe ... Padece TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo).


Los pacientes que sufren un trastorno obsesivo compulsivo suelen ocultarlo a allegados y familiares por el estigma social. / VERÓNICA GAYÁ

Es una neurosis, un trastorno de ansiedad que invade el cerebro de pensamientos repetitivos, compulsiones y obsesiones, que llega a dominar la vida de quien lo padece. No existen datos oficiales del número de afectados, no requiere ingresos hospitalarios y por tanto es complicada su cuantificación en España; aunque la OMS lo sitúa entre las 20 enfermedades más discapacitantes, con una prevalencia del 0,8 por ciento entre adultos y 0,2 por ciento entre niños. La mayoría convive con él hasta siete años antes de pedir ayuda. No lo cuentan, se avergüenzan, ellos se han convertido en sus peores enemigos.

Los síntomas suelen comenzar en la infancia o en la adolescencia. La perfección escrupulosa, la obsesión por la puntualidad, algunas manías... , pueden ser señales de una edad adulta plagada de miedos y rituales ilimitados. En algunos casos los síntomas se asoman entre los ocho y diez años, muy pocos antes de los cinco, aunque en el mayoría de los casos los síntomas más evidentes se recogen entre los 15 y los 20. Algunos niños desarrollan completamente el
trastorno, en ellos se identifica mejor, se pide más ayuda y en la mitad de los casos se supera.

Son capaces de sentir un miedo real y profundo, aunque ellos saben que es ridículo, irreal, piensan que van a padecer una enfermedad, quizás un ataque al corazón en breves instantes, se han podido contagiar al tocar aquel cubierto en esa cafetería, o puede que se encuentren en este momento en el medio de un ataque terrorista; en el fondo saben que no va a pasar, pero la posibilidad, el pensamiento, los obsesiona.

La ansiedad se calma a base de juegos, de rituales inútiles que van invadiendo la rutina hasta olvidar los objetivos. La obsesión por el perfeccionismo en un trabajo, o por cumplir en él los horarios establecidos les hace incluso perder de vista la finalidad del mismo.

Pueden tardar quince minutos en atarse unos zapatos, treinta en cruzar el umbral, recorrer kilómetros de más para llegar a un sitio pensando que es la ruta más segura. Sólo están cómodos en su bar de siempre, su silla de siempre y a la hora de siempre ... El TOC se está apoderando de su vida. Existen muchos síntomas y muy diversos. Algunos tienen que ver con el orden obsesivo, también se repiten conductas (tragar varias veces saliva, tocar tres veces la puerta, o realizar muecas constantemente), hay gente que acumula cosas, incluso las innecesarias por temor necesitarlas en un futuro, otros se obsesionan por no hacer daño, especialmente a los más débiles, como a niños, mayores o discapacitados. A menudo se crean rituales que hacen desaparecer pensamientos negativos. Por ejemplo, ante el temor de un incendio repentino comprueban sistemática y compulsivamente las medidas de seguridad, aunque también los hay que lo hacen mentalmente, calmando esa ansiedad a base de frases y palabras que se repiten de manera cíclica en su cabeza. La muerte, el daño a los demás o problemas morales son constantes en sus pensamientos obsesivos.

Pero hay esperanza para los afectados con TOC. El SO por ciento mejora con terapia y tratamiento farmacológico, el 10 por ciento incluso lo supera, aunque otro 10 por ciento no es sensible a ella y empeora.

No se debe a malformaciones físicas del cerebro. En él pueden influir antecedentes familiares, incluso hay quien dice que unos padres controladores y sobreprotectores pueden suponer el factor ambiental desencadenante.

Hace pocas semanas, un importante estudio publicado en Nature Communications y llevado a cabo por investigadores del Broad Institute of MIT and Harvard, junto con otras instituciones, anunció que habían encontrado evidencia de cuatro genes que guardan relación con este trastorno. Cuatro genes diferentes que se encontraron en las personas que padecían TOC.

Sugieren que los cuatro genes mutados podrían causar niveles más altos o más bajos de los niveles normales de serotonina, lo que a su vez podría provocar la interrupción de la información según la interpreta el cerebro, causando una anomalía en este circuito cerebral. De ahí que el tratamiento con antidepresivos mejore notablemente a la mayoría de
los afectados. Se trataría entones de una disfunción cerebral subyacente.

Este descubrimiento abre un poco más la puerta a la esperanza. A los enfermos con este trastorno les queda un largo camino por recorrer, de aceptación y lucha, de enfrentarse al miedo, sin evitarlo.

Al Día

Anxiety Free incide en la autohipnosis como método para el control del estrés.

¡Sal!

Cuando este trastorno se ha instaurado en nuestras vidas las manipula por completo. Lentamente va invadiendo cada vez más y más parcelas anulando nuestro día, y nuestra voluntad (real). Es muy importante reconocer el problema, no avergonzarse y tomar las medidas para solucionarlo. La terapia es primordial, el médico determinará si también es
necesario tomar alguna otra medida como el tratamiento farmacológico.

Esta semana hemos rescatado para todos los que padecen ansiedad algunas aplicaciones que les pueden ayudar. Si estás en terapia habla de ellas con tu médico.

Worry Wacht ayuda a calmar los pensamientos reiterados de catástrofes venidera s. Se trata de un diccionario en el que la persona puede escribir lo que le preocupaba, qué cosas creía que podrían pasar y cómo acabó todo. Va guardando datos e identificando patrones y además propone ejercicios de relajación. Cuenta con un código de seguridad y es de pago.

Anxiety Free es una aplicación con lecciones guiadas de autohipnosis para el manejo del estrés, de 90 minutos desarrolladas, por Donald Mackinnon.

Pacífica brinda herramientas diseñadas por psicólogos para tratar el estrés, la ansiedad y la depresión en base a la terapia cognitiva conductual, meditación consciente, relajación y seguimiento del estado de ánimo y la salud. Pretende romper el círculo de pensamiento emoción-pensamiento-acción.

Para disfrutar de momentos relajantes, e incluso para ayudarte a dormir te recomendamos: Relax melodies y Brainwaves dormir & éxito.