Dossieres 1224 Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1224. 1  de diciembre de 2017

- - --

Los Dossieres / Pedro Antonio Navarro

Cataluña, Alemania, ‘Brexit’, citas electorales y los eventos más destacados

La complicada agenda de 2018

La incertidumbre acerca de un adelanto electoral nos perseguirá en los primeros meses del año, en función de los resultados de los comicios catalanes y de la aprobación o no de los Presupuestos Generales del Estado. Más allá de nuestras fronteras, estaremos pendientes de Berlín y de la evolución de las negociaciones de salida de la UE con Londres, además de las ‘sorpresas’ que nos puedan ofrecer Trump, Kim Jong-un, Vladimir Putin y el polvorín de Oriente Próximo. También asistiremos a unos Juegos Olímpicos de Invierno y a un Mundial de Fútbol.

   
Las elecciones catalanas del 21-D a las que concurren de forma destacada Oriol Junqueras (ERC), Xavier Domènech (En Comú Podem) e Inés Arrimadas (Ciutadans), marcarán el comienzo de 2018 entre dudas sobre la gobernabilidad y la incertidumbre de posibles pactos.

En el arranque del año próximo, el foco de la política nacional seguirá puesto en Cataluña. Tras las elecciones convocadas para este 21 de diciembre llegará la constitución del nuevo Parlament y la designación del nuevo Govern de la Generalitat. Una incertidumbre a día de hoy, cuando la mayoría de las encuestas plantean un reparto de escaños similar al anterior a la aplicación del Artículo 155 de la Constitución.

El movimiento independentista ha doblado su respaldo en unos pocos años, y contaba con el 44 por ciento de los votos en los últimos comicios. No son pocos los analistas que consideran que factores recientes, como  el uso de una fuerza excesiva por parte del Estado contra los participantes en el referéndum ilegal, o el encarcelamiento de buena parte de sus líderes podría aumentar el número de apoyos de esta opción, aunque todo está muy abierto por ahora.

Si los partidos proindependencia llegasen a rebasar la barrera del 50 por ciento, aumentarían claramente su capacidad de negociación y, probablemente, se abriría un nuevo panorama. De todos modos, no se descartan otros escenarios, entre los que destaca la posibilidad de un acuerdo entre las fuerzas de izquierda en el que Podemos-En Comú Podem –que defiende un Estado plurinacional, pero no la independencia– podría ser la llave.

El año político será intenso, ya que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy se ha comprometido con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, a afrontar los trabajos para proceder a una reforma constitucional (pese a que últimamente los ‘mensajes’ desde las filas conservadoras tratan de rebajar las expectativas), cuyo primer paso es la creación de una comisión en el Congreso.

Lo que parece claro es que será difícil construir una mayoría lo suficientemente amplia como para someter a referéndum una reforma del Título Octavo –organización territorial del Estado– de la Constitución. Las posiciones de PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y partidos nacionalistas se encuentran muy lejos entre sí.

El PP, hasta ahora, siempre había sido contrario a tocar la Carta Magna en lo referente a este asunto o al modelo de Estado. El PSOE apuesta por un modelo federal, Podemos defiende la instauración de un Estado plurinacional con reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos y una consulta vinculante sobre la Jefatura del Estado, mientras que Ciudadanos ‘pasa por la derecha’ al PP en la cuestión territorial y propone una recentralización.
No parece sencillo lograr el acuerdo suficiente, ya que tanto para alcanzar el modelo federal del PSOE como para promover el Estado plurinacional dentro de la nación española sería necesario el consenso reforzado del Congreso para su aprobación, la disolución de las Cortes y la convocatoria de un referéndum.

Posible adelanto electoral
Si no se alcanzase un entendimiento, no es descartable un adelanto electoral, que también podría venir condicionado por los Presupuestos Generales de 2018. Tras la represión del referéndum del pasado 1 de octubre, el PNV enviaba mensajes de desafección al Gobierno y veladas amenazas de no prestar sus cinco votos en el Congreso –que resultan imprescindibles para conseguirlo– para que el Ejecutivo apruebe los Presupuestos. De sustanciarse esta amenaza, muy probablemente Mariano Rajoy se vería abocado a convocar elecciones generales el año próximo, previa prórroga de las cuentas de 2017 aprobadas en junio pasado.

Pero no está claro que esto suceda, ya que, previamente, el PP había prestado el respaldo de sus nueve diputados el Parlamento de Vitoria para que el Gobierno Vasco obtuviese luz verde para sus propios Presupuestos.
Aun así, no faltan voces, algunas como la del exministro socialista Jordi Sevilla, que considera que “existe una alta posibilidad de que las elecciones generales se anticipen a finales de 2018”.


El fracaso de las negociaciones para formar Gobierno en Alemania hace presagiar una nueva llamada a las urnas en 2018, la opción preferida por la canciller
Angela Merkel.

Berlín y Londres complican el mapa

El hasta ahora ‘estable y firme’ motor de Europa se ha sumergido en la incertidumbre política tras sus recientes elecciones generales en las que nadie conseguía mayoría suficiente para formar gobierno.  La ruptura de las negociaciones para la formación de un Gabinete entre la coalición que lidera Angela Merkel, los verdes y los liberales, podría abocar a la celebración de nuevas elecciones en los próximos meses.

La canciller de Alemania ya ha dejado caer que prefiere nuevas elecciones a un gobierno minoritario tras la ruptura de las conversaciones para formar una coalición. Tras consultar con el presidente Frank-Walter Steinmeier, Merkel ha asegurado estar dispuesta a llevar a su partido, Unión Demócrata Cristiana (CDU), a unas nuevas elecciones, argumentando que  considera necesario un Gobierno mayoritario para la estabilidad en Alemania y Europa.

Pero aún, antes de convocar unos nuevos comicios, Steinmeier ha manifestado su intención de consultar con otros  partidos para ver si se puede construir una coalición de última instancia.

El Partido Democrático Libre (FDP) abandonaba las negociaciones para intentar formar una coalición parlamentaria con el bloque de la CDU, la Unión Social Cristiana (CSU), y la Alianza 90/Los Verdes. Christian Lindner, el líder del FDP, explicaba su decisión porque tras el periodo de conversaciones no existe “ninguna base común de confianza entre los partidos.

De haber tenido éxito, la denominada ‘Coalición Jamaica’ –denominada así por los colores de los partidos involucrados– hubiera contado con 393 de los 709 escaños en el Bundestag -el 55 por ciento del total-, pero después de la salida de los liberales los negociadores restantes solo cuentan con el 44 por ciento de los escaños.

Todo apunta a una nueva cita electoral en los próximos meses en la que la canciller  adoptará la imagen de salvadora de Alemania y se planteará como la única fuente de estabilidad fiable frente al auge de la ultraderechista Alternativa para Alemania. Podría suceder dentro de dos o tres meses y, en esta ocasión también aumentarían las posibilidades de que el SPD acceda a integrar de nuevo una gran coalición –pese al pésimo rédito electoral que le ha otorgado su anterior complicidad con los conservadores-. En ese escenario, Merkel resultaría reelegida de manera segura para el cuarto mandato, para tranquilidad de los mercados.


Theresa May debe hacer frente al objetivo de octubre de 2018 como fecha tope para acotar el ‘Brexit’.

El ‘Brexit’ de nunca acabar
Los negociadores de la UE y de Reino Unido aún no han llegado a un acuerdo sobre tres cuestiones clave del ‘Brexit’que permitan avanzar a la siguiente etapa. Por una parte, la legislación para establecer las condiciones de  la separación de los británicos de la Unión. Por otra, los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y, por último, la frontera de Irlanda del Norte.

Otro escollo no menor es la cantidad de la factura que Londres debe abonar por su marcha. La resolución de ese pago permitiría que las dos partes pasen a asuntos sustantivos de comercio e inmigración posteriores al ‘Brexit’.

No existe una cifra específica exigida por Bruselas, aunque el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya ha hablado de 60.000 millones de euros –otras fuentes llegan hasta los 100.000–.  Hasta el momento, Reino Unido ha ofrecido una cantidad muy inferior. El pago exigido está relacionado con las obligaciones a largo plazo que Reino Unido asumió con respecto a un presupuesto compartido y proyectos de infraestructura cuando era miembro de la UE.
Desde Londres llegan informaciones que sugieren que los británicos estarían dispuestos a aumentar sustancialmente la cantidad ofrecida en un principio para conseguir un acceso comercial preferencial al mercado de la UE, una vez fuera del ‘club’. 
El negociador jefe de Bruselas, Michel Barnier, quiere primero iniciar la negociación de las condiciones de la marcha, y una vez se haya acordado la salida y estén claros los derechos de los migrantes de la UE, empezar a hablar sobre un futuro acuerdo comercial UE-Reino Unido. El Gobierno británico, por su parte, pretende negociar su salida y el futuro acuerdo comercial en paralelo.

Objetivo: acuerdo en octubre
La UE no quiere que las negociaciones se extiendan más allá de octubre de 2018 para que después las dos partes tengan tiempo suficiente de ratificar el acuerdo. En este punto, la UE y Reino Unido coinciden.

Paralelamente se le plantea otro problema a Londres. Tras la salida británica, la presidente escocesa, Nicola Sturgeon, ha planteado un nuevo referéndum sobre la salida de Escocia de Reino Unido, ya que la mayoría de su población votó contra el ‘Brexit’ y por la permanencia en el seno de la UE. La primera ministra británica, Theresa May, por el momento, ha negado esta posibilidad.

Para marzo de 2019, dos años después de que May haya invocado el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el Reino Unido debería haber salido de la UE. Sin embargo, si se llega a un acuerdo antes de esa fecha, podría hacerlo sin tener que esperar a que finalice este plazo.

Pero, tal y como quedaba establecido en los términos de la negociación,  la salida también podría demorarse más allá de los dos años si las partes así lo deciden. El problema es que en mayo de 2019 están previstas las elecciones al Parlamento Europeo y si el Reino Unido todavía está dentro de la UE sería complejo definir si los británicos podrían elegir y presentar a candidatos.

May y los líderes europeos creen que deberá existir un período de transición posterior a que el Reino Unido abandone la UE. No se trata de un período concreto y su duración dependerá de los acuerdos a los que se llegue durante las negociaciones pero se calcula que se darán entre dos o cinco años más a los ciudadanos y  a las empresas para adaptarse a la nueva situación y al acuerdo comercial futuro.


Tensiones fuera de Europa

2018 se antoja también como un periodo determinante en la evolución de crisis que arrancan de este año. La escalada entre Corea del Norte y Estados Unidos podría tomar un camino peligroso después de que Pyongyang se haya negado a detener sus pruebas balísticas y nucleares, mientras que las amenazas bélicas por parte de Washington van en aumento, con el riesgo de convertirlo en un conflicto global.

Del mismo modo preocupa la evolución de los acontecimientos en Oriente Próximo, con la guerra en Siria, la ofensiva contra el Estado Islámico y la tensión en aumento entre Irán y Arabia Saudí, junto al ‘nuevo’ papel de Rusia en la zona. 
Cabe destacar también que el 1 de julio Bulgaria asumirá la Presidencia del Consejo de la Unión Europea de Estonia y que el 11 de noviembre se cumplirán 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial, para lo que ya se están organizando importantes actos conmemorativos.


La continuidad de Nicolás Maduro al frente de Venezuela y la continuación de la revolución bolivariana están en juego en las próximas elecciones.

América vota

El año 2018 está plagado de citas electorales, especialmente en Latinoamérica, donde se juega buena parte de la orientación ideológica futura del subcontinente y se mide la ‘resistencia’ del movimiento bolivariano.

Cuba. Las elecciones a la novena Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba estaban previstas para febrero, aunque los efectos del huracán Irma retrasaban la convocatoria, inicialmente, prevista para febrero. Con toda probabilidad, el retraso será solo de algunas semanas. En la cita se renovarán los escaños de la Asamblea Nacional por un mandato de cinco años. La Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba  es un parlamento unicameral que cuenta con 612 diputados.

La nueva asamblea elegirá al Consejo de Estado  y designará al nuevo presidente del país, ya que el actual, Raúl Castro, dejará el cargo el próximo 24 de febrero, aunque seguirá al frente del Partido Comunista de Cuba hasta el año 2021.

Costa Rica. Elecciones presidenciales, el 4 de febrero y, en caso de ser necesaria una segunda vuelta, el 1 de abril.

Paraguay.
Elecciones presidenciales, el 22 de abril, a una sola vuelta.

Colombia.
El 27 de mayo (primera vuelta) y el 17 de junio (segunda) serán fechas históricas en un país que afronta los primeros comicios tras la firma del acuerdo de paz definitivo entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras medio siglo de conflicto armado. El líder dela guerrilla, ahora reconvertida en partido político, Rodrigo Londoño ‘Timochenko’, le disputará la presidencia otro candidato conservador, ya que la ley electoral (de 2015) no permite la reelección de Juan Manuel Santos –en horas bajas tras su ‘aparición en los ‘Papeles del Paraíso’–.

México.
Tras seis años en el poder, el presidente Enrique Peña Nieto, del PRI, el partido que más años ha gobernado el país tendrá que someterse a la decisión de los mexicanos, pero con otro candidato, ya que no hay opción a la reelección. Por ahora las encuestas le resultan favorables. Tendrá como principal oponente, una vez más a Andrés Manuel López Obrador ‘AMLO’, que seguirá siendo el principal referente de la izquierda en el país. La cita tendrá lugar el próximo 1 de julio.

Brasil.
Las elecciones presidenciales en Brasil están previstas para el domingo, 7 de Octubre de 2018. Esta fecha se corresponde con el primer domingo de octubre, cada cuatro años. En este día se eligen en primera vuelta a los cargos de elección popular de Brasil para el periodo comprendido entre los años 2018 y 2022. Los representantes elegidos son los siguientes: Presidente de la República, un nuevo Parlamento y Gobernadores de los estados brasileños.
En caso de ser necesaria una segunda vuelta la fecha elegida sería el 28 de octubre de 2018, el último domingo del mes. 
Tras el ‘golpe palaciego’ sufrido por Dilma Rousseff a manos de Michel Temer –actual presidente– y sus colaboradores, estos comicios serán la oportunidad de volver a la normalidad institucional, en un pulso entre la derecha –encabezada muy probablemente por el propio Temer– y la izquierda del PT, cuyo candidato será Luiz Inacio da Silva Lula, si la justicia del país no lo impide.

Venezuela.
En el último trimestre, aunque con la fecha concreta aún por determinar, tendrán lugar las elecciones presidenciales. Un momento clave, dada la actual convivencia entre la Asamblea Nacional –controlada por la oposición– y la asamblea Constituyente –aprobada en referéndum y bajo control gubernamental–. La continuidad de Nicolás Maduro al frente del país y la continuación de la revolución bolivariana están en juego.


Raúl Castro dejará la presidencia de Cuba el próximo 24 de febrero.


Más convocatorias electorales

Finlandia. El 21 de enero se celebran elecciones presidenciales.

Rusia. El 18 de marzo habrá comicios presidenciales. Aunque todavía no está confirmado, se da por segura una nueva candidatura al cargo de Vladimir Putin que, con toda seguridad conseguirá la reelección por un amplio margen, a tenor de todas las encuestas.

Italia. El 20 de mayo, tendrán lugar las elecciones legislativas en el país transalpino, en la que serán elegidos los 630 miembros de la Cámara de Diputados y los 315 miembros electivos del Senado de la República para el 18º Parlamento de la historia de la nación. Unos comicios muy importantes también para la UE, ya que tanto el Movimiento Cinco Estrellas, de Beppe Grillo, como la Liga Norte, incluyen en sus programas electorales la convocatoria de consultas populares para decidir si el país continúa en la moneda única y en el seno de la UE.

Suecia. El 16 de septiembre están convocadas elecciones legislativas para elegir al nuevo Riksdag (Parlamento).

Zimbabwe.
Las elecciones generales están programadas para celebrarse entre el 23 de julio y el 21 de agosto. Tras la marcha del presidente  Robert Mugabe, a consecuencia del Golpe de Estado de los militares, el pasado 22 de noviembre, éstos han asegurado que únicamente permanecerán en el poder el resto de tiempo de mandato que le restaba al ya expresidente.

Palestina. Sin fecha concreta, pero a primeros de año, se convocarán elecciones al Parlamento palestino. Los 13 partidos palestinos reunidos en El Cairo en un cónclave de reconciliación nacional, pactaban  la celebración de estas elecciones. Los palestinos no acuden las urnas para elegir presidente desde 2005 y no han votado a sus diputados desde 2006. 

Además de estas citas, también están previstas las siguientes a lo largo de 2018:

Pakistán; 5 de marzo, elecciones al Senado. Sierra Leona; elecciones legislativas y presidenciales, 7 de marzo.

Afganistán; elecciones generales, 7 de julio. Camboya; elecciones generales, 29 de julio. Azerbaiyán; elecciones generales, 17 de octubre.

Con fecha todavía por determinar, pero dentro de 2018, también se producirán elecciones generales en Moldavia y en Togo, además de comicios presidenciales en Mali.

En Estados Unidos, el 6 de noviembre se renovará un tercio del Senado y de la Cámara de Representantes, un momento clave para decidir si Donald Trump continuará contando con mayoría absoluta en ambas Cámaras.   

 


El Mundial de Rusia, entre el 14 de junio y el 15 de julio, será el primero que se celebra en un país de Europa del Este.

Dos citas deportivas imprescindibles

Los Juegos Olímpicos de Invierno, en su XXIII edición se celebrarán en la ciudad de Pyeongchang (Corea del Sur), entre el 9 y el 25 de febrero de 2018. Será la segunda vez que tienen lugar en Asia, tras la experiencia se Sapporo, en Japón.

También podremos vivir la XXI edición de unos mundiales de fútbol. La Copa Mundial de la FIFA (por su denominación oficial) se desarrollará en Rusia entre el 14 de junio y el 15 de julio, convirtiéndose en la primera ocasión en que se celebra en un país de Europa del Este.

La organización confirmaba el uso de 12 estadios distribuidos en 11 ciudades: Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Nóvgorod, Rostov, San Petersburgo, Samara, Sochi, Volgogrado y Saransk, que albergarán los 64 partidos que se han de disputar en el campeonato.