Tribuna / Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1224. 1  de diciembre de 2017

- - --





Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

La pregunta de Puigdemont
a Trapero


Hubo una llamada de Puigdemont al mayor de los Mossos, José Luis Trapero, para saber cómo se comportarían sus agentes si se producía el caso de que vinieran a detenerle. Su respuesta fue que cooperarían con la Justicia. Entonces Puigdemont salió por su propio pie y se encaminó a Gerona. Buenas Noches
  

Era la tarde del viernes 23 de octubre. Desde la noche anterior pendía la oportunidad de convocar elecciones y eludir la Declaración Unilateral de Independencia que se pretendía someter a votación, como al final sucedió en el Parlament. Todos los esfuerzos de lehendakaris, obispos, empresarios y aficionados habían resultado baldíos porque el decreto de convocatoria era facultad indelegable del president Carles Puigdemont, quien después de incesantes dudas había entrado en una incurable aflicción impactado por las deserciones anunciadas en caso de producirse el llamamiento a las urnas.

Ya se había votado en ausencia de la mitad de los diputados. Ya se habían cantado los himnos de rigor. Ya habían llegado los alcaldes a dar la vara. La comparecencia se hizo en la balaustrada sobre la escalera de honor. Junqueras volvió sobre sus creencias cristianas y Puig dijo palabras irrelevantes. Nadie salió al balcón exterior. Sabíamos que sin salir al balcón ni puede anunciarse la elección de un Papa, ni puede proclamarse una república independiente. Había una segunda oportunidad en la Plaza de Sant Jaume. Era de noche y sin embargo no llovía. Un estrado y bafles de gran potencia para emitir música que entrara en resonancia con la masa congregada. En lo más alto del Palau ondeaban las banderas de España y de Cataluña. La señera, no la estelada.

Pasaba el tiempo. Se esperaba que fuera arriada la bandera española y tal vez entregada para que ardiera en un fuego purificador sin odio alguno, a  la catalana, según reitera Joan Tardà. También que apareciera en la balconada central el president de la nueva república independiente para dirigirse por primera vez en esa condición a los que inauguraban ciudadanía y darles cuenta del advenimiento de la independencia. Seguía pasando el tiempo. Se cumplía la canción del “mírala, mírala, mírala, mírala” pero no era la Puerta de Alcalá sino la balconada del Palau de la Generalitat la que veía pasar el tiempo.

Avanzaba la noche sin consignas, se iba notando un desalojo pausado que iniciaban los requeridos por necesidades domésticas. Los más perspicaces dieron en pensar cómo sería desalojado el president Puigdemont, una vez que en Madrid el Senado había aprobado la aplicación del artículo 155 de la Constitución de modo simultáneo a la aprobación de la independencia por el Parlament.

Se pensaba en distintos escenarios. Algunos consideraban que la manera más limpia sería izarle a un helicóptero que se situara sobre el patio de los naranjos al que lo hubieran llevado efectivos de la Guardia Civil previamente desplegados en el Palau. Otros pensaban en que saldría por alguna de las puertas laterales fuera de la escandalera de Sant Jaume y que lo haría en un vehículo de los Mossos d’Esquadra que invirtiera su uso para dejar de protegerlo y pasar a conducirlo ante el juez. Antes, hubo una llamada de Puigdemont al mayor de los Mossos, José Luis Trapero, para saber cómo se comportarían sus agentes si se producía el caso de que vinieran a detenerle. Su respuesta fue que cooperarían con la Justicia. Entonces Puigdemont salió por su propio pie y se encaminó a Gerona. Buenas Noches.

 

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-