El Spinnaker / Graciano Palomo Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1224. 1  de diciembre de 2017

- - --






El Spinnaker / Graciano Palomo

El poder siempre se impone


Europa Press

Mariano Rajoy es de los que piensan que el poder abrasa sobre todo a los que no lo tienen.
Él lo tiene, y lo utiliza con fruición

El acontecer diario en Cataluña deja en evidencia lo obvio: el poder siempre termina por imponerse. Si alguien entre el actual elenco de dirigentes políticos lo sabe, ése es, sin duda, Mariano Rajoy.

El jefe del Ejecutivo es de los que piensan que el poder abrasa sobre todo a los que no lo tienen. Él lo tiene, y lo utiliza con fruición. Por ahí andan los Junqueras, Turull y Rull lamiéndose las heridas y abrazándose al artículo 155 de la Constitución como si fuera la estelada que bordó con sus propias manos Wifredo el Belloso.

Pero también debería saber el presidente que no se puede estirar la cuerda indefinidamente. Hay millones de independentistas que quieren ver su cabeza colgada de una pica, y a la vez, separarse de España. Prueba de su debilidad política es que ha tenido que besar por donde los señores Ortuzar y Urkullu le señalan.

Lo del Cupo
Esto viene de lo anterior. Cualquier bachiller sabe que haber puesto 1.300 millones de euros de pago por los servicios que presta el Estado en el País Vasco es una gabela, una tonsura en honor y loor de los nacionalistas vascos que, como buenos aldeanos, han sabido aprovechar la ocasión propiciada por sus primos catalanes para hacer un corte de mangas al Estado. Ésta es la verdad. Y la verdad es siempre la verdad.

Lo que parece realmente mentira e impropio es que formaciones de izquierda (en especial Podemos) hayan justificado la cacicada en honor “a los derechos históricos del pueblo vasco…”

¡Ah! Y ¿Los aragoneses? ¿Los castellanos? ¿Los leoneses? Cristóbal Montoro –el ministro que conseguirá que el PP pierda el poder a manos llenas– sabe que lo que ha hecho es una indignidad. Él, tan fuerte con los débiles y tan débil con los poderosos. Merece ser cesado al amanecer y dedicarse a defender a Cristiano Ronaldo contra sus propios funcionarios de la Agencia Tributaria.

¡Qué vergüenza!

‘Las seños’ siguen a la greña
No parece que la antigua disputa personal entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la titular de Defensa, María Dolores de Cospedal, que es también (teóricamente), secretaria general del PP, amaine. En modo alguno. Va in crescendo. Lo que resulta patético es la propia posición de su comandante en jefe. Uno de los temas en conflicto son los temas mediáticos que cayeron inicialmente en manos de la vicepresidenta y han resultado un auténtico fiasco. Cospedal consiguió en su día remover a Echenique, el hombre de Soraya en TVE, pero ahora las cosas no parecen ir mejor para el partido en el Gobierno.

Como no hay renovación alguna en el partido en el Gobierno, el detritus amenaza con avanzar. Los capitanes están empezando a perder toda esperanza… Y la paciencia. Es lo que no termina de entender Rajoy.


El Gobierno aprieta a la Iglesia
Lo sucedido en relación con el quilombo catalán y la posición equidistante de la jerarquía católica con el cardenal Ricardo Blázquez a la cabeza no se ha olvidado en el Palacio de la Moncloa. Los tipos que van siempre con el cirio en la mano pidiendo dinero, prebendas, conciertos, etc…, se han retratado. Para empezar, los distintos tribunales que entienden de la competencia están estudiando si el canal católico 13TV ha cumplido y está cumpliendo lo reglamentado cuando se les adjudicó el canal TDT nacional, que tiene un precio de mercado entre los 25 y 30 millones de euros. ¡Va a ser que no! Están que tiemblan los Barriocanal y demás ganapanes eclesiásticos que no han gestionado nunca una mercería y se creen que son premios nobeles. La licencia, por mor de la legislación y normas comunitarias, les puede desaparecer como un panecillo en una sacristía.

 

Firma

Periodista y diplomado en Derecho. Fue director de Información de la agencia EFE y cronista parlamentario de Europa Press, subdirector de El Independiente y redactor-jefe del semanario Tiempo. Durante 37 años ha ejercido ininterrumpidamente el Periodismo en los más importantes medios nacionales y ha sido director de Relaciones Institucionales y de Comunicación en dos de las más importantes multinacionales españolas. Ha escrito catorce libros y actualmente colbora en distintos medios y ejerce como comentarista en TVE, Cuatro, Telemadrid, 13TV o RNE.

-