Entrevistas 21-D / PP Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1224. 1  de diciembre de 2017

- - --

Entrevistas 21-D / Teresa Carreras (Barcelona)

María Sirvent, candidata de la CUP

“Estas elecciones son absolutamente ilegítimas”

Caras nuevas en la Candidatura de Unitat Popular (CUP) para las elecciones del 21-D, ya que su código ético sólo les permite presentarse una legislatura. Se definen como una “candidatura rupturista y de izquierdas”. La número dos por Barcelona es María Sirvent (Terrassa, 1987) portavoz de su partido en el Ayuntamiento de Terrassa. “Nosotros no vamos a obedecer a un marco vigente que nos impida mejorar las condiciones de vida de la gente”, señala.


S. Ruiz

“No iremos al Parlament a gestionar el autonomismo”

 

“Pretender un referéndum pactado en el actual contexto es una entelequia”

Cómo afrontan estas elecciones del 21-D?
Para nosotros son unas elecciones impuestas por el Estado. Rajoy aplicó el 155 e inmediatamente convocó las elecciones en un contexto de represión brutal. Nosotros afrontamos estos comicios como una herramienta más para desplegar la voluntad popular que se hizo efectiva el 1-O.

¿Qué opinan de estas elecciones, habiendo candidatos actualmente en la cárcel?
Para nosotros son absolutamente ilegítimas.

Si las consideran ilegítimas… ¿Por qué se presentan?
Es una herramienta más, útil para desplegar nuestro proyecto político que está en consonancia con los resultados el 1-O y con la manifestación del 3-O.

Usted procede del ámbito municipal y es concejal en Terrasa. ¿Cómo están las cosas en su ayuntamiento después de la sonada dimisión del alcalde socialista Ballart por estar en contra del apoyo del PSOE al 155?
El PSC se ha quedado gobernando en minoría después de la dimisión del alcalde y cinco concejales, decisión que yo encontré coherente. Presentamos una alternativa que no prosperó. En Terrassa se producen tres desahucios semanales. El alcalde Jordi Ballart se opuso al 155 y denunció que su propio partido, el PSC, le presionaba para que no procediera a la municipalización del agua. Estamos hablando de la tercera ciudad de Cataluña y el agua estaba en manos de la multinacional Agbar. Cuando el alcalde, ante la propuesta de la CUP, Terrassa en Comú y ERC en base a las peticiones de la Taula de l’aigua decide devolver al pueblo lo que es del pueblo para gestionarlo en beneficio de todos, recibió muchas presiones locales. También las recibió de fuera de la ciudad y de su propio partido, como él mismo explicó. Ballart decidió ponerse al lado de la ciudadanía. No lo escucharon y por esto dimitió.

¿Cree usted que Puigdemont tenía que haber convocado las elecciones?
No, para nada. Convocar unas elecciones en el marco del autonomismo hubiera sido desobedecer la voluntad popular expresada el 1-O y que fue apoyada masivamente.

La exdiputada Anna Gabriel mandó al expresidente Mas “a la papelera de la historia”. ¿Cómo valoran aquel episodio?
Con el tiempo la gente ha podido ver que aquella decisión, que se tomó en asamblea, respecto a la figura de Mas fue muy adecuada. Nos ha llevado a muy buenos resultados. Hemos demostrado que durante todo este tiempo hemos trabajado por la consecución de una república que nos permite avanzar en derechos civiles y políticos para todos los catalanes hayan votado una cosa u otra.

A usted en Madrid se la conoce por romper una foto del Rey. ¿Que consideración le merece aquel acto?
Fue un acto político de solidaridad con unos compañeros. Era una acción de desobediencia contra un Estado que estaba reprimiendo la libertad de expresión.

¿Lo volvería a hacer?
Si lo creyera conveniente por cualquier motivo y fuera necesario hacer un acto de disidencia política u oponernos al orden constitucional establecido, sí. Lo volvería a hacer.

¿Con qué programa se presentan a las elecciones?
Es muy completo. Tiene dos ejes básicos: Despliegue de la República y ruptura automática con el Estado. Rechazo al retorno del autonomismo. A partir de aquí buscaremos los caminos.

El PDeCAT y ERC están preparando un programa común de nueve puntos. ¿Finalmente lo asumirán ustedes también?
Se está trabajando. Queremos llegar a un acuerdo en estos puntos pero creemos que fuimos mucho más allá con los documentos aprobados el 27-S en el Parlamento. Es cierto que es importante ensanchar las bases del independentismo.

La idea básica es que la ruptura ya no es una opción. Y sí lo es la negociación y el diálogo. ¿Lo comparten?
Nosotros siempre hemos querido dialogar. Pero con el Estado español nunca ha existido esta posibilidad. Se han negado sistemáticamente y han contestado con represión. Por esto nosotros trabajamos para poner en valor la República como instrumento de emancipación social. Para nosotros es la única manera de defender una sociedad que se ve partida por la pobreza en un momento en el que mientras las empresas multinacionales se enriquecen a costa del erario público estamos viendo cómo las clases populares se empobrecen.

Las encuestas dicen que si no hay mayoría independentista, la llave la tendrían los comuns de Xavier Domènech. ¿Estarían de acuerdo con el referéndum pactado que pide?
Claro que querríamos un referéndum pactado. No le voy a negar que hubiera sido ideal que se hubiera producido este referéndum pactado. Nos gustaría estar en un contexto jurídico, económico, político e institucional que fuera democrático. Pero este no es el contexto actual. En el Estado español no se respetan los mínimos derechos políticos sociales, ni políticos de las personas. Pretender un referéndum pactado en este contexto para nosotros es una entelequia.

Piden también un acuerdo ERC, PSC, comuns. ¿Cómo lo ven?
En la CUP, como en la mayoría de temas, será la militancia quien decida después de un debate político. Vista la aritmética de los resultados serán los militantes de la CUP los que, en función de nuestras líneas políticas, dirán cuáles son los pactos que podemos asumir. Siempre estamos dispuestos a hablar.

Puigdemont, al presentar la candidatura de JxC, pidió a Rajoy y a la UE que acepte los resultados. ¿Están de acuerdo?
Nosotros, como sujeto político defendimos y nos autotutelamos un derecho en la calle porque existe un Estado que no nos lo garantiza. Ya se ve. Este es el derecho a la autodeterminación. Al negárnoslo tuvimos que defenderlo en la calle mediante la organización popular. Las CUP desde el 2012 no estamos en las instituciones para gestionar la autonomía. Nosotros no vamos a obedecer a un marco vigente que nos impida mejorar las condiciones de vida de la gente.

Después de una crisis interna en Podem, Albano Dante Fachin ha presentado su plataforma Som alternativa. ¿Cree que de aquí les pueden venir algunos votos?
No sé si nos van a venir votos. Lo que sí es cierto es que estamos muy cerca. A pesar de que no cristalizó un pacto de listas electorales porque tuvimos poco tiempo sí que compartimos posiciones políticas. Para nosotros es más importante que puedan estar en los espacios de participación política, si nuestros compañeros lo estiman oportuno y la militancia lo cree conveniente. Es evidente que con ellos compartimos parte del análisis.

¿Ve a su candidato Carlos Riera presidente del Govern?
Veremos cuál es la aritmética parlamentaria. Somos un equipo. Trabajamos desde una dinámica totalmente horizontal y asamblearia. Si se da la circunstancia lo tendrá que decidir la militancia. Lo que le puedo adelantar es que no iremos al Parlament a gestionar el autonomismo.

¿Cómo espera que sea la campaña electoral?
No lo sé. Desearía encontrarme en un contexto democrático, en el que nadie tuviera que estar en la cárcel por defender sus ideas o por poner en cuestión el marco normativo. Somos un sujeto político y nos gustaría vivir en un país que tuviera normas para mejorar la vida de la gente y no al revés. Desde que estamos en esta supuesta democracia hay muchos que no pueden expresar sus ideas. Podríamos hacer una lista enorme. Y esto no me gusta. Lucharemos para cambiarlo.

 

 

 

-