Entrevistas 21-D / PP Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1224. 1  de diciembre de 2017

- - --

Entrevistas 21-D / V. M.

Xavier García Albiol, candidato del PP a la Presidencia
de la Generalitat de Cataluña

“Esperemos que el PSC esté, al final,
con los partidos sensatos”

Candidato del PP a la Presidencia de Cataluña, Xavier García Albiol confía en aprovechar la ocasión “que nos brindan las elecciones de Rajoy” para construir una alternativa en Cataluña con la que “curar las heridas” y centrarse “en lo que importa”. Por eso espera que el PSC aprenda de “experiencias fallidas” con ERC y los comunes y esté “con los partidos sensatos”. Sobre la situación judicial de los candidatos independentistas, señala que “los tiempos judiciales no son los tiempos políticos”, y preguntado por la posibilidad de que el 21-D se resuelva con una mayoría soberanista, dice que la solución al problema “generado por los separatistas” pasa por “dejar de insistir en derrocar la democracia, el Estatuto y la Constitución”.


S. Ruiz

“A estas elecciones se han sometido los que declararon la República de las cuatro horas”

 

“Cuando haya Gobierno tendremos ocasión para cerrar heridas”

 

¿Qué cree que ha pasado desde que Miquel Iceta se situara con usted tras la pancarta de Societat Civil Catalana en la manifestación del 29 de octubre en defensa de la unidad de España y ahora diga que no va a investir a un presidente de derechas?
Quien tendría que explicar esto es el Partido Socialista, que hace unos meses quería formar gobierno en España con Ciudadanos y apoyado por Podemos. Me da la impresión de que a Pedro Sánchez le sale de dentro volver al no es no. Sobre el PSC sólo puedo decir que un día dicen una cosa, al día siguiente otra, y finalmente una tercera cosa. Esperemos que al final estén con los partidos sensatos, porque sumando vetos sólo estaríamos facilitando que los de siempre mantengan el poder. La situación es suficientemente grave y requiere más coherencia y menos bandazos.

También ha dicho Iceta que no hará presidente a un candidato independentista. ¿Cree usted que el PSC tiene ya definido su apoyo?
Nosotros creemos que los partidos sensatos tenemos la responsabilidad y la demanda de nuestros votantes de ponernos de acuerdo en cuestiones fundamentales. El partido o partidos que se equivoquen lo va a pagar muy caro. El Partido Socialista debería aprender de sus anteriores experiencias fallidas con ERC y del reciente desastre con los comunes de Colau en el Ayuntamiento de Barcelona.

¿Cómo es su relación con Inés Arrimadas? ¿Da por descartado un respaldo mutuo tras el 21-D?
Tenemos la obligación de trabajar para que la alternativa sea posible. Pero yo puedo hablar por el Partido Popular.

¿Sería una condición de investidura que usted entre a formar parte de su Gobierno o viceversa?
Yo me presento para ser presidente de la Generalitat. Y creo que la firmeza de convicciones, la capacidad de gestión y nuestra experiencia de gobierno son un buen aval.

¿Qué propone usted en estas elecciones?
Lo más importante es aprovechar la ocasión que nos brindan las elecciones de Rajoy para construir una alternativa con partidos sensatos, que más allá de sus legítimas diferencias trabajen por restaurar la cordialidad entre los catalanes, para curar las heridas en la sociedad, para centrarnos en lo que importa, que es la vuelta de las empresas que se han ido, la recuperación económica, que las empresas creen más y mejor empleo, mejorar la calidad de los servicios públicos de educación y de sanidad, y acabar con el odio subvencionado en los medios de comunicación que pagamos todos los catalanes.

¿Va a contar con Mariano Rajoy? Después de haber activado el artículo 155 de la Constitución, ¿el presidente del Gobierno suma o resta en esta campaña catalana?
El presidente Rajoy ha tenido la inteligencia y el coraje para tomar las decisiones que había que tomar, cuando tenía el apoyo del PSOE y de Cs, y hacerlo de la forma más eficaz para darnos a los catalanes la oportunidad para volver a la normalidad. Ahora el reto está en nuestras manos. Y estoy seguro de que tendrá una presencia importante en la campaña porque éstas son las elecciones de Rajoy y son unas elecciones autonómicas a las que se han sometido todos los que habían declarado la República de las cuatro horas.

En vísperas de la DUI, los empresarios catalanes emprendieron una estampida que provocó, en buena medida, su fracaso. Considerando el crecimiento que estos últimos años ha experimentado el independentismo, ¿esta reacción debería haberse producido antes de la fractura social a la que ha llegado Cataluña?
CiU pensó en 2012 que tomar la bandera separatista lo podía salvar del desgaste que estaban sufriendo los gobiernos democráticos en todo el mundo como consecuencia de la crisis de 2008. Tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto en 2010, CiU no tenía problema para pactar con el PP en Madrid y en Cataluña. Es a fines de 2012 cuando CiU decide apuntarse a la competición de quien pone más esteladas y se lanza al monte. España no se ha roto. Pero ha destruido CiU. Ha hecho desaparecer a Unió y también a Convergència, porque ahora no es que haya cambiado de nombre, es que la lista de Puigdemont no lleva candidatos del PDeCAT en puestos de salida, sino que están en Bruselas, en prisión o son independientes. La verdad es que se ha cargado a su propio partido.

Esta va a ser una campaña atípica, con un candidato en Bélgica y otro en la cárcel o en libertad condicional, si hay novedades judiciales. ¿Le preocupa que eso pueda jugar a su favor o por el contrario perjudica a Junts per Catalunya y a ERC?
Los nacionalistas si algo saben hacer es victimismo. Pase lo que pase. O por lo que pasa o por lo que no pasa. Los tiempos judiciales no son los tiempos políticos. Y la Justicia en España actúa con independencia. Porque en España los jueces y los fiscales no los ponen y los quitan los partidos como se proponía en la Ley de Transitoriedad. Estaría bien que dejasen de hacerse las víctimas y expliquen por qué han dicho tantas mentiras.

¿Qué le parece que Carles Puigdemont pueda aparecer en los mítines como un holograma?
Lo mismo que proponga un referéndum para abandonar Europa o sus amigos sean personajes tan peculiares. El único líder internacional que ha mostrado apoyo al movimiento separatista catalán es Nicolás Maduro. Lo acompañan personajes como Julian Assange y Edward Snowden, que en ningún caso pueden ser considerados líderes políticos.

Y si regresa a España antes del 21-D, ¿debería ser detenido?
Yo soy político. No soy ni juez ni fiscal.

Si vuelve a haber mayoría soberanista el 21-D, ¿qué espera que ocurra? ¿Seguirá activo el 155 o Gobierno y Generalitat deben alcanzar ya una solución pactada a la situación de crisis institucional, económica y social que existe en Cataluña?
La solución al problema que han generado los separatistas pasa por hacer políticas sensatas y dejar de insistir en derrocar la democracia, el Estatuto y la Constitución. Cuando haya Gobierno tendremos ocasión para cerrar heridas, confiar en la Justicia y reconstruir nuestra economía y el bienestar que hemos perdido.