Suplemento Especial / Tribuna PSOE Tiempos de hoy

-

 
   

Suplemento especial
1  de diciembre de 2017

- - --

Suplemento Especial / Tribuna

España debe recuperar su liderazgo en el escenario internacional

Héctor Gómez, secretario de Relaciones Internacionales del PSOE

 

 

 

 

 

“Debemos reubicar a España en un escenario global con mayor poder decisorio en la defensa de la democracia y los derechos humanos”

“La proyección de España en el exterior, y desde luego, en nuestro propio país, pasa por ofrecer unos servicios públicos de calidad”

 

España, Europa y el conjunto de la Comunidad Internacional dibujan en la actualidad un escenario geopolítico que hace que nos encontremos en un momento relevante en la Historia. Por este motivo, desde la Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Socialista Obrero Español, que lidera el secretario general Pedro Sánchez, consideramos imprescindible y urgente que España adquiera el papel y la relevancia que merece en el contexto internacional.

España es un país que ofrece un extraordinario abanico de posibilidades y oportunidades en el contexto internacional. Además de ser un destino turístico líder en el espectro mundial, las relaciones comerciales, de cooperación al desarrollo, humanitarias, de defensa y la relevancia de nuestro país en organizaciones europeas y de carácter mundial nos permite afirmar que estas potencialidades deben ser maximizadas y, por ende, debemos reubicar a España en un escenario global con mayor poder decisorio en la defensa de la democracia, de los derechos humanos y los procesos de paz.

Nos preocupa especialmente las crecientes desigualdades, la inestabilidad geopolítica, el terrorismo yihadista, los retrocesos en derechos humanos, el cambio climático y los incipientes populismos nacionalistas que dibujan un escenario que obliga a los Estados a trabajar en todos los ámbitos de la política; especialmente la cooperación internacional y la unidad deben prevalecer entre los principales retos que hemos de afrontar como países inmersos en un escenario complejo y cambiante.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea en el referéndum del Brexit han cobrado especial relevancia en el tablero internacional y, como tal, figuran entre los principales retos que debe afrontar nuestro país.

En Europa debemos afrontar una realidad en la que se hace imprescindible los liderazgos capaces de potenciar la acción conjunta de los Estados miembros. En este sentido, uno de los aspectos que fundamentará el futuro de la socialdemocracia europea pasa por encontrar el equilibrio necesario y la gestión de los movimientos migratorios. Se trata, en definitiva y en primer lugar, de potenciar el débil desempeño de España en el escenario internacional en materia de políticas de cooperación al desarrollo, así como la participación en el proceso de democratización de sus instituciones y la profundización en el proceso de integración hacia una Europa federal.

Cabe recordar que la Estrategia Global para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea recoge que “la UE fomentará un orden mundial basado en normas, con el multilateralismo como principio esencial y articulado en torno a las Naciones Unidas (...) Mediante nuestro peso combinado podremos promover normas acordadas para contener las relaciones políticas basadas en el poder y contribuir a un mundo pacífico, justo y próspero”.

Otro de los aspectos a considerar son los lazos que unen nuestro país con Latinoamérica y las potencialidades que ofrece el continente africano. El nuevo Plan África debe ofrecer el marco de actuación de nuestro país para fortalecer los vínculos de conexión, comunicación e intercambio en todos los ámbitos con África.

Y dada la repercusión que está teniendo fuera de nuestras fronteras, no podemos pasar por alto que hemos vivido recientemente una realidad en nuestro país que ha puesto en riesgo el Estado Social y Democrático de Derecho, una deriva independentista del gobierno de Cataluña sin fundamento ni amparo constitucional. Esta realidad vivida ha permitido detectar debilidades y fortalezas en el ámbito de la política exterior de nuestro Gobierno, y en este punto debemos analizar y corregir la estrategia de proyección de la imagen exterior de nuestro país y de la propia acción de gobierno, que debe ser proactiva y claramente más ágil, de tal manera que España se perciba como un país que destaca por sus valores de paz, igualdad, progreso y democracia.

Para lograr este objetivo, España debe profundizar en el modelo de país en relación a la infraestructura territorial. Ello requiere un análisis pormenorizado, justo lo que está impulsando el PSOE en el Congreso de los Diputados mediante la creación de una comisión de estudio sobre el Estado autonómico, que debe ofrecer alternativas para potenciar nuestra estructura institucional y social que nos permita afrontar los retos a los que debemos enfrentarnos las próximas décadas.
A pesar de la realidad socioeconómica que aún presenta nuestro país, fruto de la crisis económico-financiera con impacto global que nació en 2008, tenemos la obligación desde el Partido Socialista Obrero Español, y lo estamos haciendo, de ofrecer alternativas al desarrollo de nuestro país.

La proyección de España en el exterior y desde luego, en nuestro propio país, pasa por ofrecer unos servicios públicos de calidad en el ámbito sanitario, educativo, de políticas sociales, igualdad, integración, etc… Igualmente, trabajamos para ofrecer un escenario económico cargado de oportunidades, para potenciar la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y este nuevo marco de oportunidades venga determinado por la sostenibilidad y el equilibrio social y económico. Es oportuno y necesario destacar que se pueden y deben potenciar los servicios públicos sin cercenar los derechos y las oportunidades de la ciudadanía, de igual manera que se pueden equilibrar las cuentas públicas y mantener un sistema público fortaleciendo el Estado del Bienestar.

Sin olvidar que la obligación del Gobierno de España también pasa por centrarse en fortalecer la estrategia de retorno del talento que ofrecen los ciudadanos y ciudadanas que abandonaron nuestro país por falta de recursos y oportunidades, para que tenga la posibilidad de regresar a un país mejor.