Suplemento Especial / Telefónica Tiempos de hoy

-

 
   

Suplemento especial
1  de diciembre de 2017

- - --

Suplemento Especial

Telefónica se sitúa como motor de la construcción de la nueva sociedad digital en los países en los que está presente.

Telefónica. Consolida su carácter global

Más de veinticinco años después del inicio de su expansión internacional, Telefónica ha consolidado una privilegiada posición en la industria más allá de las fronteras de su país de origen.

No sólo se ha convertido en una multinacional de referencia en su sector, sino que ha sido pionera en abordar la nueva revolución digital: anticipándose, transformándose y convirtiéndose en una compañía de plataformas, para poner la innovación y la disrupción digital al servicio de las personas, de forma eficiente y sostenible. Así, Telefónica se sitúa ya como motor de la construcción de la nueva sociedad digital en los países en los que está presente.

Telefónica inició su expansión internacional a comienzos de la década de los noventa. Y lo hizo allí donde por lógica se asentaba su mercado natural: América Latina. Un área de enorme potencial que se ha convertido en una de sus principales fuentes de crecimiento orgánico.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Telefónica es uno de los operadores de referencia en Latinoamérica. Está presente en 14 países de la región (incluido Brasil) y cuenta con casi 230 millones de accesos en el área.

América Latina
La compañía está presente en Latinoamérica desde el comienzo de la década de los noventa. Los primeros países donde se invirtió fueron Chile y Argentina. Latinoamérica supone más del 47% de los ingresos y el OIBDA del Grupo y dos de cada tres clientes están en la Región. El principal mercado de Telefónica en la región es Brasil. La inversión acumulada en la región, incluyendo Capex e inversión directa, alcanza los 140.000 millones de euros, aproximadamente, (entre adquisiciones e infraestructuras).

La apuesta de Telefónica por Latinoamérica comenzó por Chile y se expandió con la participación en los procesos de privatización en Argentina, Perú y más adelante Brasil. Su presencia en el área se fortaleció al estrenar el siglo XXI, con la adquisición de participaciones mayoritarias en las operadoras en las que tenía presencia; la decisión de permanecer en la Región, aun cuando los principales analistas penalizaban su exposición en América Latina; y la consolidación de su presencia con la adquisición de las operaciones móviles de BellSouth en 2004. Más adelante extendió sus operaciones a Colombia (2006) y Costa Rica (2011). Finalmente en 2014, la compra de GVT en Brasil permite complementar su posicionamiento en el país.

Las principales operaciones realizadas en la región desde 1990 han sido: la entrada en Chile (CTC) y en Argentina (TASA) (1990), en 1998 gana el concurso para adquirir Telesp en Brasil,  la Operación Verónica: Telefónica de Argentina; Telefónica del Perú; Telesp y Tele Sudeste en Brasil (2000), Telefónica y Portugal Telecom crean Vivo en Brasil (2003), la adquisición de los activos de BellSouth en América Latina (2004), en 2006 compra el 51% de Colombia Telecom, toma de control de Vivo mediante la compra a PT de su participación en Brasilcel (2010), adjudicación de la licencia de móvil en Costa Rica (2011), y adquisición de GVT en Brasil (2014 y cierre en 2015)

Europa
La compañía inició una estrategia de crecimiento en Europa, con la entrada en el mercado checo (2005) y el anuncio de adquisición de los activos de O2 (Reino Unido, Alemania e Irlanda). Esto último hizo que 2006 marcara un punto de inflexión en la internacionalización: Telefónica se convirtió en la operadora integrada europea más diversificada geográficamente, ya que ese año obtuvo el 62% de sus ingresos fuera de su país de origen.

En los últimos años, la Compañía ha abanderado el proceso de consolidación en el Viejo Continente y 2014 fue un año clave en este sentido. Así, Telefónica en Alemania adquirió E-Plus, lo que impulsó significativamente su posición competitiva en el mercado más grande de Europa y destacó como una operación, de importante calado estratégico, que pone de manifiesto que es posible pasar de 4 a 3 operadores en un mercado europeo bajo unas condiciones que aseguran la sostenibilidad del mercado a futuro.

Esta no fue la única operación tendente a la consolidación que ha impulsado Telefónica, ni la misma forma de llevarla a cabo. De hecho, la venta del negocio móvil de la propia Telefónica en Irlanda, adquirido por Hutchison Whampoa, o la compra de los activos de Telefónica en la República Checa por parte del Grupo PPF, demuestran que Telefónica también ha estado dispuesta a salir de otros mercados y fortalecer así a las operadoras resultantes. 

Hoy por hoy, Telefónica opera en tres de los mercados de referencia europeos: Reino Unido, Alemania y, por supuesto, su mercado doméstico: España.  Alemania y Reino Unido generan más del 26% de los ingresos consolidados del Grupo. España sigue aportando una cuarta parte de los ingresos del Grupo y genera el 30% del OIBDA consolidado.

Plataformas
Telefónica se está transformando, construyendo una compañía de plataformas, impulsando la digitalización extremo a extremo y la inteligencia cognitiva y con una inversión enfocada en proporcionar conectividad excelente y ofrecer un mundo de posibilidades infinitas a través de la tecnología.

Telefónica está construyendo una compañía basada en datos para estar a la vanguardia de la nueva revolución. Para ello ya se han invertido 48.000 millones de euros desde 2012, mejorando cada uno de nuestros activos y combinándolos en un conjunto coherente y al servicio de los clientes, organizado en cuatro plataformas:

Red y activos físicos. Está compuesta por todos los activos físicos, que generan una gran cantidad de datos en tiempo real. Incluye desde las redes y las estaciones base, hasta las tiendas o los equipos de clientes. Esta plataforma concentra la mayor parte de la inversión.

Sistemas de IT.  Está formada por sistemas de soporte y sistemas comerciales, enlazando los datos generados por la primera plataforma con el componente de negocio.  Favorece la digitalización extremo a extremo y permite la conexión del resto de plataformas.

Servicios finales para los clientes. La tercera plataforma hace referencia a los productos y servicios que Telefónica pone a disposición de sus clientes y que componen una oferta diferencial, personalizada y sencilla que aprovecha la capilaridad de sus activos físicos y sus sistemas.

Inteligencia Cognitiva alrededor del Big Data. La cuarta plataforma es el ecosistema que conecta los datos, los dispositivos, las redes y las personas. Ha sido diseñada como la base sobre la que se sustenta la relación de confianza con los clientes.


Abordando el futuro

Telefónica, con operaciones en 17 países en América Latina y Europa, tiene la escala adecuada y realiza una gestión de su cartera de activos basada en la creación de valor y posicionamiento estratégico. Hoy por hoy, algo más del 75% de los ingresos, casi el 70% del OIBDA y el 88% de los clientes del Grupo proceden de fuera de España, lo que pone de manifiesto el valor de la internacionalización.

No obstante, más allá de los números y gracias a un modelo de negocio sostenible, la compañía es en sí misma uno de los motores de progreso económico de los mercados donde opera, en términos de aportación al PIB y de generación de empleo, y quiere seguir siéndolo.

En la actual revolución en la que la digitalización está en el centro, Telefónica aspira a tener un papel clave y ser uno de los motores de la construcción de la nueva sociedad digital en los países en los que está presente. Además, la Compañía confía en avanzar en su propia transformación, tanto tecnológica como cultural, apalancándose en su diversificación geográfica.