Entrevista Elisenda Alamany Tiempos de hoy

-

 
   

Nº 1225. de diciembre de 2017

- - --

Entrevista 21-D / Teresa Carreras (Barcelona)

Elisenda Alamany, candidata de Catalunya En Comú-Podem

“Queremos acabar con la Catalunya de bloques”

Elisenda Alamany ( L’Hospitalet de Llobregat  1983) se estrena en una campaña electoral ‘nacional’, como a ella le gusta decir, como número dos de la lista de Catalunya En Comú-Podem (CECP). Procede del mundo municipalista donde ha sido concejala de Castellar del Vallès (Vallès Occidental) y es profesora de Secundaria.  Está segura de que CECP será decisiva “para acabar con la política de bloques”.


SERGIO RUIZ

“Conseguir un referéndum pactado es esencial”   “Somos la garantía de poner fin a la unilateralidad y de colocar la agenda social en el centro”

¿Cómo valoran las últimas decisiones del juez Llarena?
Tanto la supresión de la euroorden como mantener en prisión a cuatro presos políticos es una mala noticia para la democracia. Ello pone en evidencia que el Partido Popular sólo utiliza las instituciones y el poder judicial en su propio beneficio. En este caso hemos visto que antes de saber la sentencia el PP ya comunicaba la decisión. Ello significa que en España no hay una separación de poderes real. Queremos que se recupere la normalidad democrática.

¿Consideran legítimas estas elecciones?
Las elecciones legítimas las tendría que haber convocado el presidente de la Generalitat. Hemos presentado un recurso contra el artículo 155 por lo que no reconocemos que Rajoy tenga esta competencia. No consideramos que se hayan convocado de una manera legítima.  Por esto sí que queremos lanzar un mensaje inequívoco: que existen mayorías progresistas en Catalunya que quieren desafiar el régimen del 78.  No dejaremos este desafío en manos de partidos que no quieren cambiar nada: ni PP, ni Ciudadanos ni, según con que pie se levanta, el PSC.

Usted es nueva en estas lides. ¿Cómo afronta estas elecciones?
Esta es mi primera campaña a nivel nacional. Hasta ahora sólo las he hecho a nivel municipal. La afronto con mucha responsabilidad por la complejidad del momento.  Es cierto que muchos amigos me han preguntado si no estaba mejor haciendo de profesora de catalán. Y yo les digo que no, que es importante el compromiso para hacer avanzar a Cataluña en el autogobierno y tener una agenda social propia.

¿Qué espacio ocupará CECP durante estas elecciones?
En Cataluña somos la garantía de poner fin a la unilateralidad y  también de colocar la agenda social en el centro de la política. En un polo están los que querían cambiar la situación y no lo han conseguido.  En el otro los que no quieren que nada cambie. Nuestra realidad está entre estos dos espacios.

Ustedes hablan de que quieren regenerar las instituciones en todo el Estado. ¿Cómo lo harán?
Somos una formación progresista y de izquierdas y, desde esta posición, defendemos que Cataluña continúe  siendo un motor de cambio en España.  Nunca nadie hubiera pensado que el Partido Socialista hablara de plurinacionalidad, ni tampoco que un 57% de la sociedad española estuviera a favor de un referéndum y en Catalunya, un 80%. Esto ya es una realidad según los últimos datos. Siempre hemos pensado que hemos de tener una relación de tú a tú con el Gobierno del Estado desde el respeto a la fraternidad a través de una relación bilateral y, por tanto, confederal.

¿Cuáles son los ejes básicos de su campaña electoral?
Los podemos situar en dos principales, de los cuales se derivan más de mil propuestas concretas.  El primero sería hacer avanzar a Cataluña en su autogobierno, es decir, en materia de soberanía fiscal. Por esto proponemos una Hacienda propia y solidaria.  La segunda sería una agenda social y de ciudadanos en el centro de los debates y de las políticas. Si la gente nos da la confianza en estos cuatro años vamos a intentar revertir las políticas de austeridad doblando el presupuesto de educación, parando la privatización de la sanidad, acabando con los conciertos con escuelas de élite, un plan de choque contra el paro juvenil y en acabar con la corrupción.

¿El referéndum pactado es, también, uno de sus objetivos prioritarios?
Creemos que el único camino para dirimir la voluntad de los catalanes y las catalanas  sobre su futuro político es celebrar un referéndum pactado y con todas las garantías en Cataluña. Así sabremos realmente qué es lo que quiere la gente.  Pero, a pesar de que es una prioridad para nosotros y una demanda transversal en Cataluña, nosotros hemos dicho que teníamos que hacer un ‘pacto de claridad’.  Un pacto de estas  características significa ponernos de acuerdo en la pregunta, en el porcentaje de participación y aceptar los resultados  para elevarlos al Congreso de los Diputados y que se reflejen en una Ley de la Claridad. No es nada utópico. Estas mayorías ya existen si el Partido Socialista se aviniera a ello.  Pero para nosotros éste no debería ser el único tema de la legislatura. Si no se acumulan suficientes fuerzas progresistas difícilmente sería posible hacerlo. Pero entenderíamos que es la voluntad de la ciudadanía.

Las encuestas los sitúan como el principal partido-bisagra. ¿Con quién pactarían?
Hemos dicho que Cataluña debe avanzar y que seguramente no lo hará con los herederos del 3%, ni con los de la Gürtel, ni con su costra naranja.  Queremos mayorías progresistas que puedan liderar políticas a favor de la gente. Si ERC quiere seguir apoyando a la derecha y el PSC flirteando  con la idea de hacer presidenta  a Arrimadas y apoyando el 155, será difícil el pacto. Escucharemos lo que dice nuestra gente. Es una lástima que en estos 18 meses no se haya hablado de qué país hubiéramos querido construir.

¿Con ERC tampoco?
ERC tiene que renunciar a la unilateralidad. Hemos visto que no da buenos resultados aunque he oído decir a Marta Rovira que nunca ha existido. De este procés hemos aprendido que no se puede sacar adelante un  proyecto de cambio sin que detrás haya amplias mayorías sociales. En Cataluña hay necesidad de cambio pero desde la unilateralidad no se puede. En Cataluña hay un 12,5% de paro, la pobreza se cronifica, aumentan las desigualdades, tenemos 1.017 barracones y una precariedad absoluta. Esto ha quedado tapado por un debate nacional. Pero nosotros decimos siempre que un país es su gente y la ciudadanía ha quedado muy abandonada en esto 18 meses.

¿Cómo ve a los llamados ‘constitucionalistas’?
Nosotros queremos poner de manifiesto que el cambio será imposible si el PP continúa gobernando. Siempre explicamos que el claro adversario de los catalanes es el PP que ahora gobierna Cataluña a través del artículo 155 de forma indigna porque está a la cola de la representación en Cataluña.  Cs dice que no quieren hablar del “monotema” pero basa todos sus actos políticos hablando del mismo porque, como el PP, no tienen proyecto para Cataluña. Han votado todos los presupuestos de Rajoy, son una fuerza que se crece en el conflicto y se hace fuerte en una escena de polarización como la que vivimos aquí. Desde Unidos Podemos nos sumamos a una moción de censura en la cual no encontramos al PDeCAT ni tampoco al Partido Socialista, que no la hizo posible.

¿Les ha dado alguna indicación Pablo Iglesias a la hora de abordar esta campaña electoral?
Cuando creamos nuestro espacio político catalán lo hicimos con la idea de tener identidad propia. Pero ahora recogemos lo bueno y mejor de cada tradición.  Por esto nos enorgullece que Podemos defienda con un altavoz  muy potente en el Congreso lo que nosotros defendemos aquí.  Pero las decisiones que nos correspondan a Catalunya En Comú-Podem las tomaremos siempre en Cataluña y contado con nuestras bases.

Ustedes dicen que tiene la llave. ¿Para abrir qué?
Ahora mismo el cerrojo de Cataluña para abrir un nuevo tiempo a las soluciones es muy pequeño.  Creemos que se abrirá con nuestra aportación, nuestra llave, porque hace mucho tiempo que estamos esperando poder avanzar en el autogobierno. En estos últimos meses hemos hecho una involución importante. En nuestras instituciones, y esto no lo podemos permitir. La llave que nosotros representamos significa abrir el país a una nueva época esperanzadora, sobre todo poniendo a la gente en el centro de las decisiones políticas.

¿Ve al señor Domènech presidente de la Generalitat?
Sí, claro.  Sería el único candidato que gobernaría para todos los catalanes.

¿Llegado el momento, pactarían con el PSC?
Nosotros ante pondremos los objetivos a las siglas.  Dependerá de lo que quieran hacer como partido. Por el momento con gente tan a la derecha, como Espadaler y apoyando el 155…, es difícil.  Pero veremos cuando definan lo que quieren hacer si podemos hablar de alianzas.

¿Cree que un pacto en un futuro no muy lejano de Pablo Iglesias con Pedro Sánchez puede hacer girar el país hacia la izquierda?
En el tema de la reforma territorial nos preguntamos si a Pedro Sánchez el PP lo engaña continuamente o él siempre nos quiere colar un gol a todos.  Rajoy ha vuelto a decir que esta Comisión del Congreso es para hablar, no para cambiar nada. Creemos que igual le da miedo gobernar. Pero España merece un gobierno progresista que mire a los ojos de la gente y que haga políticas a favor de la gente y no en contra suya, como hace ahora el PP apoyado por el PSOE.

Su partido es el que tiene más mujeres en su lista. ¿Qué aportará usted?
No sólo se trata de poner más mujeres en el Parlamento, sino de hacer más políticas a favor de las mujeres y del colectivo LGTBI. No podemos tolerar que se haya reducido un 26% el presupuesto contra las violencias machistas o el del apoyo a la familia en un 65%. Necesitamos la mirada feminista en todas las políticas que haga el  nuevo Parlamento catalán.

¿Cómo espera que sea la campaña electoral que acaba de arrancar?
Espero que sea una campaña en la que los partidos no pidan el voto en contra de nada, ni de nadie. Sino a favor de propuestas constructivas para hacer avanzar el país.  Espero que la podamos acabar con los presos políticos y los exiliados en la calle. Porque si continuamos reproduciendo votos de venganza no haremos ningún bien al país.