Tribuna / Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1228. 5  de enero de 2018

- - --





Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

Trump lo tiene más grande (el gatillo)


Entienda, señor presidente Trump, que es fundamental acertar en la elección de los enemigos

El presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, está obsesionado con el tamaño. Parece afiliado a la cofradía del burro grande, ande o no ande. Estos días alardea de que su gatillo nuclear tiene mayor tamaño que el del presidente Kim Jong-un de Corea del Norte. Se trata de un alarde tan infantil como peligroso. Alguien competente en la Casa Blanca debería explicarle algunas nociones elementales a partir, por ejemplo, del general Beaufre.

Porque, si bien Kim Jong-un carece de un sistema de armas nucleares equiparable al de superpotencias como la americana, la rusa o la china, el caso  es que ha decidido dotarse de su propia force de frappe por decirlo a la francesa, que el general Beaufre definió en su libro Introducción a la estrategia como la disuasión del débil al fuerte. Es decir, se ha provisto de la capacidad autónoma de hacer un daño inaceptable a todo aquel que quisiere destruirles por completo antes de que pudiera consumar ese designio.

Aprenda de una vez que en términos de estrategia atómica el tamaño del gatillo no es lo único que importa. Porque los elementos clave son dos: primero, que quien lo tiene más pequeño posea, o carezca, de capacidad suficiente de causar un daño inaceptable a quien lo tiene más grande y segundo, que la decisión apretarlo y disparar esté condicionada, o no, por consideraciones de opinión pública y por escrúpulos para ofrecer en sacrificio a la totalidad de su población.

Entienda, señor Presidente, que es fundamental acertar en la elección de los enemigos y que nunca el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un,  al que llamó despectivamente hombre cohete, bajo y gordo, hubiera podido soñar con el regalo de verse encumbrado a máxima estrella de la política internacional, mostrando de paso a otros como el régimen de los ayatolás iraníes que hay un camino para conseguirlo mediante las armas nucleares.

El libro del general Beaufre podría mostrarle también cómo en política internacional hay posiciones morales que pueden ocuparse y prohibirse al enemigo con la misma contundencia con que se ocupan posiciones geográficas en la guerra. Y si pueden ocuparse, también pueden abandonarse y dejarlas a merced del enemigo.

Ese abandono queda a la vista, una vez que ha retirado a los Estados Unidos de los acuerdos de París sobre el cambio climático como también de la Unesco y del compromiso en la defensa de los derechos humanos, que sigue empeñado en el muro fronterizo con México, al que seguirá otros con Canadá, que ha trasladado a Jerusalén la Embajada en Israel sin atender a las consecuencias previsibles, que acorde con el dictado de sus intereses personales ha preferido entenderse ora con las agencias americanas ora con las rusas, que ha combatido al establishment de Washington bajando los impuestos a los más ricos y privando de asistencia médica a los más pobres. Continuará.

 

Firma

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-