El Spinnaker / Graciano Palomo Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1228. 5  de enero de 2018

- - --





El Spinnaker / Graciano Palomo

¿Subsistirá el ‘tsunami’ de Rivera?


A base de caras bonitas, juventud y mensajes dirigidos a la clase media, los de Rivera han conseguido lo que parecía imposible: vencer en territorio comanche

Este fin de año he coincidido en el viejo “Spanish Lake” (lago español) como se conocía ancestralmente al Mar Caribe con un/a importante dirigente del Partido Popular que, quizá, para poner tierra de por medio y dedicar unas horas a la meditación, entre el calor se largó con viento fresco por esas latitudes.

Que existe preocupación entre la alta, media y baja militancia del PP por el futuro de la formación política que fundara don Manuel Fraga es algo tan evidente como constatable. Casi sin darse cuenta, inventándolo todo al poder constituido, se han ido dejando pelos en la gatera y tras el 21-D catalán ya se han percatado de que no hace falta votar a sus siglas para no ser de izquierdas, ni desea una alternativa de ese porte. Ahora está Ciudadanos en lo económico y social, mucho más conservador que el PP. Sin embargo, a base de caras bonitas, juventud y mensajes dirigidos a la clase media, han conseguido lo que parecía imposible: vencer en territorio comanche y derrotar ni más ni menos que a los partidos secesionistas en su propio predio y territorio. ¡Con un par, oiga!

¿Extrapolable?

Después de ese aciago jueves para el PP, la pregunta resultaba del todo obligada. Los resultados catalanes, donde el “voto útil” a favor de Ciudadanos fue algo clamoroso, lo siguiente podrán ser otros territorios dentro del conjunto español. ¿Es posible, insisto? Las respuestas dependen de a quién se formule pero existe un consenso líquido de que puede ser posible. La figura del presidente Rajoy está muy gastada –a ello también coadyuva Albert Rivera y el resto de los dirigentes naranjas–; en Cataluña el PP ha hecho todo el gasto y quien se ha llevado la ubre y la leche ha sido Inés Arrimadas, esto es, Rivera.

Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y el resto de la alta dirección de Génova 13 no han sido capaces de dar un paso adelante. Aparecen como un partido viejuno, atado por una corrupción que aún hoy día sigue sorprendiendo y, finalmente, transmitirían la sensación de que su tiempo ha pasado. Durante muchos años desde la restauración democrática, el PP era un “bien de Estado” que, al menos, garantizaba seguridad en asuntos de Estado desde una posición inequívocamente democrática.

Ahora Rivera lo tiene a tiro de piedra. Lo que parecía imposible se ha producido. La subsistencia del Partido Popular tendrá mucho que ver con su capacidad para mutarse en algo distinto, sobre todo, en la percepción que de esa formación y de sus líderes tengan las nuevas generaciones de españoles que se han incorporado a las urnas.

¿Puede ganar Sánchez?

La otra gran cuestión dentro del panorama político nacional es si el PSOE de Pedro Sánchez se asentará finalmente en sus antiguos castillos y desde sus almenas pueda divisar el palacio de la Moncloa. En Cataluña, pese a todo, no ha tenido ningún éxito, cuando todo parecía sonreírle, por fin.   

Su futuro o no depende (sigue dependiendo más bien) del propio futuro de Pablo Iglesias y su convulso movimiento Podemos, que se ha cuarteado muy seriamente en distintos territorios, fundamentalmente en Cataluña, Galicia, las dos Castillas y Madrid. Si aquellos cinco millones de votos que asombraron a Europa se evaporan, lo más lógico es que se vayan a la casilla del PSOE. Entonces, Pedro, habrá salvado su vida y la de su partido. Pero si Podemos continúa con fuerza (que puede ser pese a las encuestas) no habrá parné que repartir.


¿Cambio de Gobierno?

En el PP mucho dirigentes están pidiendo a Rajoy cambios drásticos en el Gobierno y, de paso, en el partido. Apostaría ciento contra uno que ello se quedará en lo de siempre: paroles, deseos, paroles.

 

 

Firma

Periodista y diplomado en Derecho. Fue director de Información de la agencia EFE y cronista parlamentario de Europa Press, subdirector de El Independiente y redactor-jefe del semanario Tiempo. Durante 37 años ha ejercido ininterrumpidamente el Periodismo en los más importantes medios nacionales y ha sido director de Relaciones Institucionales y de Comunicación en dos de las más importantes multinacionales españolas. Ha escrito catorce libros y actualmente colbora en distintos medios y ejerce como comentarista en TVE, Cuatro, Telemadrid, 13TV o RNE.

-