Tribuna / Julio Rodríguez López Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1231. 26  de enero de 2018

- - --




Tribuna / Julio Rodríguez López

Los problemas que oculta el cuadro macroeconómico habitual


EUROPA PRESS

La desigualdad social ha crecido después de la recesión pasada. Ello afecta de forma
negativa a la calidad de la educación, al nivel de asistencia sanitaria y a la posibilidad de acceso
a la vivienda

La evolución de los principales agregados de la economía española ha sido positiva en los últimos tres años (2015-2017). Dicha evolución se recoge en el  tradicional cuadro macroeconómico, que resume la evolución de los principales componentes de la oferta y demanda agregada de la economía. Sin embargo, son abundantes los problemas socioeconómicos de España que subsisten una vez superada la profunda recesión transcurrida entre 2008 y 2013.Tales problemas requieren actuaciones  correctoras de política económica, no sólo para mejorar los equilibrios sociales, sino también para asegurar la propia continuidad del crecimiento.

 El Cuadro Macro de 2017 presentó una evolución positiva de las variables que definen el “cuadrado mágico” de la economía. Un crecimiento significativo del PIB (3,1%) y del empleo (2,8%, aunque subsiste  un desempleo todavía elevado, 17,1% de los activos), un aumento anual  muy moderado de los precios de consumo (1,1% en diciembre) y un superávit de la balanza de pagos por cuenta corriente (1,7% en 2017), que tiene lugar en un contexto de crecimiento sostenido.

Pero son abundantes los problemas que no aparecen tratados en el citado “cuadrado mágico” de crecimiento, empleo, precios y balanza de pagos. Destaca, en primer lugar, el elevado endeudamiento público, 98% del PIB, resultante de los espectaculares déficits registrados en los años de recesión. Influye  también  la debilidad de la base fiscal, muy inferior a la media de los países de la Unión Europea (en la Eurozona, la presión fiscal media asciende al 41,3% del PIB, mientras que en España supone el 34,1%).

En segundo lugar, la política económica se ha apoyado en España de manera intensa en las políticas de “alivio cuantitativo” del Banco Central Europeo (BCE). Dichas políticas han facilitado la financiación de la deuda pública, además de hacerlo a tipos de interés muy reducidos. La política monetaria del BCE puede cambiar de signo en 2019, aunque sea de forma suave, pero bastarían unas elevaciones moderadas de los tipos de interés para complicar la financiación presupuestaria estatal en España.

En tercer lugar, los productos que exporta España son en su mayoría escasamente complejos, lo que dificulta mantener un crecimiento significativo a  largo plazo de las exportaciones. De ahí que deba de fomentarse una mayor diversificación y competitividad de las ventas al resto del mundo (CaixaBank Research, “The complexity of Spanish exports”, enero 2018).

En cuarto lugar, la desigualdad social ha crecido después de la recesión pasada. Ello afecta de forma negativa a la calidad de la educación, al nivel de asistencia sanitaria y a la posibilidad de acceso a la vivienda. Carme Trilla ha estimado que un 43% de los hogares que arriendan una vivienda destinan más del 40% de los ingresos familiares al pago del alquiler (www.elperiodico.com, “España, paraíso de la desigualdad social”, 28.1.2018).

Los salarios de entrada de los nuevos empleos no superan los 1.100 euros. La  mejoría en la distribución de la renta exige reforzar la negociación colectiva, disminuir la temporalidad y la contratación a tiempo parcial.

Ante dichos problemas, España debe reforzar la base fiscal, aproximándola a la media de la Eurozona. Debe aumentar la escasa progresividad que en este momento tiene el sistema fiscal. Es preciso acometer de frente el problema de las pensiones. Desde la creación de las comunidades autónomas, la gobernabilidad se ha complicado sumamente en España, donde no parece posible resolver con estabilidad la cuestión de la financiación autonómica. Los problemas citados están fuera del Cuadro Macro de la economía española, del que puede decirse que excluye tantas cosas como para que su utilidad resulte limitada.

 

Firma

Vocal del Consejo Superior de Estadística del INE. Doctor en CC. Económicas por la UCM (1977). Es Estadístico Superior del Estado, en situación de excedencia, y Economista Titulado del Banco de España, en situación de jubilación. Ha sido consejero de Economía de la Junta de Andalucía, presidente del Banco Hipotecario de España, presidente de Caja de Ahorros de  Granada, presidente del Consejo Social de la Universidad de Granada y gerente de la Universidad de Alcalá de Henares. Actualmente es miembro de Economistas frente a la Crisis.

-

-