Tribuna Cultural / Mauro Armiño Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1237. 9  de marzo de 2018

- - --






Tribuna Cultural / Mauro Armiño

A mal principio, quizá buen fin


La obra de Shakespeare es objeto de la polémica ante la denuncia del autor de una versión de que Carlota Pérez-Reverte, hija de Arturo Pérez Reverte, se habría apoyado en su traducción original para preparar la suya.

Pocas cosas tan desagradables como escribir sobre vulneración de la propiedad intelectual (vulgo: plagio, término que no se puede utilizar antes de que lo diga un juez) en obras de teatro. De México a Argentina se ha internacionalizado y difundido la denuncia de un adueñamiento de ese tipo sin que se haya nacionalizado entre nosotros porque afecta, al parecer, a una firma española: Carlota Pérez-Reverte, hija del escritor y académico Arturo Pérez Reverte. Es desagradable porque es un asunto feo, bajuno, constatación del infortunado estado cultural de un país. El catedrático de la Universidad Autónoma de México, Alfredo Michel Modenessi, estudioso del teatro, traductor y adaptador de más de 46 piezas teatrales, especialista en Shakespeare, ha decidido no dejar pasar en silencio la “versión y adaptación que Carlota Pérez-Reverte ha hecho y escenificado de La comedia de los enredos shakespeariana, conocida hasta la traducción del mexicano como Comedia de los errores o Comedia de las equivocaciones. La coincidencia en el término enredos (Michel ha sido el primero en traducir así el título inglés, The Comedy of Errors),  le indujo a visionar el vídeo de esa función que, dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer, se estrenó en 2016 y pasó luego por Almagro, por las Naves del Matadero, por el Teatro Bellas Artes de Madrid…, etc.

Lo que Alfredo Michel encontró no se limitaba al título ni sólo a su trabajo, porque también hay en danza dos nombres más de otros tantos traductores: del poeta, dramaturgo y ensayista peruano José Arnaldo Márquez (1832-1903), a quien la Real Academia Española encargó traducir las obras de Shakespeare, y del escritor colombiano contemporáneo Hugo Chaparro Valderrama, que publicó La comedia de los errores en el tomo I de la Obra completa del inglés (De Bolsilllo, Random House Mondadori, 2012). El cotejo de estas ediciones con el texto que aparece en el vídeo de la función impulsó a Alfredo Michel a crear una página web (enredos-plagiados.webnode.mx) donde el lector puede apreciar las dimensiones de la reproducción que del texto de los traductores se ha hecho.

Tácticas delictivas, explicaciones de risa
No extrañe a nadie este tipo de procedimientos en teatro, como ya denunciaba Juan Palomo en El Cultural en vísperas del inicio de los festivales de verano del 2014: “Si repasamos los clásicos que se estrenan estos días en la multitud de festivales, vemos que muy pocos son traducciones del texto original. Salvo casos muy contados, con traducciones solventes, la mayoría se esconde bajo el término de adaptación, que firma por lo general alguien del mundo del teatro que sabemos que no tiene conocimientos de latín ni de griego. ¿Entonces? Pues imagínenlo: un poquito de allí y otro de allá de las traducciones existentes, y a cobrar”.  Del mundo del teatro, o no: en el Festival de Mérida del verano pasado pudo verse la trilogía de Esquilo, La Orestíada, en adaptación del poeta –buen poeta– Luis García Montero, cuyos conocimientos de filología española nadie discute de la misma forma que se reconoce su imposibilidad para traducir el texto original esquiliano; otro ejemplo, que esta misma semana (6 de marzo) se ha estrenado en Almagro: un Romeo y Julieta que Norton Palacio ha aderezado, para la compañía Corrales de Comedias, con fragmentos de obras de Lope de Vega y de Rojas Zorrilla, con la disculpa de que “todos estos autores tomaban cosas unos de otros”. Pero nunca así. De risa. Cierto, esta pequeña compañía local no puede compararse con el prestigio de García Montero, pero de un extremo a otro del espectro teatral el hecho es el mismo.

Remiendos que la Justicia condena
Y eso que el Tribunal Supremo ya condenó a Manuel Vázquez Montalbán por vulneración de la propiedad intelectual en su adaptación  del Julio César shakespeariano (1988), para la que “aprovechó” la traducción del profesor Ángel Luis Pujante. Se dio pie entonces a que el recién creado INAEM acordara que en los teatros públicos no se harían estos remiendos. Agua de borrajas. Lo mismo que el acuerdo al que, según me escribe el presidente de la Asociación de Traductores, Carlos Fortea, se llegó con la Asociación de Directores de escena para prevenir hechos semejantes. Agua de borrajas.

Elijo sólo una muestra, escribiendo en negrita las aportaciones de Carlota Pérez-Reverte (y en cursiva negrita lo que ha suprimido) a la traducción de Michel, recogida en la edición dirigida por Ángel Luis Pujante de Comedias y tragicomedias (Espasa, 2012); sólo unos pocos versos, para ahorrar a los lectores este vivo ejemplo del método de “versión” que se ha hecho. Hasta las rimas.
Y mira que es difícil coincidir en eso. No es el único fragmento: la “versionista” vuelve a inspirarse en  los versos  210 a 232 de la escena II del acto II y en otros pasajes; Márquez y Michel parecen ser la fuente doble y mezclada en la escena primera del acto II, etc. Véase la extensión de los remiendos en la citada web del profesor Michel: (enredos-plagiados.webnode.mx).

Las dos versiones

Shakespeare, La Comedia de los enredos, acto III, inicio de la escena segunda…
Traducción de Alfredo Michel


LUCIANA
Pero, ¿acaso has olvidado por entero,
Antífolo, tus deberes de marido?
¿En su primavera tu amor ya está seco?
¿Su tallo que apenas brota, ya marchito?
Si desposaste a mi hermana por sus bienes,
por su bien dale más pruebas de ternura.
Si te seduce un cariño diferente,
disfraza la traición, que quede oculta;
que mi hermana no la advierta de tus ojos,
que tus labios no anuncien tu deslealtad.
Finge ser amable, miente en dulces tonos,
que el vicio parezca ángel de bondad.
Arropa con seda las manchas del alma,
enseña al pecado los modos del justo.
Sé falso en secreto: ¿para qué informarla?
¿Qué bandido tonto presume de hurtos?
Es doble ruindad traicionar tu cama
y que lo confiese tu gesto en la mesa.
El infiel prudente se ahorra una infamia;
si del mal blasona, duplica su deuda.
¡Ay de las mujeres! Basta con que un hombre
nos jure su amor: confiadas nacimos.
La mano aceptamos si otra el brazo os coge;
giramos en torno de vuestro dominio.
Así, pues, cuñado, regresa a tu alcoba,
alegra a mi hermana, dile «amada mía»:
bendito el pecado que hay en las lisonjas,
si un elogio dulce termina las riñas.

ANTÍFOLO DE SIRACUSA
Ignoro tu nombre, bellísima dama,
y por qué portento conoces el mío.
Dignos de una reina, tu ingenio y tu gracia
superan lo humano, son casi divinos.
Mi juicio alecciona, edúcame el habla;
muéstrale a mi mente (humilde, menuda,
hundida en errores, frágil, débil, llana)
el sentido oculto que hay en tus argucias.
¿Por qué buscas que la verdad impecable
de mi alma se pierda en un mundo ignoto?
¿Eres una diosa? ¿Quieres transformarme?
Hazlo de una vez y a tus pies me postro.

Shakespeare, Comedia de los enredos,
Versión Carlota Pérez Reverte

LUCIANA
¿Qué ocurre? ¿Acaso olvidas de nuevo,
Antífolo, los deberes de marido?
¿En su primavera su amor ya está seco?
¿Su tallo que apenas brota, ya marchito?
Si desposaste a mi hermana por sus bienes,
por su bien dale más pruebas de ternura.
Si te seduce un cariño diferente,
disfraza la traición, que quede oculta;
que mi hermana no la advierta de sus ojos,
que tus labios no anuncien tu deslealtad.
Finge ser amable, miente en dulces tonos,
que el vicio parezca ángel de bondad.
Arropa con seda las manchas del alma,
enseña al pecado los modales del justo.
Sé falso en secreto: ¿para qué informarla?
¿Qué bandido listo presume de hurtos?
Es doble ruindad traicionar su cama
y que lo confiese tu gesto en la mesa.


[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]
[texto omitido]

ANTÍFOLO DE SIRACUSA
Vuestro nombre ignoro, bellísima dama,
y por qué portento conocéis el mío.
Dignos de una reina, vuestro ingenio y tu gracia
superan lo humano, son casi divinos.
Aleccionad mi juicio, educadme el habla;
mostradle a mi mente (humilde, menuda,
hundida en errores, frágil, débil, llana)
el sentido oculto que hay en tus argucias.
Pero ¿por qué buscas que la verdad impecable
de mi alma se pierda en un mundo ignoto?
¿Sois una diosa? ¿Queréis transformarme?

Hacedlo pronto; a vuestros pies me postro.

 

 


Manuel Vázquez Montalbán ya fue condenado por el Tribunal Supremo por apropiación indebida de la traducción del shakesperiano Julio César.

A la busca de la paz
Puestos en contacto con éste, confirma que Carlota Pérez-Reverte se ha dirigido la pasada semana a él reconociendo que se ha  utilizado su texto y el de otros –reconocimiento encomiable pues no suele producirse, sino empecinarse en lo hecho–, para luego entonar una serie de disculpas y aseverar que fueron otras personas, en especial el director Castrillo-Ferrer y la compañía, las que tomaron decisiones como no pedir las autorizaciones correspondientes y registrar en la Sociedad General de Autores el texto a su nombre; es decir, sin aviso, permiso, crédito ni remuneración (es de suponer la habitual, el 10% de taquilla, si no se ha repartido ese porcentaje con músicos y demás inventos con que se burlan también los derechos de los traductores); que en prensa, ella ha asegurado haber “mencionado que trabajó con distintas traducciones”. Quizá, pero no he visto esa mención en las varias entrevistas que leí en su momento.  No sirve como disculpa. Hace poco, un director de campanillas se jactaba de haber hecho su versión rodeado de siete traducciones. Pues eso, el remiendo y la vulneración de la propiedad intelectual, que para este director y para muchos otros (versionistas de Molière, por ejemplo, en cuyos textos suena el trabajo de Gómez de la Serna y de algún otro, aunque hecho con más habilidad y astucia que en el caso presente) parece ser norma de trabajo.

En estos momentos, la versionista trata de llegar a un acuerdo con el traductor; acuerdo al que será difícil llegar si no se reconocen públicamente los hechos y se negocian los aspectos materiales en la Sociedad General de Autores. Es de desear que todo llegue a buen fin, ya que no ha habido buen principio, ni principios.

 

Firma

Escritor y traductor, ha publicado una novela, una plaquette poética y varios ensayos literarios. Colaborador de prensa, radio y televisión desde hace cincuenta años como periodista cultural y crítico de teatro, ha traducido, sobre todo, a los clásicos franceses (Molière, Voltaire, Rousseau, Rimbaud, Marcel Proust, etc.), y ha escrito y adaptado textos teatrales para la escena. 

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Carmen
Calvo


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà



-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez

-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle