Tribuna / José Luis Centella Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1237. 9  de marzo de 2018

- - --

 

 

Tribuna / José Luis Centella

La oportuna propuesta de China para la coexistencia pacífica


Hay que dar una oportunidad a Xi Jinping cuando proclama contundente que China ama la paz y que busca la cooperación pacífica como el mejor camino para mejorar a nivel global las condiciones de vida de todos los pueblos

Se habla mucho de China y casi todo referido a su economía, pero muy poco se dice de su papel en el concierto internacional. Sabiendo perfectamente que toda potencia tiende a compaginar la defensa de sus intereses con su política exterior, la verdad es que en el caso chino se dan elementos diferenciados que deben analizarse con mayor interés.

Una cuestión que ni los mayores críticos con la realidad china pueden dejar de reconocer es que se está produciendo un desarrollo prolongado, un mejoramiento gradual y una evolución que cobra fuerza desde el interior del propio sistema. Esto es así más allá de las caricaturas deformadas que con frecuencia lanzan algunos medios de comunicación. Según las conclusiones del pasado Congreso del Partido Comunista de China, lo que les toca ahora es seguir mejorando y perfeccionando este modelo, corrigiendo errores y superando deficiencias para superar las desigualdades.

Al margen de las cuestiones del desarrollo social y económico, que merecerían un objetivo análisis, hay otra cuestión de la que nadie habla y que cobra más importancia cuando aumenta la tensión militarista por parte de la Administración de Estados Unidos. Me refiero a que el presidente chino Xi Jinping ha puesto en valor los llamados Cinco Principios de la Coexistencia Pacífica. En concreto, hacen referencia al respeto mutuo de la soberanía e integridad territorial, la no agresión mutua, la no intervención en los asuntos internacionales de otro país, la igualdad en una cooperación de beneficio recíproco y la coexistencia pacífica, y la resolución de los conflictos internacionales mediante la negociación y el diálogo; principios que planteó públicamente un 31 de diciembre de 1953 Chu Enlai, por mandato de Mao Zadong.

Sin ser ingenuo, es bueno aprovechar que el propio Gobierno de la República Popular plantee su interés en demostrar  el desarrollo de esos Cinco Principios, aplicados a la realidad del mundo del siglo XXI. No es una cuestión táctica, ni mucho menos una cortina de humo para ocultar otras realidades; es una conclusión extraída de la evaluación objetiva de toda la historia del último siglo. Esto significa un compromiso para el presente y una apuesta clara para el futuro, desde la certeza de que la historia ha demostrado que el desarrollo pacífico, la coexistencia pacífica, beneficia a toda la humanidad y, de manera especial, a los pueblos en vía de desarrollo.

Por ello, frente a quienes se empeñan en presentar a China como un competidor peligroso y ocultan así su voluntad para mantener su hegemonía en un mundo unipolar, hay que dar una oportunidad a Xi Jinping cuando proclama contundente que China ama la paz y que busca la cooperación pacífica como el mejor camino para mejorar a nivel global las condiciones de vida de todos los pueblos.

En este sentido, la llamada ‘Ruta de la Seda’ puede significar una oportunidad de desarrollo social y económico para Europa, que dejaría así su actual dependencia al marco del Atlántico Norte para abrirse al espacio eurasiático. No se trata de cambiar una dependencia por otra y sí de cambiar un mundo unipolar por unas relaciones multipolares. Europa puede recuperar con ello un protagonismo que a día de hoy tiene perdido con su supeditación a la estrategia de la OTAN.

Es el reto que tenemos hoy quienes no nos resignamos a volver a la dinámica de Guerra Fría que pretende el presidente de EE UU, Donald Trump, y el de quienes queremos que se oigan nuestras voces y pasar a la ofensiva en defensa de la paz y la solidaridad entre los pueblos. Este reto los Cinco Principios de la Coexistencia Pacífica son válidos, igual que cualquier otra iniciativa que plantee la necesidad de frenar la confrontación.

Firma

Actual coordinador de la Asamblea Político y Social de Izquierda Unida y secretario general del Partido Comunista de España (PCE) desde 2009. Maestro de profesión, fue concejal en el Ayuntamiento de la localidad malagueña de Benalmádena, provincia donde inició su actividad política y por la que fue elegido diputado al Congreso en 1993, 1996 y 2000. En la X Legislatura (2011-2015) volvió a la Cámara Baja como diputado por Sevilla, ocupando la portavocía del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA-La Izquierda Plural. 

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Carmen
Calvo


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà



-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez

-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle