¡Vaya Gente! Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1242. 13  de abril de 2018

- - --

¡Vaya Gente! / Mara del Prado


El actor malagueño vio las procesiones desde un balcón de la calle Larios, acompañado de su hija y tras despedir a su madre cuatro meses atrás. /
EUROPA PRESS

La devoción de Banderas

Atrás ha quedado la Semana Santa y, con ella, las vacaciones de los famosos. Las más laicas y marineras en los pocos rincones de España donde el sol calentaba y las más religiosas y tradicionales, con su procesión y su tarde de toros.

Sevilla ha sido el epicentro de pasión. Allí se han dado cita los habituales con los Rivera Ordóñez a la cabeza: Cayetano y Eva González presentaron a su hijo a la Esperanza de Triana y Francisco, con su mujer Lourdes Montes y sus hijas Cayetana y Carmen, mostraron como cada Pascua su devoción a la Virgen. Las visitas más ilustres fueron la de Alicia Koplowitz, que se alojó en el Palacio de Dueñas invitada por su amigo, y expareja, el duque de Alba, y la de José María Michavila, que vio los pasos de las hermandades en compañía de su pareja, Alejandra Salinas.

Un poco más al Sur, en Málaga, son fijos las Campos y Antonio Banderas. Las televisivas María Teresa y Terelu siguieron las procesiones desde un hotel de la calle Larios, toda una tradición, y el actor español más internacional cumplió con la costumbre de volver a su tierra natal para sumirse en el sentimiento religioso desde un balcón de la famosa calle malagueña, en esta ocasión junto a hija Stella del Carmen que hacía cinco años que no acompañaba a su padre –desde su separación de Melanie Griffith– y que no ha querido dejarlo solo en su primera Semana Santa sin Ana Bandera, la madre del también cineasta, fallecida el pasado mes de noviembre.

El Domingo de Resurrección, la Maestranza se vestía de largo para recibir a los clásicos –por habituales, por estilo y por origen–. Isabel Preysler, que coincidió con su amiga y mujer de Fernando Fernández Tapias, Nuria González, ya ha convertido a Mario Vargas Llosa en todo un aficionado a los ruedos. Y Francisco Rivera y Lourdes Montes ponían el broche a su Semana Santa sevillana en la plaza de toros de la capital hispalense.

Lo más destacado, sin embargo, fue la presencia de las nuevas generaciones VIP, que tomaban posiciones preferentes frente al coso: Inés Domecq, marquesa de Almenara –consorte de Javier Martínez de Irujo– y estilista de famosos; Alejandra Ruiz Rato, hija del torero Juan Antonio Ruiz Espartaco y Patricia Rato, y Victoria Federica de Marichalar, la nieta de Don Juan Carlos que más aficiones comparte con el rey emérito, ponían la nota de color en naranja, rojo y estampados primaverales edulcorando el exceso de conservadurismo visto en estas Santas Pascuas.

 

-

-

-

-