Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1245. 4  de mayo de 2018

- - --

 



Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

Quisimos mucho a César


Refractario a toda disciplina, César Alonso de los Ríos era un librepensador. Seducía con la conversación y con la mirada. Combatió por la decencia en las batallas de la Asociación de la Prensa cuando nos cerraron el diario Madrid

Quede claro que me cuento en el número de los escogidos que quisimos mucho a César Alonso de los Ríos, con toda sobriedad gestual propia de los naturales de Osorno. César estaba en el semanario Triunfo de redactor jefe junto a Víctor Márquez Reviriego, tenían por encima a Eduardo Haro Tecglen y a José Ángel Ezcurra, que era el dueño. La revista mereció por sus contenidos numerosos secuestros y multas. En sus páginas colaboraron periodistas, intelectuales, hispanistas, teólogos o viñetistas. Eduardo Haro firmaba también como Pozuelo, Juan Aldebarán, Pablo Berbén e Ignacio de la Vara, según viniera a cuento. Manuel Vázquez Montalbán utilizaba el seudónimo de Sixto Cámara. Estaba Luis Carandell con su Celtiberia Show y su Silla de pista.

César tenía que pastorear a gentes del talento y el compromiso de José María Moreno Galván, José Monleón, Enrique Miret Magdalena, Fernando Savater, José Luis Abellán, Álvaro del Amo, Ramón Chao, Diego Galán, Jesús García de Dueñas, Fernando Lara, Montserrat Roig, Manuel Leguineche o Cuco Cerecedo a la vuelta de sus viajes a las guerras silenciadas. También a Manuel Vicent, Quino, OPS, o Nuria Pompeia y al equipo de economistas que firmaban con el pseudónimo colectivo Arturo López Muñoz.

Los componentes de semejante trouppe, visitantes de la redacción de la plaza del Conde del Valle Suchill, iban desde la acracia más distinguida hasta las obediencias más estrictas y a veces enconadas y para conciliarla y que sus colaboraciones no terminaran atrayendo el rayo jupiterino de los censores estaba César Alonso de los Ríos templando gaitas y acreditando un savoir faire que también aplicó para salvar las columnas que hube de escribir con destino a la agencia Colpisa y al diario La Vanguardia haciendo de interino de Pepe Oneto en vacaciones nupciales. Tenía además a wonderful sense of humor y en la mejor tradición castellana, pese a ser de Osorno en el indiscutido reino de León, aunaba la austera precisión de un lingüista con la facilidad narrativa que transpiran las páginas de un Fernando de Rojas.

Más en línea con la estrategia de la aproximación indirecta definida por Liddel Hart que con la del choque frontal propugnada por Carlos Clausewitz, sabía bien que una victoria sólo puede ser alcanzada si está bien definida. Planteó su enmienda periodística propiciando en marzo de 1978 la aparición del semanario La Calle, que salía decidido a ser el primero a la izquierda. Sumó mucha gente de bandera como Ricardo Cid Cañaveral con su sección El bordillo,y padeció las estrecheces de capital insuficiente con las consecuencias imaginables que acabaron dando al traste con el proyecto. De talante tranquilo tenía dificultades para encolerizarse, salvo que fuera rigurosamente necesario. Había tomado riesgos cuando de verdad lo eran afiliándose al Frente de Liberación Popular, el FELIPE de Julio Cerón, o al Partido Comunista de Pasionaria y Carrillo, cuando vertebraba la resistencia al franquismo.

Refractario a toda disciplina, era un librepensador. Seducía con la conversación y con la mirada. Combatió por la decencia en las batallas de la Asociación de la Prensa cuando nos cerraron el diario Madrid. Su trayectoria desde entonces ha sido muy discutida. Pasamos de la cercanía a la distancia sin habernos dicho nunca por qué, ni tener noticia de cuáles eran sus causas a través de terceros. Nunca comprendí el porqué de algunos de sus virajes. Tampoco le pedí explicaciones. Le ofrezco, también ahora, todo el respeto que merece. 

 

Firma:

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle