Tribuna / Bruno Estrada Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1245. 4  de mayo de 2018

- - --

-



Tribuna / Bruno Estrada

¿Gánsteres de Chicago en las calles de Madrid?


EUROPA PRESS

Los últimos presidentes del PP en la Comunidad de Madrid, y también los últimos secretarios generales de ese partido, o han dimitido por cuestiones relacionadas con la corrupción o están imputados o investigados en procesos judiciales

Los hombres y mujeres que estaban en la cúspide de la organización tenían un salario muy bueno, que les pagaban en sobres. La pirámide sobre la que se alzaban era gigantesca, en su base miles de voluntarios, muchos de los cuales no deseaban más que tener una oportunidad para ser asalariados de la organización, para lo cual estaban dispuestos a pagar una cuota.

Ustedes podrían pensar que estoy hablando del Partido Popular. No, disculpen, me refiero a la estructura de Black Disciples, una banda de gánsteres de Chicago, según describe el libro Freakonomics. Las actividades desarrolladas por Black Disciples durante más de cuarenta años han sido el robo, el tráfico de armas, el asesinato, la malversación de fondos, el lavado de dinero y el crimen organizado.

De la misma forma que miles de jóvenes negros de Chicago se apuntan a las bandas de narcotraficantes de crack, por las expectativas de ganar mucho dinero si llegas a la cúspide de la pirámide, cientos de personas, jóvenes y no tan jóvenes, participan de las estructuras político-clientelares del PP. Hay que recordar que los últimos presidentes del PP en la Comunidad de Madrid, y también los últimos secretarios generales de ese partido, o han dimitido por cuestiones relacionadas con la corrupción o están imputados o investigados en procesos judiciales (Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes, Alberto Ruiz Gallardón, Ignacio González, Enrique Granados, Ricardo Romero de Tejada)

No obstante, hay que reconocer que los riesgos que tiene llegar a la cúspide, y hacerte de oro, son mucho menores en el Partido Popular que en los Black Disciples. Uno de cada cuatro miembros de Black Disciples murió, fundamentalmente a causa de los enfrentamientos con otras bandas, sin haber llegado a ser el jefe supremo, cuyos ingresos eran de unos 100.000 $ al año. En cambio, si eres alto cargo del PP y robas dinero público lo más que te puede ocurrir es que vayas a la cárcel, posiblemente no más de cinco o diez años.

Resulta curiosa otra similitud entre ambas organizaciones. El caso de los Black Disciple ha podido ser conocido, y estudiado en detalle, gracias a que un lugarteniente de la banda entregó los libros de contabilidad del jefe, un tal J. T. (misteriosas siglas), a un joven matemático indio que estaba interesado en conocer los procesos de identidad juvenil de los jóvenes negros de Chicago y que para ello se empotró en el sórdido mundo los barrios del sur de Chicago, barrios de pobreza, drogas, marginación, violencia y muerte. Toda la información de la estructura financiera de la banda estaba en varios cuadernos de espiral, muy gastados, con tapas negras y azules, los colores de la banda.

En el caso del PP el conocimiento público de las decenas de casos de presunta corrupción fue posible por los papeles de Barcenas, 14 hojas de un cuaderno cuadriculado en el que el gerente y tesorero del Partido Popular registró durante 18 años la contabilidad de esa organización.

Corrupción, denuncias, espionaje, dossieres envenenados, vídeos y grabaciones ocultas sobre la vida privada, chantajes utilizando los medios de comunicación, han sido la moneda común en el Partido Popular. Hasta que hace unos pocos días hemos asistido al último acto, por ahora, de este drama: la persona situada en la cúspide de la organización inclinó el dedo pulgar hacia abajo y Cristina Cifuentes fue sacrificada políticamente.

Tal vez la mayor incertidumbre sobre el futuro del PP es si, después de toda la degradación moral, criminal, y judicial de esa organización, se producirá una mera sustitución por otra estructura similar, como ocurre en las peleas por los territorios de distribución de droga entre las bandas de gánsteres de Chicago. O si, por fin, los madrileños podremos disfrutar de unos políticos limpios, honrados y que piensen en el bien común.

 

 

Firma

Economista, adjunto a la Secretaria General de CC OO. Es director adjunto del Programa Modular de Relaciones Laborales de la UNED y miembro del Consejo Internacional de Economía de Podemos. Fue miembro fundador de Economistas Frente a la Crisis. Autor de la obra de teatro Escuela Rota y productor de varios cortometrajes y películas con los que la productora Dexiderius ganó dos Goyas. Ha publicado diversos libros e informes económicos como La economía que viene (Ed. Iniciativa Ecosocialista) o ¿Qué hacemos con la competitividad? (Ed. Akal)

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle