La economía desde mi observatorio / Carlos Berzosa Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1246. 11  de mayo de 2018

- - --

 


La economía desde mi observatorio /
Carlos Berzosa

200 años del nacimiento de Marx


200 años después, la ideología de Marx ha desaparecido de las luchas sociales y la experiencia del socialismo real ha desprestigiado cualquier alternativa que se quiera dar al capitalismo  

El 5 de mayo de 1818 nació Marx en Tréveris. Se cumplen 200 años del nacimiento de un autor que ha sido uno, si no el que más, de los que ha ejercido una gran influencia en el transcurrir de los acontecimientos históricos de la edad contemporánea. A finales del siglo XIX se fundaron partidos y sindicatos en casi todos los países con una ideología sustentada en la contribución de Marx. En el siglo XX se produjeron revoluciones bajo su nombre. Todo ello cambió la historia de la humanidad.

Los partidos y sindicatos de izquierda, fundamentalmente marxistas, han conseguido a lo largo de su existencia mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora. La eliminación del trabajo infantil y el consecuente aumento de la edad de trabajar, las subidas salariales, la disminución de la jornada de trabajo, las vacaciones pagadas y los avances conseguidos en las condiciones de trabajo, no se hubieran dado sin la lucha de los partidos y sindicatos de ideología marxista. En los últimos tiempos varios de estos partidos han renunciado a su denominación marxista y con ello al intento de transformar la sociedad capitalista. Su fin es el reformismo, que a su vez también se encuentra de capa caída. 

Las revoluciones marxistas con el paso del tiempo han fracasado en el objetivo de construir una alternativa a la sociedad capitalista. Al principio generaron una gran esperanza pero enseguida se convirtieron en regímenes dictatoriales, de forma que la dictadura del proletariado, que en los términos que Marx la expresó era la hegemonía de la clase obrera, se tradujo en una dictadura contra toda la sociedad. Las revoluciones no se dieron en los países desarrollados tal como Marx planteó, sino en los subdesarrollados. Las deformaciones que se han producido no son achacables a Marx.

Las sociedades socialistas consiguieron en estas sociedades atrasadas logros económicos, como la disminución de la pobreza, una mayor igualdad, avances en las prestaciones sociales  y en la educación y sanidad.  Pero a medida que se avanzaba la planificación burocratizada tuvo sus limitaciones de manera que tras una etapa de la eliminación de grandes privaciones se estancó el bienestar material. El modelo político y económico fracasó y se produjo un derrumbe de la mayor parte de los países que implantaron un sistema económico socialista.

200 años después la ideología de Marx ha desaparecido de las luchas sociales y la experiencia del socialismo real ha desprestigiado cualquier alternativa que se quiera dar al capitalismo. El término socialismo sufre este desgaste y el capitalismo baila encima de la tumba de quien fue su rival. Este hecho tampoco legitima por sí mismo el capitalismo, que avanza con un modelo de globalización neoliberal en el que aumentan las desigualdades y se recortan los derechos de los trabajadores. El capitalismo ante los grandes desafíos existentes no tiene futuro.

Por eso Marx, a pesar de estos fracasos sigue teniendo vigencia, pues como dijo Joan Robinson, Marx, tratando de destruir el capitalismo, explicó su funcionamiento muy bien.  Nos queda, por tanto, el gran legado teórico que nos sirve para comprender el desenvolvimiento del sistema económico, sus tendencias, las contradicciones, la dinámica y los ciclos. Si se quiere entender la fase actual del capitalismo no se puede prescindir de Marx, aunque hay que tener en cuenta las aportaciones de otros teóricos.

Estamos, no cabe duda, ante un importante teórico con una gran potencialidad intelectual. Destacados intelectuales han sido seguidores de su teoría y análisis de la realidad. En todas las ramas del saber ha habido discípulos de Marx que han hecho sus propias aportaciones. El interés que despierta Marx no ha decaído, sino que por el contrario se muestra vivo. Han aparecido en los últimos años biografías sobre este pensador. Muchos de sus críticos no lo han leído y caen en análisis totalmente banales.

 

Firma

Catedrático Emérito de la Universidad Complutense  y presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado(CEAR). Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense(1984-1998) y Rector de esta Universidad(2003-2011). A lo largo de su carrera docente ha impartido enseñanzas de Estructura Económica Mundial y Desarrollo Económico. Tiene numerosas publicaciones entre las que destacan los libros Los desafíos de la economía mundial en el siglo XXI (Nivola,2002) y los escritos conjuntamente con José Luis Sampedro Conciencia del subdesarrollo veinticinco años después (Taurus, 1996) y La Inflación (Al alcance de los ministros) (Debate, 2012).

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández

-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle