Entrevista / Lluc Salellas Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1247. 18  de mayo de 2018

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Lluc Salellas, portavoz de la CUP

“Nuestra abstención no es un cheque en blanco a Torra”

Las cuatro abstenciones de los diputados de la  Candidatura de Unitat Popular permitieron, a una semana del tiempo límite, la investidura de Quim Torra como nuevo presidente de la Generalitat. El portavoz de los anticapitalistas y miembro de su Secretariado Nacional justifica su voto diciendo que “ante la situación de excepcionalidad democrática y de represión que se vive en Catalunya, la CUP decidió  abstenerse para poder continuar luchando por la República”. Afirma que la suya será una oposición activa y que utilizaran a fondo sus cuatro votos, que saben que son esenciales para los independentistas.


EUROPA PRESS

“Iremos a la oposición activa porque el programa que nos han planteado no es de ruptura, sino de reforma y, por tanto, no facilitaremos la gobernabilidad”   “El rechazo de la justicia belga a la entrega de  Comín, Puig y Serret es la constatación de que el sistema judicial español no funciona con un mínimo de garantías procesales”

¿Es una provocación que el nuevo presidente de la Generalitat empiece mandato visitando a los presos de Alcalá Meco, Soto del Real y Estremera?
Para la CUP estas visitas son una señal de defensa de la democracia y los derechos humanos. En Cataluña tenemos a muchos políticos presos simplemente por su ideología o por  poner las urnas democráticamente tal como pedían los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña.  A la CUP le parece grave que estos representantes políticos estén presos. A partir de aquí tienen sus derechos de poder recibir las visitas que estimen oportunas. Si esto para el Estado español significa un embate es un nuevo ejemplo de que no creen en los Derechos Humanos.

El  presidente tomó posesión en un sencillo acto  sin invitados ¿Qué importancia da la CUP al simbolismo?
Para nosotros no tiene ninguna importancia valorar  cómo fue  la toma de posesión del nuevo president  y tampoco que el Gobierno del Estado decidiera no asistir. Nosotros lo que queremos es que el presidente nos presente un programa que explique cómo llegar al poder para conseguir la República y hacerla efectiva.

¿Cómo valora el rechazo de la Fiscalía belga a las extradiciones de Comín, Puig y Serret huidos a Bélgica?
Nos parece que es un nuevo golpe de la justicia europea contra el funcionamiento perverso y falto de derechos de la justicia española. Para nosotros es una constatación de que el sistema judicial español no funciona con un mínimo de garantías procesales y jurídicas que debe tener cualquier persona. Demuestra que detrás de los actos jurídicos hay una presión política que nosotros ya hemos denunciado en muchas ocasiones. A partir de aquí celebramos que estas tres personas puedan dejar  atrás muy pronto su situación y recuperar una normalidad en sus vidas cotidianas que nunca deberían haber perdido.

¿Las cuatro abstenciones que facilitaron la investidura del nuevo presidente de la Generalitat serán un cheque en blanco?
La militancia de la CUP decidió que la mejor respuesta ante la situación de excepcionalidad  democrática y represiva que se está viviendo en Cataluña y para continuar luchando por la República  era la abstención.  Esto en absoluto se puede traducir por un apoyo al gobierno del presidente Quim Torra porque en estos momentos ambos proyectos políticos son muy distintos.  Iremos a la oposición activa puesto que el programa que se nos ha planteado no es de ruptura, sino de reforma y, por tanto, no facilitaremos la gobernabilidad. El proyecto republicano de la CUP no es un proyecto identitario, es un proyecto inclusivo, antifascista, antirracista. Es un proyecto que trabaja por la mejora de los derechos sociales y políticos para todos y todas, independentistas y no independentistas. Veremos cuál será el suyo.

¿Cuáles son las diferencias principales entre ambos proyectos?
Para empezar nosotros estábamos a favor de una República presidida por Puigdemont y no por Torra.  En el proyecto de Torra echamos en falta una clara determinación de restituir lo que el Parlamento de Cataluña había aprobado y que fue suspendido por el Tribunal Constitucional, desarrollar un auténtico proyecto constituyente y que no quede en mero simbolismo y, también, recuperar el poder público. Esto quiere decir internalizar aquellos servicios que hoy en día están externalizados a empresas privadas. Estas son algunas diferencias sustanciales entre los dos proyectos. Todo ha sido muy precipitado. El programa del presidente Torra manifiesta ganas de tener gobierno pero pocas ganas de concreciones claras para hacer República.

Ustedes hablan de un proyecto constituyente. ¿Cómo y quién lo debe articular?
Nosotros ya hemos dicho que tiene que ser un proceso guiado por el Parlamento de Cataluña que tiene que ir más allá de los dos bloques y que tiene que tener mucha fuerza en la calle para acabar con un multirreferéndum con preguntas a toda la ciudadanía sobre cómo debe ser el nuevo Estado. Entendemos que es una fórmula que se ha de concretar, pero éste es un camino a explorar que ya hemos apuntado.

El PDeCAT y ERC no han buscado en ningún momento un pacto con ustedes. ¿Cómo lo valoran?
Siempre hemos tenido la sensación de que nos desprecian porque somos los pequeños. A veces se olvidan de que somos imprescindibles para formar esta mayoría independentista. Nos hubiera gustado que, por su parte, hubiera habido un planteamiento más honesto y abierto. Una vez más hemos visto que todo se ha cocinado y acordado en un marco político que es diferente al nuestro. Tenemos una gran presencia en el territorio y  lo haremos valer. No vamos a perder el norte.

Empezaron con tres diputados después diez, luego cuatro y ahora el último CEO les da once. ¿Qué les dicen las cifras?
En la CUP tenemos muy claro que los resultados de las encuestas son muy volátiles. Únicamente interpretamos que algunas de nuestras políticas y actuaciones que hemos hecho en estos últimos tiempos han calado. Después de este paso atrás por conseguir la República de los partidos hegemónicos, mucha gente se ha dado cuenta de que la CUP no decepciona. La gente ve que nuestros planteamientos tanto a nivel nacional como social  son los adecuados. Vamos a continuar trabajando para ganar fuerza y ampliar nuestra base social.

Estos últimos días se ha producido la detención de dos miembros de la CUP del Ripollés. ¿Cómo cree que será la legislatura?
A nosotros la justicia española no nos representa. Los llamaron a declarar y no se presentaron. Ahora los han detenido. Irán a declarar y esperamos que los dejen libres. Pero la legislatura vendrá marcada por la represión. En la CUP estamos seguros de que la violencia policial y la represión han llegado para quedarse. Hemos de ser conscientes de ello y actuar en esta clave. Hace falta mucha determinación política para conseguir la República.

El presidente Rajoy dice que hablará con el presidente Torra dentro del marco de la ley. ¿Si les llamara a ustedes, irían?
Para nosotros es extraño que una sola persona pueda decidir de qué se habla cuando hay dos personas que pretenden conversar. Supuestamente Rajoy es quien ha de señalar qué es lo que está dentro y fuera de la ley . En nuestra opinión lo tiene que decidir un juez cuando en un Estado hay una auténtica división de poderes  y en España no es el caso.  Nosotros estamos en otra vía que no tiene nada que ver con el diálogo con el señor Rajoy. Nosotros  estamos por constituir aquí nuestras propias soberanías. Desearíamos tener ya una soberanía propia para Cataluña.

Pedro Sánchez dice que quiere un nuevo Código Penal para adaptar el delito de rebelión al siglo XXI. ¿Qué le parece a la CUP?
Para nosotros el delito de rebelión no debería existir en ningún Código Penal. A partir de esta afirmación le diré que esta es la enésima competición entre los partidos del Ibex y del establishment para ser el partido unionista, o constitucionalista que acumule más poder en la escena política española. No nos sorprende que el PSOE mantenga estas posiciones. Lo que sí que hace evidente es que ni creen ni trabajan para que los distintos pueblos de España tengan capacidad de expresarse y ofrecer garantías, como pueblo, a las clases trabajadoras. Lo único que pretenden es cerrar por arriba las aspiraciones de centenares de miles de personas que las están expresando continuamente en la calle.

¿Qué le parece el no al nuevo presidente de los Comunes y el silencio de Podemos en este último tramo antes de la investidura?
A veces hemos dicho que deberíamos preguntar a Podemos si aspiran o no a una República. Si la respuesta es positiva es extraño que no haya un marco de colaboración con los partidos republicanos catalanes. El elemento central no es si votar a Torra o no. Si son una fuerza política que quiere asumir la República y si entienden que Cataluña es un sujeto político soberano. Este es el quid de la cuestión. Si quieres una República te has de sentar con los partidos republicanos para llegar a acuerdos. Tanto los Comunes de Xavi Domènech como los partidos del ámbito de Podemos en España deberían dar respuesta a estas preguntas.

Rajoy se ha entrevistado también con el líder de Ciudadanos. ¿Les dan miedo sus continuas manifestaciones pidiendo que continúe el 155?
A nosotros ni Rivera, ni Ciudadanos nos dan ningún miedo.  Lo que ha hablado con Rajoy  nos trae sin cuidado. Sabemos que detrás de la situación actual hay un pueblo digno que cada vez que han surgido situaciones como la que él plantea ha sabido responder. Su estrategia electoral es la estrategia dura de la derecha española y muchos quieren volver a una situación previa al año 1978 donde ellos siempre se han sentido cómodos. Esta partida no la juegan solos. Somos muchos los que pensamos que en Cataluña ya se está construyendo un muro de contención ante el rancio españolismo que representa Cs.