Entrevista / Lluís Puig Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1248. 25  de mayo de 2018

- - --

Entrevista / Teresa Carreras (Barcelona)

Lluís Puig, propuesto conseller de Cultura por Quim Torra

“La justicia europea ajustará cuentas con Llarena”

Aplazada, por el momento, la toma de posesión del gobierno presidido por Quim Torra, El Siglo dialoga, por teléfono, con uno de los nombrados por el president que se encuentran en Bruselas, Lluís Puig, cuando éste sale del notario.  Puig, gestor cultural y activista de la cultura popular, propuesto de nuevo como conseller de Cultura, cargo que ostentaba en el último gobierno de Puigdemont, pide desde Bruselas a Rajoy que abra la etapa de diálogo que  le están pidiendo desde Europa. Confiesa que no esperaba que el PNV diera su apoyo a los Presupuestos porque no se ha levantado el 155 y advierte al juez Llarena de que la justicia europea le ajustará cuentas.

“Si no podemos ejercer el cargo de forma efectiva, dimitiremos y nos centraremos en la organización del Consell de la República, aquí, en Bélgica”

“El del PNV a los Presupuestos de Rajoy cuesta entenderlo. Dicen que el levantamiento del 155 será inminente, pero me cuesta creerlo”

¿Por qué han dado el paso de ir al notario?
Tanto yo como Toni Comín, propuesto como conseller de Salud, hemos ido al notario para dar fe ante la justicia europea de que ambos estamos a disposición del presidente Torra. La presión de Rajoy al Govern de Cataluña es muy fuerte en estos momentos. Aceptaremos las responsabilidades que él estime oportuno.  Que nadie se lleve a engaño.

¿Esperaba poder ser restituido como conseller de Cultura?
Lo hubiera deseado porque hubiera sido señal de que el gobierno de Rajoy quiere caminar hacia la normalidad democrática. Pero Rajoy no quiere democracia. No quieren restituir nada. Sólo mandar  y ganar aquello que las urnas no les han dado. Rajoy no quiere que haya gobierno en Cataluña. Ha hecho sus cálculos y la situación así le va mejor. Su reacción es la habitual. No soy jurista pero la mayoría de los hombres y mujeres de leyes que  hay en Europa afirman que Rajoy prevarica no haciendo efectiva en tiempo y forma la publicación del Govern en el BOGC. Su decisión significa que no aceptan ni los resultados del 21-D ni las consecuencias de los mismos. La decisión de Rajoy me provoca desolación y tristeza. Los derechos fundamentales, la democracia y las libertades quedan muy maltrechas en España con esta decisión.

¿Cree que  la opinión pública europea se hará eco de la situación?
No tengo ninguna duda. El periódico de más tirada del país,
Le Soir, dedicó hace unos días una página entera a la falta de libertades que hay en España. En Bélgica se sabe que Rajoy no deja tomar posesión al Govern. Por lo tanto ni a los consejeros que están en prisión ni a los que estamos en el exilio. Y una gran mayoría coincide que esto es una vergüenza.

¿Esperaba el del PNV a los presupuestos de Rajoy?
Han aguantado hasta el final por lo que su cuesta entenderlo. Se comprometieron a no aprobar los Presupuestos hasta que se levantara el 155.  Dicen que el levantamiento será inminente pero me cuesta creerlo.

Si siguen nombrados, pero sin la publicación oficial que les permita tomar posesión del cargo, como sucede hasta ahora, y si no pueden ejercer como consejeros por no vivir en territorio español, ¿qué harán?
Si no podemos ejercer el cargo de forma efectiva dimitiremos. Nos centraremos en la organización del Consell de la República  que ya empezamos a diseñar con el presidente Puigdemont, aquí en Bélgica.

¿Qué es ese Consejo de la Repúblicaque cita?
El espacio libre de Bruselas ha de tener diferentes órganos todos participados por mucha gente. Tienen que  funcionar en estricta colaboración, tienen que ser complementarias, con el Gobierno de Catalunya, con las administraciones públicas y sociedad civil. Aquí estamos a la espera de que en pocos días podamos tener al presidente Puigdemont en Bruselas y a partir de entonces el Consell empezará a caminar. Los tres consellers que estamos  aquí en Bruselas  nos sentimos en un espacio de libertad y de pensamiento más libre. Recibimos muchas visitas que nos manifiestan su tristeza por la presión que la gente está viviendo en Catalunya, que se siente sometida, como cantantes como Valtonyc, que también ha emprendido el camino del exilio porque, si no, se arriesga a la cárcel. ¿Cuántos raperos hay en el mundo?  Y ninguno de ellos, va a la cárcel. No hay límites. Esto es libertad de expresión. Pero en Catalunya también son perseguidos maestros, alcaldes, artistas, etc. Se está viviendo una auténtica persecución inquisitorial que yo denuncio.

¿Cómo valora en estos momentos la decisión que tomó en su día de venir a Bruselas?
Tanto yo como los otros dos consejeros que están aquí valoramos muy positivamente haber tomado esta decisión. Desde aquí podemos  denunciar ante el mundo la injusticia de la larga e injusta prisión preventiva, por un tema político, a la que están sometidos nueve compañeros y compañeras de Gobierno y los Jordis, y seis estamos en el exilio. Desde Bruselas demostramos cada día que el 155 es un fracaso de España. El país no ha ganado nada y el tema de Cataluña sigue más vivo que nunca. Cada una de las declaraciones del delegado del Gobierno en Cataluña representan un cóctel molotov contra la población. No sé como explicará esta situación a Europa el presidente Rajoy y Europa le ajustará cuentas.

La justicia alemana ha vuelto a rechazar la acusación de rebeldía para Puigdemont. ¿Qué opina?
La manera de actuar de este juez es especial. Las autoridades judiciales alemanas le piden aclaraciones y él se mantiene obcecado en su propia manera de actuar, contestando lo que quiere y no lo que le piden. La justicia europea ajustará cuentas con Llarena por mantener la prisión preventiva  de los detenidos por un tema ideológico, aunque él lo niegue. Esperamos que algún día el Tribunal Europeo de Estrasburgo acabe dictaminando a favor nuestro y en contra del proceso judicial y de quien lo está llevando a cabo.

¿Llarena les ha advertido para que no puedan ejercer como consejeros?
No, ni a nosotros ni a nuestros abogados. Como le explicaba hemos tomado la decisión de dar fe notarial  de que aceptamos el encargo de nuestro presidente y de que estamos dispuestos a ejercer el cargo. Este documento será respaldado por todos los notarios de Europa por su legalidad.

¿Qué opina de los incidentes de encapuchados en las playas de Llafranc y Canet de Mar ante cruces amarillas que piden libertad?
Por el momento no han tenido mucha repercusión. Entiendo que son actos violentos protagonizados por el neofascismo, pero todavía no han tomado una gran dimensión. Es necesario darle visibilidad para que la gente sepa quién promueve la violencia frente a una acción pacífica.  Por lo que yo he leído eran una catorce o quince entre los que había concejales de Ciudadanos  y el resto era de Falange. Si se demuestra, Cs tendrá que dar explicaciones. Sobre este tema Ada Colau y el alcalde de Tarragona coinciden en que se trata de libertad de expresión por encima de sus gustos personales.  A mí tampoco me gustan las cruces pero la gente busca expresarse puesto que no puede.

¿Esta posición puede ser un acercamiento a los comuns?
Sí. Y yo me alegro. Desde el Parlament  ellos estaban de acuerdo en investir el Gobierno nombrado por Quim Torra.  Coincidimos en rechazar todo lo que atente contra los derechos fundamentales de las personas, aunque cada uno defiende sus ideas políticas.

Pedro Sánchez ha llamado racista y supremacista a Torra, mientras el alcalde de Tarragona, del PSC, ha criticado al líder socialista por estos apelativos al presidente de la Generalitat. ¿Puede ser una primera grieta en el PSOE?
Conozco bien a José Félix Ballesteros, el alcalde de Tarragona, con quien mantengo una gran y noble amistad más allá de la ideología de cada uno como para saber que estas acusaciones contra Quim Torra son totalmente infundadas. La figura de Torra es de una gran talla humanista y a favor de la convivencia entre toda la ciudadanía. Ballesteros ha dicho lo que siente en su interior. Nos gusta ser un solo pueblo con todos los que llegan. Nunca hemos caído en la trampa de la ofensa. Los ataques a nuestro presidente van sembrando catalanofobia y espero que algún día deje de dar rédito electoral a CS.

Eduardo Zaplana acaba de ser detenido por corrupción. Los casos del PP continúan llegando a los juzgados. ¿Cómo lo valora?
En Madrid, Valencia y en toda España hay unos novecientos casos de corrupción. Es evidente que más pronto que tarde todos estos investigados tendrán que pasar por los juzgados para enfrentarse a juicios con imparcialidad y espero que con presunción de inocencia que nosotros también queremos para nuestros presos. Vemos un cierto nerviosismo porque el barco del PP se va a pique. Es un escándalo que se gobierne sin reconocer nada desde las instancias del Estado.

¿Cómo percibe los próximos movimientos del juez Llarena en este tablero de ajedrez?
No me los puedo imaginar. Me gustaría que liberara  a todos y todas los y las que padecen una injusta prisión preventiva y que los que estamos fuera pudiéramos regresar. Hay muchas, muchísimas imágenes que prueban que no se actuó con violencia. Cuando todo el mundo estuviera liberado Llarena tendrá que reflexionar sobre cómo ha hecho quedar a la justicia española ante Europa. Él tiene en sus manos parar una querella que nunca tendría que llegar a juicio oral.  A partir de aquí reconocerse, unos con los otros,  y empezar de nuevo el camino.