Entrevista / Julio Rodríguez Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1249. 1  de junio de 2018

- - --

Entrevista / Manuel Capilla

Julio Rodríguez, secretario general de Podemos en Madrid Ciudad

“Nuestra lógica ha sido siempre echar al PP del Gobierno”

Tras el triunfo de la moción de censura, el líder de Podemos en Madrid, Julio Rodríguez, subraya a El Siglo que la salida de Rajoy era “un cambio que estaba esperando todo el país” y que lo ideal sería “agotar la legislatura”. Rodríguez acaba de editar ‘Mi patria es la gente’, una biografía que abarca desde sus vivencias como un joven comunista en el Ejército de los años 70 hasta su ingreso en Podemos tras haber sido el máximo responsable de las Fuerzas Armadas. No faltan las voces que lo colocan como recambio de Carmena, aunque él deja claro que apuesta por el liderazgo de la alcaldesa y que “serán los inscritos e inscritas los que decidan”.


ALEX PUYOL

“A Iglesias se le han hecho cosas que no se le han hecho a ningún político”  

“Lo bueno sería que Pedro Sánchez agotara la legislatura”

Cómo valora el desenlace de la moción de censura y el Gobierno de Pedro Sánchez?
Era un cambio que esperaba todo el país. Nuestra lógica siempre ha sido echar el PP, que era el partido de la corrupción, y esa lógica la han entendido todos los partidos y toda la sociedad. Al final, ha triunfado lo que tenía triunfar. Ahora queda un largo camino por delante, pero el primer paso se ha dado.

Después de que su negociación fracasaran hace dos años. ¿Ves un cambio de actitud en Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?
Creo que sí, porque con el paso del tiempo, en estos dos años, ha empeorado la situación de nuestro país. Hace falta tener esa ambición de cambiar las cosas. Hemos pasado un escenario de cuatro partidos y hay que cambiar la mentalidad hacia los gobiernos de coalición.

Mójese, ¿cuándo cree que se celebrarán las elecciones?
Son necesarias algunas medidas, como la reforma de la Ley Mordaza o asegurar las pensiones. Y son unas medidas que requieren tiempo. Lo bueno sería que acabara la legislatura.

Teniendo en cuenta de que a finales de los 70 el Ejército estaba copado por simpatizantes de Fuerza Nueva, como explica en su libro, parece casi un milagro que la Transición saliera adelante.
No es que sea un milagro, es un mérito de la sociedad española, que quiso cambiar. Pero el ejército estaba muy vinculado al régimen y opuso resistencia. Se hablaba del poder autónomo de las Fuerzas Armadas. Pero las transiciones nunca terminan, porque las sociedades van tan deprisa que cuando uno cree que han terminado se encuentra con que empieza la regresión. Es una cuestión de presión ciudadana y de seguir trabajando.

Podemos, sobre todo en sus orígenes, hacía una enmienda a la totalidad de la Transición. Sin embargo, en su libro no se transmite esa visión tan crítica.
Cada momento histórico hay que ver lo en sus circunstancias. Aquí se ha hecho crítica a la Transición, pero no a lo que hicieron, como dirían los jóvenes, nuestros padres y nuestros abuelos. Se ha hecho crítica a los que se pararon en ese modelo, a los que pensaban que ya estaba todo hecho. Ése es el error. Lo que se hizo fue muy valiente, pero hay que seguir. Se critica a la gente que se instaló en el poder con un “hasta aquí hemos llegado”.

En el libro detalla la buena relación que tuvo con Carme Chacón durante su etapa como Jemad. ¿Si ella hubiera conseguido llegar a la secretaría general del PSOE, derrotando a Rubalcaba, usted hubiera ingresado en Podemos?
Los dos sabíamos las opciones política que ambos teníamos. Y a veces me decía: “Yo sé, Julio, que tú me pasas por la izquierda”. Ella hubiera sido una buena secretaria general, tenía una buena lectura de la realidad, de la crisis económica. Me atrevo a pronosticar que hubiera sido una buena secretaria general del PSOE, pero yo ya tenía elegida mi opción.

¿Cómo se lleva eso de ser un militar antimilitarista?
Lo explico siempre definiendo lo contrario, qué es el militarismo, poner el poder militar sobre el civil. Y hay muchos militaristas civiles que consideran que la utilización de los medios militares para resolver los conflictos es prioritaria. En ese sentido, yo me siento antimilitarista. Los conflictos políticos se resuelven con diplomacia, con medidas económicas, con cooperación al desarrollo… Y cuando todo ha fracasado, cuando ha fracasado la política, se utiliza el instrumento militar. Es el último recurso, igual que un médico no quiere amputar una pierna, quiere curarla. Sólo cuando ha fracasado utiliza el recurso quirúrgico.

En el libro también menciona las puertas giratorias entre el ejército y la industria militar, como la del propio ministro Morenés o de otros mandos que terminan en empresas del sector. ¿La industria militar decide el presupuesto de Defensa?
No digo que lo defina la industria militar, pero lo definen políticos militaristas. Esto ya lo definió Eisenhower cuando hablaba del complejo militar-industrial. Él, que fue militar y presidente de los EEUU, decía que le preocupaba que esta industria de guerra no hubiera sido capaz de convertirse en una industria de paz. Si tú quieres mantener esa industria, tienes que alimentarla, destruyendo armas u originando guerras. Eso es terrible.

¿Cómo valora la gestión de Cospedal? ¿Qué sintió al ver la imagen de los ministros cantando ‘El Novio de la Muerte’?
Una persona, a nivel individual, puede ir a la procesión que considere, con el equipo de fútbol que quiera… Pero como responsable político tiene que medir sus actuaciones. En un Estado aconfesional no pueden hacer eso. En ese sentido, la ministra Cospedal no puede poner las banderas a media asta [en los edificios de Defensa con motivo de la Semana Santa] porque va contra la legislación. La legislación dice que es una decisión del Gobierno y no lo puede hacer un ministerio solo.

Pablo Iglesias ha dicho que esperaba un apoyo mayor de ese 70% en la consulta a la militancia de Podemos. ¿Cómo valora usted los resultados?
Nuestras bases han demostrado estar a la altura de los tiempos políticos. Son siempre críticas y heterogéneas y la voz la tienen siempre ellas. Lo que ha hecho Pablo Iglesias es aceptar el resultado y tomar nota.

¿Quién y dónde arranca la campaña de “acoso y persecución” contra Iglesias y Montero que el partido ha denunciado? Pablo Echenique aludió hace unos días al aparato del Estado.
El caso de Pablo Iglesias e Irene Montero se ha criticado como una contradicción, una falta de coherencia, y hasta se les ha llegado a preguntar por el interés que está pagando por su hipoteca, cosa que no se le ha hecho a ningún político. Cuando se quiere atacar a un proyecto, se elige a las personas que lo lideran. Aludimos a que hay informaciones que han hecho denuncias falsas contra personas de Podemos, y que se ha demostrado que ha salido de lo que llamamos cloacas del Estado. Eso está demostrado. Si eso es una campaña orquestada, no tengo la información para decirlo. Pero los hechos demuestran que hay algo detrás.

Poco antes de las generales de diciembre de 2015, Pablo Iglesias recibía a Ana Rosa Quintana en su casa de Vallecas. En un momento del reportaje, Ana Rosa le comenta que: “Llegará un momento en el que no podrás vivir aquí”. Ante lo que Iglesias señala que: “A mí me parece más peligroso el rollo de aislar a alguien, porque entonces no sabes lo que pasa fuera. Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público o el precio de un café”. ¿Corre el peligro Iglesias de aislarse, de perder el contacto con la realidad con la compra del chalet y la mudanza a Galapagar?
Todos corremos ese riesgo. Él ha soportado las situaciones de acoso que sufre, pero tiene que protegerse cuando ya puede llegar a afectar a la vida de sus hijos. Lo único que se ha debatido con la consulta es si esa decisión personal alguien no la considera digna para el puesto que ocupa. Esto es la primera vez que se produce en la historia política de España. Nadie estaba acostumbrado a que hubiera primarias en las que votaran inscritos e inscritas y a que decisiones como estas las tomaran las bases. Es un gesto de democracia participativa al que no estamos acostumbrados.

¿Ha decidido ya si irá o no en las listas de Ahora Madrid?
Yo apuesto por el liderazgo de Manuela, que me parece de un valor indiscutible. Todo lo demás viene a continuación.

¿Será entonces la candidata Carmena, que todavía no ha confirmado si repetirá?
Tiene una responsabilidad política con un proyecto en el que sabe que ha hecho muchas cosas, pero que todavía le quedan muchas por hacer. También tiene una responsabilidad adquirida con un equipo, que no sólo integran sus concejales, también sus votantes. Eso le va a llevar a hacer lo mejor para Madrid.

Lo digo porque hay quien le señala como sucesor. ¿Se ve de alcalde?
En Podemos hay un potencial político, con gente joven, extraordinario. Serán los inscritos e inscritas los que decidan. l