Tribuna Cultural / Mauro Armiño Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1250. 8  de junio de 2018

- - --

 




Tribuna Cultural / Mauro Armiño

TVE: el desafuero sin fin


Sánchez no duda en reconocer ante el Congreso que si su nombre figura en los papeles de Bárcenas es porque cobraba en negro del Partido Popular,
un milloncejo y pico de pesetas desde temprana edad, 1994-1995.

Muerto El Inane,  la cebada al rabo. En quince días hemos pasado de haber perdido la esperanza, al acecho de expectativas. La alegría del pobre se ha consumado, con un Rajoy yéndose de copas mientras lo echaban de la presidencia del Gobierno; deja un país descabalado y tuerto en el que siguen apestando leyes como la Mordaza que tanto poder administrativo ha dado a la Policía (juez y parte para sanciones administrativas), como una reforma laboral que enriquece a ya opulentos mientras se extiende la pobreza entre los de siempre, como su apoyo sin remilgos a dictadores (no hay quien lo eche de la tumba que se preparó) y a torturadores (Billy el Niño), defendido a capa y espada y premiado con medalla de pago por el ínclito Martín Villa, “la porra de la Transición”; la memoria no olvida los cinco muertos de Vitoria (marzo de 1976), por los que fue  reclamado con orden de busca y captura por la justicia internacional (2014-2017), de la que se libró bajo fianza; éste estuvo en todas y pasó de jefe del SEU a ministro de Gobernación tres meses más tarde; tuvo a su lado a Roberto Conesa, el supercomisario de las torturas de antifranquistas; luego se vistió de lagarterana para dedicarse a los negocios en empresas y corporaciones industriales que dependían del Gobierno y del no gobierno (Sogecable), ya como hombre de pensamiento liberal ratificado hace cinco años al ser elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas. Es creíble lo de Políticas, lo de Morales, con tal sujeto pone en cuestión la decencia de esa Academia.

De su capa un sayo a medida
Entre qué gentes estamos, preguntaba Larra. Entre éstas. Además no hay otras. Uno  de los desmanes más ominosos del Inane que se va, fue su decreto con los nombramientos de sus acólitos y cómplices en Radio Televisión Española, después de romper la norma del consenso de esos cargos. Pero mientras éste hacía de su capa un sayo, la oposición entera se quedó en sus bancos tan tranquila, con sólo leves protestas; no sabía la que se le venía encima: la televisión más sectaria, incluida la época de Aznar desde la Transición, en la que ya estaba José Antonio Sánchez, nombrado presidente de RTVE por Rajoy. Cuando llegó en la época de Aznar sus “hombres” declararon que sólo querían los informativos; luego Sánchez llevó la Telemadrid de Esperanza Aguirre a la ruina y a una audiencia camino del  cero a pasos agigantados. Para completar la baraja, Álvarez Gundín se hizo cargo de Informativos desde 2014. Entre ambos se han guisado y comido la televisión más proselitista del Gobierno que ha habido desde hace cuarenta años.

Han llegado a tal grado de adulteración de los hechos que el pasado martes me enteré, como el resto de los españolitos, de que Rajoy el Inane había dimitido por cualquier otra cadena y radio, que cortaron la emisión para dar la noticia; no debió parecer a la pareja Sánchez-Gundín que era algo importante la liberación que suponía para los españolitos la caída en el pozo del Inane, quizá porque le debían un nombramiento. De perdidos al río, ya que el Congreso trabaja (paralizado, como es habitual, por los tejemanejes congresuales del PP) en un concurso, y no el dedazo, para el nombramiento de la nueva cúpula de RTVE. Vueltas las tornas en espadas, y en minoría ahora el PP y su comparsa Ciudadanos, tiene menos posibilidades incluso de salir adelante, porque a los palos que pongan en sus ruedas siempre se le unirá alguno de los que han estado dispuestos a largar al Rajoy, pero no a mucho más. Cada cual tirará pro domo sua,  o pedirá el oro y el moro (¿se puede decir todavía eso del moro), sin importarle los datos. Pero, si a los que roban, pasada no sé qué cantidad se les injusticia mandándolos a la cárcel, ¿no hay ley que a éstos ladrones de la información debida los haga contemplar el mundo desde los barrotes?


La manipulación de las noticias ha llegado a tal grado que, superando el miedo, periodistas como Ana Blanco presentan los informativos vestidos de duelo
y color negro en señal de protesta.

Manipulaciones a gogó
La manipulación de las noticias ha llegado a tal grado que, superando el miedo (éstos te mandan a pasillos en cuanto levantas el dedo), un grupo de periodistas presentan los Informativos vestidos de duelo y color negro en señal de protesta por las abundantes adulteraciones de las noticias. El Consejo de Informativos de TVE ha llegado a documentar, entre enero y marzo de este año, 50 casos de manipulación, entre los que figuran el ocultamiento de las declaraciones de Francisco Correa en el caso Lezo porque implicaba al inocente, puro y bien trajeado Francisco Camps. Tampoco ha de tener miedo Dolores de Cospedal a que los negocios de su marido López del Hierro pagando en negro al PP hayan llegado a los oídos de los espectadores por figurar en las declaraciones de Álvaro Pérez El Bigotes ante el juez de la Gürtel: se eliminan y sanseacabó, la señora ministra del diferido puede sonreír a los murciélagos por su feliz destino.

También cuidan presas de menor tamaño: desde silenciar a la crítica que una Asociación de la Guardia Civil hizo sobre el colapso por nevada de la AP-6, mientras Zoilo pescaba gamusinos en Sevilla y su amigo y director general de Tráfico no se sabe qué hacía, pero sí lo que no hacía, hasta exonerar a un tal Cristiano Ronaldo, hombre de gran talento (con las piernas, según los periodistas deportivos) de su castigo de telediario: TVE no se permitió comunicar el pacto fiscal a que hace unas semanas llegó el jugador para que las arcas públicas zanjen su deuda millonaria con el erario. Y no digamos nada del resto de los programas, de la publicidad encubierta, de la bazofia de unos reporteros persiguiendo personajillos friquis (paquirrines, pantojos o belenes) en esa cursilería de cuello blanco que es Corazón, segundos antes siempre de que el Telediario nos oculte las noticias clave. O que Inés Ballester ante una mujer de 14 años que tuvo un bebé, comentar: «Negra, además», y siga ahí, en el mismo programa Amigas y conocidas, que no se dignó cortar para darnos la noticia de que había dimitido el Inane.

Fabricantes de camelos
Y no digamos la fabricación de noticias en periodo electoral, sus técnicas de desinformación, que el propio Consejo de Informativos ha perdido el tiempo (porque conseguir no ha conseguido nada) documentando la utilización fraudulenta de fondos públicos, ya que se “incumplen las exigencias de independencia, veracidad y objetividad”. No nos contaron a su debido tiempo la célebre cháchara grabada en el despacho del anterior ministro del Interior, Fernández Díaz, entre éste y el director de la Oficina Antifraude, que dio para tanta risa,  por ineptos; pero sí nos permitieron ver y oír sus comentarios contra la unión Podemos-Izquierda Unida; por ejemplo, los de Rafael Hernando, charlatán titulado, que cerraba el bloque diciendo que “son los viejos comunistas unidos a los nuevos comunistas que se disfrazaban con piel de cordero”; se le ha quedado al tal Hernando, el lenguaje, el caparazón y los intestinos del franquismo más vejancón, con su murga del comunismo como el diablo con rabo y pie hendido. Ni dejaron ver u oír que dos altos cargos del ahora cacareado Núñez Feijóo habían sido denunciados por presuntos autores de un delito de homicidio imprudente por no dar a su debido tiempo fármacos contra la hepatitis C, porque según ellos no había presupuesto.

José Antonio Sánchez no duda en reconocer ante el Congreso que si su nombre figura en los papeles de Bárcenas es porque cobraba en negro del Partido Popular, un milloncejo y pico de pesetas desde temprana edad, 1994-1995. Además de salir por peteneras cuando un diputado de Podemos le preguntó por esos cobros: “En cuanto a los papeles de Bárcenas, ya se lo he dicho. Yo no estoy en los papeles de Irán, ahí donde se cuelgan en las grúas a los homosexuales o donde se mata a pedradas a las niñas por darse un revolcón con el novio (…) en los papeles manchados de sangre yo nunca estaré”. La chulería de respuesta tan desaforada (¿por qué no culpar al PSOE o a Podemos de la sublevación de Viriato?) anuncia la que se nos viene encima, una etapa de bronca y colmillo de jabalí. Que la plantilla de RTVE pidiese su destitución no sirvió de nada; la desvergüenza es marca del PP.

 

 

 

Firma:

Escritor y traductor, ha publicado una novela, una plaquette poética y varios ensayos literarios. Colaborador de prensa, radio y televisión desde hace cincuenta años como periodista cultural y crítico de teatro, ha traducido, sobre todo, a los clásicos franceses (Molière, Voltaire, Rousseau, Rimbaud, Marcel Proust, etc.), y ha escrito y adaptado textos teatrales para la escena.  

-

-

-

-


-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle