Tribuna / Sergio del Campo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1250. 8  de junio de 2018

- - --

 

 

Tribuna / Sergio del Campo

¿Dónde queda el interés general?

EUROPA PRESS

¿Son este cambio de Gobierno exprés y la forma en que se ha producido lo más beneficioso para el interés general? Estoy convencido de que no

En España estamos viviendo unos días convulsos desde el punto de vista político. En menos de una semana hemos visto cómo el Ejecutivo cambia de manos. Nuevos ministros ocupando los departamentos, Pedro Sánchez despachando en La Moncloa sus primeros compromisos institucionales y Mariano Rajoy anunciando que pone punto y final a su carrera política. Todo ha sido muy rápido. Recuerdo que, tan sólo unas semanas antes, hablaba con los periodistas sobre los beneficios que iba a obtener mi provincia con la aprobación de los Presupuestos. Ahora todo ha cambiado.

Pasados ya unos días del triunfo de la moción de censura del PSOE y del nombramiento de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno quiero aprovechar estas líneas para hacer una reflexión: ¿se han tomado las decisiones pensando en el interés de los ciudadanos? ¿Son este cambio de Gobierno exprés y la forma en que se ha producido lo más beneficioso para el interés general? Estoy convencido de que no. He tenido el privilegio de vivir todo este proceso en primera persona, lo cual te da una perspectiva diferente. Miradas, sensaciones, conversaciones en los pasillos, rumores, comentarios, etc.  Las caras de los diputados del PP aguantando el chaparrón, una vez el PNV anunció que votarían a favor de la moción mientras el escaño del por entonces aún presidente del Gobierno permanecía vacío. Miembros del PSOE confesando su preocupación, mientras de reojo miraban a los diputados de Podemos, puño en alto, cantando el “sí se puede” pocos minutos después de la votación.

Dirigentes de ERC diciendo que no votan para hacer presidente a Sánchez, sino para echar a Rajoy, y que lo hacen a cambio de nada. Eso sí, el acercamiento de los presos a Cataluña y el establecimiento de una relación de bilateralidad entre el Gobierno de España y el de Cataluña, de tú a tú, ni se pone en duda. Mientras tanto, en el Palau de la Generalitat se producía, pocos minutos después de que Pedro Sánchez prometiese su cargo en la Zarzuela, un acto de exaltación del independentismo y homenaje a los dirigentes secesionistas presos o huidos, en lo que debería de haber sido la toma de posesión del nuevo Ejecutivo de la Generalitat. En mi opinión, ante la nueva y real amenaza secesionista de Cataluña, no creo que lo mejor para los intereses de España sea tener un Gobierno débil apoyado por Bildu, ERC o PDeCAT. No creo que ante la crisis de valores y de confianza en la clase política por parte de los ciudadanos, la solución sea elegir entre susto o muerte. Y tampoco creo que ante una situación de lenta recuperación económica tras una grave crisis que ha dejado a tanta gente en la cuneta, la solución sea más inestabilidad con un gobierno débil y atado de pies y manos.

Estoy de acuerdo en que los últimos acontecimientos hacían imposible seguir dando apoyo al Gobierno. Los ciudadanos nos otorgan su confianza para que tomemos decisiones durante la legislatura. No obstante, en el transcurso de la misma se pueden producir circunstancias que justifiquen la convocatoria anticipada de elecciones; y una sentencia de condena por corrupción al partido que sustenta al Gobierno, sin duda es una de ellas. Entonces, ¿por qué tanto miedo a las urnas? Se deben tomar las decisiones poniendo en el centro los intereses generales y, en este caso, dicho interés general aconseja que sean los ciudadanos quienes decidan y pongan a cada uno en su sitio y no a través de pactos en despachos, por muy legales y constitucionales que sean. Sin duda, ver aplaudir al unísono y como si lo fueran a prohibir a los diputados de PP y PSOE cada vez que durante el Pleno se lanza un ataque contra Ciudadanos, me da algunas pistas sobre la respuesta. El bipartidismo, sin duda, se abraza cuando ve amenazado su statu quo.  Hoy por ti, mañana por mí.

 

Firma:

Diputado de Ciudadanos por Tarragona en la XI y XII Legislaturas. Diplomado en Relaciones Laborales y Licenciado en Ciencias del Trabajo. También es Subinspector Laboral de Empleo y Seguridad Social. Actualmente, es Portavoz en la Comisión de Empleo y Seguridad Social y portavoz adjunto en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo.

-

-

-

-


-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle