Tribuna / Cristina Antoñanzas Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

 


Tribuna / Cristina Antoñanzas

Poner puertas al mar


EUROPA PRESS

Las resoluciones del Consejo Europeo vuelven a ser más de lo mismo. Se enfoca la migración desde el punto de vista defensivo, y se trata a las personas migrantes como una amenaza o una carga, no como personas con derechos

El interesado debate neoliberal de las migraciones, las políticas migratorias que imperan en el mundo desarrollado, las declaraciones de líderes mundiales, como Donald Trump o Matteo Salvini, llamando “animales” o “carne humana” a las personas migrantes, configuran un mundo totalitario, xenófobo y muy lejos de los valores democráticos.

Un mundo en el que los derechos de las personas pasan a ser lo último, donde las personas migrantes son concebidas como una amenaza o un problema y donde el Derecho Internacional, las leyes y la “civilización” saltan por los aires.

Un discurso, unas políticas que hay que frenar con rotundidad y desde ya, porque si no estamos condenados a una involución de derechos sin precedentes.

El Consejo de Europa, una oportunidad perdida

En este sentido, el Consejo Europeo sobre migraciones, celebrado a finales de junio, ha sido decepcionante tanto en el fondo como en las formas. ¿Por qué?
Porque las resoluciones vuelven a ser más de lo mismo. Se enfoca la migración desde el punto de vista defensivo, y se trata a las personas migrantes como una amenaza o una carga, no como personas con derechos.

Además, no plantea operativos de rescate con financiación comunitaria en el Mediterráneo, recayendo nuevamente esta labor en las ONGs; ni establece pasajes seguros, que serían una forma de desarticular el negocio de las mafias de tráfico de seres humanos. Y más aún, deja a la “voluntariedad” de los Estados miembros lo que debería ser una responsabilidad compartida: la reubicación de los solicitantes de protección internacional.

Deben prevalecer los derechos humanos

Es necesario dar un nuevo enfoque a las políticas migratorias en toda Europa, de tal forma que se cumplan las obligaciones internacionales, prevalezca la corresponsabilidad de los Estados, se evite la pérdida de vidas, se garanticen los derechos humanos y se aborden las causas en origen de desplazamientos forzados o por la falta de oportunidades.

Y es que muchas veces se nos olvida que estas personas no abandonan sus países por la miseria, los conflictos bélicos, o simplemente por las dificultades para tener unas condiciones de vida dignas. Situaciones extremas que, en muchos casos, se generan por los intereses especulativos y sin límites, provenientes del “mundo desarrollado”.

También se nos olvida que muchos países, y EE UU es un ejemplo, son países de migrantes, y que la población de otros muchos países de “este Primer Mundo”, se vio, se ve y se verá forzada a migrar, en uno u otro momento de su historia. Y, sin duda, han contribuido a enriquecer el país.

La migración no es temporal

La solidaridad no es un “efecto llamada” y la labor humanitaria que realizan las ONGs es necesaria ante la inacción de los Estados, y así hay que reconocerlo. Los migrantes son personas y la migración es un flujo continuo en un mundo desigual, en el que las personas buscan nuevas oportunidades o huyen para preservar su vida o su libertad. Y no va a cesar, lo vemos a diario en nuestras costas, en el Mediterráneo.

No se trata de algo temporal ni algo que se solucione parando a los inmigrantes en plataformas de desembarco.

A veces siento que estamos volviendo al pasado, tiempos en los que, por ejemplo, se retenía a los migrantes en lugares como la Isla de Ellis. 

Una vez más, reitero que es necesario establecer estrategias, políticas integrales a corto, medio y largo plazo que actúen también sobre los países de origen y sobre todo compromiso y voluntad. La solución, desde luego no está en poner puertas al mar.

 

Firma:

Vicesecretaria general de UGT y responsable de políticas en los ámbitos de Comunicación, Mujer Trabajadora, Migraciones, Juventud y la Unión de Técnicos y Cuadros. Licenciada en Biología, fue secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT La Rioja de 2007 a 2009, año en el que fue elegida secretaria de Salud Laboral y Empleo. En 2013 fue nombrada Secretaria General de UGT La Rioja.

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle