Crónicas marxianas / Julius G. Castle Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

 

 

Crónicas marxianas  / Julius G. Castle

La ideología es de pobres


Consecuencia benéfica del PTU (Partido Totalmente Unificado) sería nombrar a Rafael Hernando ministro de la Recuperación de la Memoria Histórica

La otra tarde me metí por equivocación en un local donde debatían sobre La democracia en la encrucijada, futuro incierto. Patrocinaba una marca multinacional, cuyo refresco estrella es excelente si necesitamos desatascar cañerías por su contenido de ácido fosfórico. Pero una bomba calorífica para millones de consumidores a causa de su elevado porcentaje de azúcares.

Asistíamos cinco ponentes, dos moderadores, el director de marketing de la marca, tres espectadores (un joven adicto al refresco, un anciano adormilado más yo mismo) y cien latas de bebidas. Error de cálculo. El público pulula por las redes sociales o se enfrasca en Sálvame, pero cuesta arrancarle de casa para un acto presencial. Sobre todo, si le convocan a las 6 de la tarde en una tórrida fecha de julio.

Me sacó del sopor la tajante afirmación de un ponente.

—La ideología es de pobres— dijo masticando las palabras.
 
Y añadió:  

—Los que mandan no se toman las ideologías en serio. Había una vez el presidente de una gran entidad financiera que no se prodigaba en público. Pero pronunciaba en el momento justo una frase talismán. Transcurrido un tiempo prudencial después de cada alternancia en el gobierno, aprovechaba para soltar lo siguiente: “Fulano lo está haciendo muy bien”.

Explicó el ponente que el magnate se refería al jefe del Ejecutivo, fuera quien fuera en aquel momento. Cambiando Fulano por Suárez, González, Aznar, Zapatero o Rajoy, expresaba su pensamiento único sobre el poder único. La frase conseguía un eco excepcional en los medios de comunicación.

—Con lo cual —remachó—, izquierdas, derechas y centro son un espejismo, creado por las empresas de sondeos, los fabricantes de urnas y los politólogos para vender su mercancía. Reliquias del pasado que conviene mantener al sistema.

Así concluyó su exposición:

—Si se llegara al consenso de que la partitocracia es una antigualla, dejarían de marear la perdiz. La Constitución establecería el Partido Totalmente Unificado (PTU). Fin de fachas, rojos y equidistantes. Las magnitudes macroeconómicas liberadas de la funesta manía de pensar.

Esa noche apenas dormí, dando vueltas al PTU y luchando con los gases provocados por el brebaje patrocinador. Hasta que di con la prueba definitiva: exgobernantes y exopositores acaban conviviendo fraternalmente en los consejos de administración del Ibex 35, olvidando sus viejas rencillas.  

Rencillas, por cierto, propias del mundo de la ficción. Las grandes formaciones jamás han dudado en aliarse con grupúsculos contradictorios, con tal de obtener la aritmética parlamentaria que da acceso al Boletín Oficial del Estado.
 
Sucede así que se tache de chaquetero a algún partido adolescente. Todo porque una semana se declara socialdemócrata, la siguiente como liberal de izquierda y siete días después liberal progresista. El problema no reside en el partido, sino en el abanico ideológico a su disposición.

Si se envían las doctrinas al vertedero de la historia, ¡cuántos jóvenes airados con empleo precario, ascendidos de golpe a cargo público, podrán ahorrarse borrar miles de tuits como posesos!

Consideremos, a modo de ejemplo, algunas consecuencias benéficas si se aplicara el PTU.

-Willy Toledo ministro de Defensa, entregando las armas.

-Anna Gabriel trayendo hijos al mundo por el sistema colectivo, y anunciando el noviazgo de uno de ellos con la heredera o el heredero del trono.

-Rafael Hernando, ministro de la Recuperación de la Memoria Histórica.  

-José María Aznar Sr. o Jr. (igual da), presidente de la Tercera República.

Y muchos casos más.

Firma:

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle