El Spinnaker / Graciano Palomo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1254. 6  de julio de 2018

- - --

 

 

El Spinnaker / Graciano Palomo

PP, no es sólo cuestión de líder

Lo sustancial del PP en la hora actual es que no cierre en falso la ausencia de ideología, la no constatación de estrategias ante un mundo en permanente y revolucionario cambio

/ F. MORENO

 

A la hora de escribir esta columna no hay ganador seguro en las primeras elecciones primarias que se han celebrado en 40 años de existencia del Partido Popular. Anda el juego entre dos mujeres y un hombre.

Casi me da igual el nombre, aunque no tanto. Porque lo que está en juego en el centroderecha español no es un apellido, ni siquiera una trayectoria personal. Lo que realmente resulta interesante, argumentos ad hominem al margen, es si esas siglas –que han gobernado España durante tres lustros– son capaces, después de todo el agua que ha bajado por sus puentes, de seguir representando con la dignidad que merece casi la mitad de la población española que no ha querido y no quiere ser de izquierdas.

Tras haber oído a determinados portavoces de la izquierda radical, incluso de la más moderada, que había que proceder a la ilegalización del PP estos días de elecciones primarias, oigo y leo a los mismos que esa formación política resulta transcendental para el buen devenir de la democracia española. ¡Cosas de los idus!

Bien. Lo sustancial del PP en la hora actual es que no cierre en falso la ausencia de ideología, la no constatación de estrategias ante un mundo en permanente y revolucionario cambio. Por ejemplo, que la  democracia interna no sirva finalmente para abandonar los complejos que han atenazado desde la restauración democrática a muchos de sus dirigentes y buena parte de sus votantes que llegaron a sumar más de once millones de votos. Asumir el cambio de la sociedad en cuestión de valores, entre ellos, algo que les es muy propio: la cultura del mérito.

Moncloa, a la espera

Fuentes seguras del Palacio de la Moncloa indicaban a este comentarista en las horas previas a conocerse los resultados internos en el PP que estaban trabajando “políticamente” en los aledaños del presidente Sánchez en tres supuestos posibles: María Dolores de Cospedal, Pablo Casado y Soraya Saénz de Santamaría. Cada uno tiene su aquél.

Electoralmente les viene peor –si los comicios se celebran antes de un año– la que fue todopoderosa vicepresidenta del Gobierno y, a largo plazo, Pablo Casado. Los tres tienen pasado, claro. Lo que interesa al Gobierno socialista es la elección de alguien que tenga lo que denominan “sentido de Estado” para poder negociar asuntos capitales que ahora mismo están en juego. Las primarias populares van a demostrar también si el PP es algo más que una conjunción de intereses y luchas por el poder. Si se trata de una organización que se difumina a las primeras de cambio o si, por el contrario, hay argamasa suficiente para retornar al poder.

Cuando usted lea esta columna el secreto de las seis esfinges estará resuelto.

Iván

Es el nombre de moda. En los círculos políticos y periodísticos se le conoce simplemente con este nombre, Iván.  Los que conocemos a Redondo sabemos que la elección de Pedro Sánchez ha sido sumamente inteligente para sus intereses. El Director de la Oficina de la Presidencia lo tiene muy claro. El y su vasto equipo están para servir de apoyo al jefe del Gobierno; para vigilar que el conjunto de los ministros y altos cargos hagan bien su trabajo. Punto. Proveer al máximo Ejecutivo de la nación de información y material que le permitan tomar los mejores caminos, incluso corriendo riesgos.

Conozco las reticencias que Iván Redondo provoca entre las mesnadas socialistas. No es un pata negra, ni siquiera militante del PSOE. Es un hombre de centro que estará un tiempo, no excesivo, sirviendo a su país a través de su entrega al presidente del poder ejecutivo. Punto.

Es un hombre que conoce bien su trabajo y su dedicación es estajanovista. Ha implantado un modelo de Gabinete inscrito en la modernidad después de beber en los aparatos similares de gobiernos del mundo libre, especialmente EE UU, Francia o Alemania.

Me parece que aquellos que quieren meter cuñas entre el primer ministro y su jefe de Gabinete lo llevan crudo.

Al menos por ahora.

 

 

 

Firma:

Periodista y diplomado en Derecho. Fue director de Información de la agencia EFE y cronista parlamentario de Europa Press, subdirector de El Independiente y redactor-jefe del semanario Tiempo. Durante 37 años ha ejercido ininterrumpidamente el Periodismo en los más importantes medios nacionales y ha sido director de Relaciones Institucionales y de Comunicación en dos de las más importantes multinacionales españolas. Ha escrito catorce libros y actualmente colbora en distintos medios y ejerce como comentarista en TVE, Cuatro, Telemadrid, 13TV o RNE.

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle